domingo, 29 de julio de 2012

Rosados de este Verano

Aunque tengo algunos tintos que me parecen muy interesantes esperando en la cavita, las temperaturas que a veces han hecho que estas tierras parezcan la antesala del infierno, le quitan a uno totalmente las ganas de descorchar un buen tinto de Burdeos, Rioja, Alicante o Borgoña. Así es que este verano, lo que ha predominado en casa en el tema vinícola han sido blancos frescos, espumosos y rosados.
Nunca fui un gran fan de estos vinos rosados, a los que veía a medio camino de ninguna parte. Pero de un tiempo a esta parte, he dejado de lado prejuicios, y he aprendido a disfrutar de unos vinos que me aportan la frescura y alegría de un blanco, con algo del cuerpo y de la presencia de un tinto.
A la izquierda, Cesilia, a la derecha Pago del Vicario
Además del Miracle Music 2010, Palacio de Sada 2011 o ese enorme Musikanto 2011, ya comentados en anteriores posts, resumo aquí mis sensaciones con otros rosados que han acompañado hasta ahora muchas cenas de veranito al fresco en la terraza de casa.
Empezaré por el que resultó ser el más flojo de todos, Hypatia 2011 (DO Navarra, Tempranillo y Garnacha, Bodega Comportillo para Mercadona). De color rosa frambuesa brillante, bastante bonito. Nariz de poca intensidad, agradable, sencilla, con algo de golosina y fresa ácida. En boca es frutal y fresco, pero muy marcado por la acidez, que desentona y descompensa el vino. Como digo, el más flojo de todos.
Marqués de Cáceres creo que desde hace muchos años es una bodega un tanto menospreciada, pero que hace unos vinos más que correctos, pensados para gustar a la mayoría. De este elaborador probé el Marques de Cáceres Rosado 2011 (DOCa Rioja, 85% Tempranillo, 15% Garnacha; Marqués de Cáceres). Nos muestra un color coral claro muy bonito. La nariz está marcada por las frambuesas y las fresas, algo mineral, muy agradable. En boca se revela fresco, alegre, algo goloso, muy rico de beber. Un rosado sencillo y resultón.
Para un día en el campo, con comida a base de cositas a la barbacoa y una buena paella, nos presentamos con un rosado del Somontano, Viñas del Vero Rosado 2011 (DO Somontano, Tempranillo y Cabernet Sauvignon; Viñas del Vero). Viste un bonito color cereza claro, brillante. Nariz frutal y fresca, golosina, frambuesa, frutas dulzonas y algún recuerdo herbáceo. En boca, golosina, buena acidez, fresco, se bebe muy bien. Demasiado bien...
Un rosado que no podía faltar es uno de los que más me ha gustado en los últimos años. Cesilia Rosé 2010 (DO Alicante, 85% Merlot, 15% Monastrell; Heretat de Cesilia) es un rosado distinto a todos los que hasta ahora he comentado, debido a su elaboración, que incluye una parte de fermentación en roble y una crianza de 6 meses sobre sus lías. El resultado es un vino de un color asalmonado pálido con reflejos como de piel de cebolla. La nariz en primer lugar da harbáceos y flores, dejando luego pasar las frutillas rojas y los cítricos. En boca tiene una acidez correcta, es herbáceo, algo amargoso y con un final agradable. Un rosado distinto, que está ya entrando en la fase descendente de su ciclo de vida, pero que desde luego es muy bueno.
Para terminar, un vino que ha sido 5 años seguidos elegido mejor rosado de España en la guía Repsol, y mejor rosado de España por la AEPEV, en 2010, 2011 y 2012. Pero un vino que incluyo entre los rosados porque lo dice la etiqueta. Pago del Vicario Rosado Petit Verdot 2011 (VT de Casatilla, 100% Petit Verdot, Pago del Vicario) es un bonito vino de color de piel de uva o ciruela, de capa baja, limpio y brillante. Muestra una nariz muy floral en primer plano, con golosina de frutas rojas y hierbas aromáticas. En boca destaca su buena acidez, algo dulzón (quizá sus 15º), frutal, mineral, herbáceo, con cierto cuerpo. Un vino que gustó mucho, muy rico, pero que más que un rosado, me pareció un maceración carbónica.
Pastas, pizzas, barbacoas no muy contundentes, arroces ligeros, pescados…todos estos platos encajan muy bien con un fresco vino rosado, que nos alegrará muchas cenas de verano.

