domingo, 27 de septiembre de 2009

Casi olvidado

Ya hacía mucho tiempo que no lo sentía, y casi había olvidado este pequeño enorme placer.
Un río limpio y claro que baja ronroneando entre tablas, pequeños saltos y chorreras. Una orilla limpia, con su verde vegetación. Los insectos que pululan alrededor. Tranquilidad, paz, silencio.
Y ellas, las preciosas truchas comunes, salvajes y bravas, alimentándose de insectos en distintas fases de su ciclo vital. Una caña de mosca en la mano, una pequeña imitación al final del bajo, pensando si se parecerá a lo que están comiendo, procurando llevar esa imitación hasta donde está la pintona, hacer que la mosca se pose y baje por el agua de la forma más natural posible. Ver como la pequeña trucha sube y saca la boca del agua para atraparla imitación, sentir como pelea, carreras, saltos, intentando librarse del anzuelo. Al fin, tocarla, liberarla suavemente, admirarla, y ver como se aleja.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Ejercicio de Cata

Ayer asistí al que espero sea el primero de una serie de ejercicios de cata donde hemos utilizado el sistema de puntuación sobre 100 puntos. Catamos y puntuamos cuatro vinos, sencillos ya que era la primera vez.
Se trataba no sólo de apreciar y distinguir las sensaciones visuales, olfativas, sápidas y táctiles de un vino, sino de aprender a puntuarlas según su calidad y cualidades, para intentar obtener una valoración global del vino lo más exacta e imparcial posible.
De lo aprendido ayer destacaría:
1º) La cata a ciegas elimina prejuicios y pone las cosas en su sitio. Un Laudum Barrica de 2006, que antes no compraría para casa ni pediría en un restaurante, obtuvo la mayor puntuación de los vinos catados. Gustos y prejuicios aparte, resultó un vino bien hecho, al que aún le falta terminar de integrarse un poco.
2º) Es muy difícil eliminar por completo la influencia del gusto personal sobre la valoración de un vino. A un Abando Crianza de 2001 le dí la puntuación más baja, con excepción de un vino que ya estaba pasado de fecha. Está considerado por muchos entendidos como un gran vino, pero ni la botella que ya había probado en casa, ni la que catamos ayer, acabaron de gustarme, lo cual influyó negativamente en la impresión general.
3º) Los vinos jóvenes, de buena capa, brillantes y aromáticos, parten con ventaja respecto a vinos más entrados en años. El Viña Alarba Garnacha Viñas Viejas de 2008, con sólo dos meses en barricas de roble, tiene un color cereza oscuro brillante, de capa muy alta, con unos ribetes violáceos plenos de juventud que anticipan unos aromas frutales (fresa, moras) deliciosos. Todo esto le hace partir con una puntuación muy alta antes de llegar a la fase gustativa. Creo que estos sistemas de puntuación  fallan al penalizar vinos por sus colores apagados y sus capas mucho más bajas, que son lo normal y esperable en los vinos de guarda.
4º) La primera impresión es muy importante en una cata, y en las catas profesionales para elaborar guías y concursos, a veces es la única que se tiene en cuenta. Pero a veces hay que esperar un poco y darle una segunda oportunidad a los vinos. Un Gromejón Crianza de 1994, ya prácticamente muerto y sin ninguna virtud, recuperó algunos aromas agradables y se hizo casi bebible hacia el final de la cata.
5º) La práctica es fundamental. Ayer fui capaz de detectar fallos en los vinos (falta de equilibrio y armonía en uno, oxidación y estragos del tiempo en otro) y excepto en una de las muestras, me he desviado sólo 3 puntos de la puntuación otorgada por el director de la cata. Esto sería impensable hace un par de años.
En resumen, ha sido un ejercicio muy interesante y entretenido, que espero seguir haciendo, ampliando el abanico de vinos, catando vinos con defectos, etc.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Infancia Extraviada

Compré este disco hace muchos años, en vinilo por supuesto, porque se lo vi a un compañero de clase cuyos gustos musicales compartía. La primera vez que lo oí me sonó raro, totalmente diferente a lo que me esperaba, incluso casi aburrido. Pero después de algún tiempo arrinconado, me puse a escucharlo. Y me enamoré de él.
Misplaced Childhood es el tercer disco de estudio de Marillion. Un álbum conceptual que trata sobre el amor, el éxito, la infancia y la inocencia perdidas, desde el punto de vista más íntimo de Fish, que con las letras de este disco se consagró como el poeta del rock que es.
Es uno de los grandes discos de la historia del rock sinfónico y progresivo. Su música, sus armonías y las impresionantes letras de Fish, lo han hecho merecedor de tal honor. Desde la romántica Kayleigh, la sugerente Bitter Suite, la preciosa Childhood's End?, hasta la guerrera Heart of Lothian, son joyas musicales.
Después de conocer el grupo gracias a esta grabación, me hice con todos sus discos  hasta esa fecha, y descubrí otras joyas como Script for a Jester's Tear. Al final vino Clutching at Straws, cuya portada nos hizo temernos lo peor a quienes nos encantaba el grupo, temor que se hizo realidad cuando Fish  se marchó (a una amiga y a mi nos bailó una lagrimilla en el ojo) y Marillion dejó de ser lo que era (lo siento, pero para mí Marillion sólo es Marillion con Fish como cantante).
Pero olvidemos eso y deleitemonos con Misplaced Childhood, un disco para escuchar muchas veces, saborear sus letras, maravillarse con el interior de la edición en vinilo (también idea de Fish), y dejarse llevar.


domingo, 6 de septiembre de 2009

Cata-Degustación Septiembre

Ayer asistimos a la primera cata-degustación post verano en Bodega Selección, donde probamos unos 10 vinos, entre los cuales nos llamaron la atención:
- Vera de Estenas Madurado en Barrica (DO Utiel-Requena. Viñedos y Bodegas Vera de Estenas): 50% Bobal, 50 % Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Merlot y Syrah. Complejo, frutal, floral, herbáceo. Sabroso, algo tánico. Interesante vino, como no podía ser de otra forma viendo las variedades.
- Viña Alarba Garnacha Viñas Viejas (DO Calatayud. Bodegas y Viñedos del Jalón): 100% Garnacha tinta de cepas de entre 40 y 100 años. Rojo cereza oscuro. Frutal, toques minerales. Suave y sedoso. Un agradable varietal de garnacha para el verano.
- Viña Alarba Garnacha-Syrah (DO Calatayud. Bodegas y Viñedos del Jalón): 70% Garnacha, 30% Syrah. Rojo picota. Recuerdos de moras y frambuesas, con alguna especia y algo de cacao. Equilibrado y agradable. Otro buen descubrimiento, donde la syrah deja su marca.
Se vinieron a casa una botella de cada uno de los dos ultimos.