domingo, 22 de julio de 2012

Pequeña Cata de Blancos

Hace un par de semanas, se celebró en Bodega Selección de Alicante, una pequeña cata/curso de vinos blancos. En ella, amén de una breve disertación sobre los métodos de elaboración de estos vinos, pudimos catar cuatro vinos blancos, con distinta filosofía de elaboración, y muy diferentes entre si. Además, acompañó a los blancos un rosado ya conocido y que de nuevo volvió a gustar.
Castillo de Monjardín El Cerezo 2011 (DO Navarra, blanco joven 100% Chardonnay, Castillo de Monjardín) se elabora con uvas procedentes de la Finca El Cerezo, recolectadas mediante vendimia nocturna manual. Maceración en frío y fermentación en acero inoxidable con temperatura controlada con el fin de obtener la mayor carga aromática. Es un vino de color amarillo pálido con reflejos acerados y dorados pálidos. De buena intensidad aromática, dando a copa parada flores blancas y cítricos, que dejan paso tras agotar a plátano y piña. En boca es un vino bastante lleno, fresco, de acidez marcada y frutal. Un buen vino, aún necesitado de algo de botella para acabar de conjuntar esa acidez.
Àtica 3x3 2011 (DO Penedés, blanco con crianza; 29% Chardonnay, 43% Xarel-lo, 28% Macabeo; Bodegas Parató) es un vino interesante tanto por sus características como por su elaboración. Cada variedad fermenta por separado y hace una breve crianza en tres tipos de roble distintos, americano para la Xarel-lo, francés para la Macabeo y húngaro para la Chardonnay. Esta crianza es de 3 meses con sus lías finas, con bâttonage cada 3 días. El vino tiene un color amarillo pálido, más subido que el anterior, con reflejos acerados y dorados. En nariz es intenso y complejo, con ahumados, manzana, lías y levaduras, y algo de frutos secos; evoluciona claramente hacia caramelos y tostados. En boca se nota esa crianza den madera, siendo un vino algo denso, seco, fresco, amargoso y con recuerdos de bollería mezclados con frutas maduras. Un vino muy interesante, aún muy joven para mostrarse en plenitud, pero que merece ser probado y degustado con calma.
Javier Sanz V1863 2011 (DO Rueda, blanco con crianza sobre lías 100% Verdejo, Javier Sanz Viticultor) se elabora con uvas procedentes de una parcela prefiloxérica a pie franco plantada en 1863 (casi 150 años de edad) y hace una crianza sobre lías de unos 4 meses. El vino viste de color amarillo dorado pálido, con reflejos oro, muy bonito. La nariz es muy intensa, con hierbabuena, melocotón, pera, frutas tropicales y hierba fresca. En boca es un vino con una buena acidez que lo hace muy fresco, intensamente frutal pero donde se nota también la crianza con lías. Un vino interesante, con mejor nariz que boca, y que no creo que evolucione a mejor en botella durante mucho tiempo.
Para terminar con los blancos, un vino de ese tipo raro que es Todd Blomberg. Pago de Xoan 2008 (DO Rías Baixas, blanco con crianza sobre lías 100% Albariño, Sucesores de Benito Santos) nace de viñedos viejos a pie franco plantados en 1930, fermentación espontánea con levaduras indígenas, vinificación lo más natural posible y crianza de 18 meses sobre lías. El resultado es un vino de color pajizo con ribete alimonado. En nariz, a copa parada, destacan las lías y una notas yodadas claras; tras agitar aparecen la fruta blanca madura y los herbáceos; al evolucionar en copa, los yodados se van haciendo mucho más preponderantes. El paso por boca nos muestra un vino lleno, fresco por su acidez muy viva, amargoso y claramente salino. Un vino muy rico, diferente, interesante y con años de vida para ir evolucionando a mejor en botella.
Acabamos la sesión con un rosado. Palacio de Sada 2011 (DO Navarra, rosado 100% Garnacha, Palacio de Sada) se elabora mediante sangrado de uvas de viñedos de 30 años con poda en vaso y fermentación con levadura autóctona seleccionada. Es un vino de color frambuesa brillante muy bonito. Nariz de intensidad media, con frambuesas y fresas junto con algunos recuerdos lácticos. En boca, fresco, frutal, con buena acidez y cierto cuerpo, dejando un final muy agradable. Un rosado que quiere tirar a tinto, que las veces que lo he probado no me ha defraudado.
El resumen de la tarde: que en España se hacen buenos blancos (aunque hay quien dice que buenos si, pero no memorables), que tenemos que aprender a dejar evolucionar estos vinos, porque muchos de ellos mejorarán claramente, y que Pago de Xoan es uno de los Rías Baixas más interesantes que se elaboran hoy en día. Espero darle una prueba más calmada a Àtica 3x3.

martes, 17 de julio de 2012

Viñedos Culturales en el Winecanting Summer Festival

El poco tiempo del que dispongo, y un estado de ánimo poco proclive al disfrute, gracias a los regalitos que los actuales regidores de este país nos están haciendo a todos, han hecho que este nuevo post se haya retrasado tanto. Pero porque se lo debía a Rafa, porque me apetecía compartir estas sensaciones, y porque el proyecto y los vinos lo merecen, aquí van mis impresiones sobre lo último que he probado de ese loco proyecto de Bodegas Bernabé Navarro llamado Viñedos Culturales.
Ya hemos hablado aquí de esta idea, y quienes son lectores de este blog conocen a Rafael Bernabé, sus ideas, su forma de pensar, sus inquietudes y su forma de plasmarlas en vinos, así que no vamos a repetir lo ya contado.
En el pasado Winecanter Summer Festival, mi primera parada fue, como no podía ser de otra forma, en el stand de Bodegas Bernabé Navarro, donde Rafael y su gente presentaban a quien quisiera abrir su mente y su paladar, los hijos que habían ido pariendo con esta vieja nueva forma de hacer vinos. Y ojo, que estos señores tienen poco que demostrar al mundo, porque sus Beryna, Beryna Selección y Casa Balaguer ya ondean la bandera de la DO Alicante en los mejores sitios.
Me dejé guiar por Rafael, y fuimos probando y compartiendo los vinos y su gestación, en el orden que él fue marcando.
Todos estos vinos se elaboran con uvas de cultivo orgánico, sin herbicidas y sin productos de síntesis, con lucha biológica contra plagas. En su vinificación se han empleado levaduras indígenas, con apenas intervención, sin filtrar, sin clarificar, sin uso de enzimas y todos sin adición de sulfuroso.
Empezamos con un vino de lo más curioso e interesante. Tinajas de la Mata 2011 (Vino de Mesa, blanco con crianza oxidativa; 60% Merseguera, 35% Moscatel, 5% Otras) se elabora con bayas procedentes de suelos arenosos, con bajo contenido de materia orgánica, y situados sobre dunas fósiles de origen litoral. Encubado de la uva entera por variedades, prensado en frío en prensa vertical de husillo, fermentación sobre 15ºC en tinajas de 450, 300 y 250 litros, con sus levaduras del campo y crianza y estabilización en frío natural durante los meses de Diciembre, Enero y Febrero. Crianza de 6 meses en tinajas de arcilla de 450, 300 y 250 litros, sin batonnage. El resultado es un vino de color amarillo anaranjado oxidado, muy intenso. Nariz intensa y compleja, salinidad clara, flores secas, punzante, recuerdos de la crianza biológica como la de los finos. Boca amplia, con acidez intensa, potente, con frutos secos y cítricos. Un vino difícil de olvidar, del que se vino una botellita a casa para probarla con calma, aireación, buena temperatura y tiempo.
A continuación, una de las joyas que han creado en Bernabé navarro últimamente. Prensado en prensa vertical de husillo, vinificación en blanco, paso a tinajas de 450 litros para una fermentación alcohólica de 50 días. Descube y malolática en tinajas, donde además hace una breve crianza de 3 meses, para ser embotellado tras estabilización por frío natural. Musikanto 2011 (DO Alicante, rosado con crianza oxidativa, 100% Garnacha Peluda) viste un bonito color rosa pálido pero con reflejos de tinto en alguna ocasión. Al olerlo, lo primero que pregunté fue en qué suelos están plantadas estas cepas, porque en nariz el vino rezuma mineralidad, tierras, cantos, que dejan pasar a las cerezas y las fresas silvestres, así como a las hojas secas. En boca es fresco, alegre, de acidez fantástica, frutal y mineral, refrescante. Para beberse una copa tras otra.
Seguimos con El Morrón 2011 (DO Alicante, tinto con crianza 100% Garnacha). Una garnacha de 50 años que asienta en suelo calcáreo con piedras y guijarros. Fermentación de 45 días, con racimos enteros sin despalillar, en barricas abiertas de 300 litros de roble francés. Prensado en prensa de husillo, y maloláctica en barricas de roble francés de 225 y 500 litros de 2º y 4º año, donde además hace una crianza de 12 meses sin trasiegos. Así nace un vino de color acerezado, brillante, muy bonito. En nariz, intensa carga frutal, de nuevo bosque húmedo, tierras, hojas machacadas. En boca alegría, frescor, frutas rojas y tanino delicioso. Otra delicia.
Pasamos a la casta estrella del mediterráneo, versión Bernabé Navarro. Viñedos de 60 - 70 años, suelos calcáreos de guijarros con bajo contenido orgánico. Fermentación en acero inoxidable, con un  50% de racimos enteros sin despalillar y un 50% despalillado. Descube y prensado en prensa vertical de husillo para luego hacer la maloláctica en barricas de roble francés de 300 litros y una crianza de 16 meses en barricas de roble francés de 1 a 4 años, sin trasiegos. Ramblís 2010 (DO Alicante, tinto con crianza 100% Monastrell) viste de color picota intenso, con ribete aún violáceo. Aromas de fruta negra madura, algo balsámico, madera, algo especiado. En boca algo goloso, cuerpo medio, buena acidez, frutal, tanino marcado que deja un final bastante largo. Le sentará bien algo de botella, pero ya es un vino muy agradable de beber.
El siguiente de los hermanos Ramblís fue Ramblís del Arco 2011 (DO Alicante, tinto con crianza; Forcayat del Arco, Garnacha, Monastrell y Rojal). Aquí nos sorprende de nuevo Rafael con un coupage de castas poco habituales, destacando la Forcayat. La vinificación es muy interesante, ya que incluye fermentación en acero inoxidable, con un 100% de racimos despalillados pero aportando al depósito el 20% del raspón. Maloláctica al 50% en roble francés de 4 años y 50% barricas nuevas de Acacia. Crianza de 14 meses en barricas de roble francés de 3-4 años y barricas de acacia, con 3 trasiegos realizados siguiendo el calendario lunar. ¡Olé!. El vino nos muestra un color intenso y brillante, acerezado. Nariz muy diferente a lo que suele ser para mí un vino tinto, que me descolocó, con fruta madura (roja sobre todo), regaliz, algo ahumado, y aromas que no están del todo claros en mi memoria olfativa. En boca de nuevo la alegría de la fruta madura, la buena acidez, la fuerza que no cansa y el final diferente e interesante. Otro vino que merece una degustación pausada.
Pasamos a hacer los honores a un vino donde Rafael Bernabé deja sitio a la uva más conocida del panorama vitivinícola español. Fermentación en barricas abiertas de roble francés de 225 litros, 30 días de fermentación alcohólica y maloláctica en roble francés, para una crianza de 1 meses en roble francés de un año, con 4 trasiegos según calendario lunar, coupage y crianza en acero inoxidable  hasta embotellado. Con estos mimbres se teje Curro 2009 (DO Alicante, tinto con crianza 70% Monastrell y 30% Tempranillo). De color picota oscuro con ribete donde asoma el granate. Nariz de buena intensidad, con fruta madura, algo de cuero y ahumado, especiado y notas florales. En boca, buen cuerpo, buena acidez, tanino presente y final agradable. Coupage poco frecuente para otro buen vino.
Los últimos dos vinos que me ofrecieron en el stand, los voy a comentar en orden inverso a como fueron catados, para mantener el orden de los hermanos Ramblís, y por hacer el honor que merece el último vino que comentaré.
Otra dulce sorpresa del evento vinícola fue este tinto dulce, Ramblís Dulce 2010 (DO Alicante, tinto dulce 100% Monastrell). Se elabora mediante fermentación en acero inoxidable de los racimos enteros, deteniendo la fermentación por frío, para pasar a prensa de husillo y de ahí a barricas de roble francés de 4 años, donde hace una crianza de 16 meses sin trasiegos. Así se elabora un vino de color cereza brillante muy bonito, con ribete violeta, intenso. Nariz marcada por la fruta roja, la ciruela pasa, higos, moras e hinojo; compleja y deliciosa. En boca tiene un dulzor nada empalagoso, que se combina con una acidez genial que hace que no canse en absoluto, y que el recuerdo de las frutas pasificadas sea muy agradable. Un tinto dulce que gustó mucho.
Terminamos la sesión volviendo a disfrutar del primer hijo de estos Viñedos Culturales. Un vino del que ya hablamos aquí hace más de un año, y que muchos auguraban un futuro muchísimo más corto, que decían que este vino ya estaría muerto. Hablamos, como no, de Los Cipreses de Usaldón 2010 (DO Alicante, tinto con crianza 100% Garnacha Peluda). Fermentación con maceración semicarbónica de 15 días de los racimos enteros sin despalillar, con formación de 500 litros de mosto en el fondo de la cuba debido al propio peso de la uva, sin control de temperatura (de 15º a 18º naturales, sin camisas de frío), descube y prensado en prensa vertical de husillo, maloláctica en roble francés de 4 años, y crianza de 4 a 6 meses en roble francés de 4 años, sin trasiegos. Embotellado en abril de 2011. Pues este vino natural, sin sulfuroso, sin añadidos, sin retoques, sin levadura seleccionada, sin filtrar y sin clarificar, sigue a día de hoy vistiendo un precioso color cereza pálido, de capa media, muy bonito. La nariz sigue recordando a monte, a hojas estrujadas, a fruta roja, a hierba húmeda, a campo. En boca está muy redondo, frutal, delicado pero con presencia, refrescante. No señores, no, Los Cipreses 2010 no sólo no ha muerto, sino que está aún más vivo que hace un año. Exquisito.
He de reconocer que tomé pocas notas mientras cataba, y que más que percepciones organolépticas, estos vinos me han transmitido sensaciones. Me han transmitido terruño, cariño, campo, trabajo en la viña, ilusión. Me han olido a brisa de verano, a los paseos por las fincas del pueblo cuando era niño, a los guijarros del río, a las hojas de los pinos recién arrancadas.
Las Tinajas de la Mata 2011 es uno de los vinos más interesantes que he probado en mucho tiempo. Musikanto 2011 es un vino alegre como hace mucho que no saboreaba. El Morrón 2011 es un delicioso soplo de aire fresco. Y los Cipreses de Usaldón 2010 están vivos, coleando y esperando para hacer disfrutar a quien sepa hacerlo.

lunes, 2 de julio de 2012

Winecanting Summer Festival 2012

El pasado lunes se celebró, ya por sexto año consecutivo, la fiesta de los vinos de la DO Alicante, el Winecanting Summer Festival.
Más de 20 bodegas de la DO se dieron cita en el recinto del MARQ de Alicante para presentar nuevas añadas, nuevos vinos, cambios de imagen y todo cuanto podía representar alguna novedad, conformando así la que es la mayor exposición de vinos de la Denominación.
Este año acudí invitado por el propio Consejo Regulador y por quien siempre tiene presente invitarme, Rafael Bernabé.
En esta ocasión he pasado por pocos stands, pero los que he visitado han merecido muy mucho la pena, habiendo descubierto varias joyas recién nacidas, pero que pueden tener un gran futuro, al menos entre determinado tipo de consumidores.
Vins del Comtat es una bodega de sobra conocida en la DO Alicante, y de la que he bebido en no pocas ocasiones varios de sus vinos, como Verdeval, Peña Cadiella, Montcabrer o el muy conocido dulce Cristal·lí, amén de haber comentado aquí mismo hace nada su Viognier. En esta ocasión probé un vino que no conocía de esta bodega. Serrella 2007 (Tinto con crianza; Pinot Noir, Monastrell, Petit Verdot) es un vino elaborado con un coupage cuando menos curioso, de uvas procedentes de pequeñas explotaciones de la montaña alicantina, y con crianza de 7 meses en barricas de roble francés y americano, más 6 meses de botella antes de salir al mercado. Es un vino de color granatoso, con ribetes granates y rubídeos. En nariz destaca en una primera impresión la madera cortada, pero que deja pasar sin problemas las flores secas, la fruta negra y el olor a bosque. En boca es un vino suave, de buena acidez, especiado, redondo y elegante. Me gustó mucho y creo que se merece una degustación más pausada.
Un viejo conocido, que ya ha aparecido un par de veces en este blog, nos mostró que se desarrolla con calidad, según lo previsto, y que el tiempo en botella que augurábamos que le vendría bien, le está haciendo crecer. Carabibas Vendimia Seleccionada 2009 (Vino de Mesa; tinto con crianza, 65% Cabernet Sauvignon, 30% Merlot, 5% Monastrell; Bodegas Sierra de Cabreras) viste aún de un color picota bien cubierto y sigue manteniendo un joven ribete violáceo. La nariz es muy elegante, frutal (roja y negra) y con notas claras de vainillas y algo de cuero. En boca es seco, fresco, frutal, mostrando muy buena acidez y un tanino presente pero nada molesto. Aún se afinará más en botella. Una primera añada de larga vida.
Tocó el turno a una bodega cuyos vinos no había probado nunca, Vinos de Algueña, con una trayectoria de más de 35 años elaborando vinos sobre todo para complementar a otros de España y otros países, y que desde los años 90 empiezan a comercializar sus propios vinos envasados y etiquetados. Dominio de Torreviñas Blanco 2011 (Blanco joven, Sauvignon Blanc y Chardonnay) es un vino de color amarillo muy pálido, con reflejos verdosos y acerados. En nariz nos deja percibir fruta tropical, fruta blanca y algo de flores, siendo en boca un vino fresco, ligero y de buena acidez. Un vino de trago largo que puede servir para un aperitivo. Al decirme que elaboraban un vino ecológico, no dudé en catarlo. Maceración prolongada, fermentación a 28ºC y cuatro meses de crianza en barricas de roble americano de 300 litros, dan origen a este vino de cultivo ecológico, Alhenia 2009 (Tinto con crianza 100% Monastrell). Se viste de color rubí claro, de capa baja. En fase nasal es curioso, frutal, leve especiado, alguna nota química, distinto. En boca destacaban los ahumados, una acidez algo marcada y de nuevo esas notas químicas. Igual fue problema de la botella, pero en general no gustó demasiado.
Pasamos por el stand de Ibérica Bruno Prats, donde Stéphane Point nos dio a probar las nuevas añadas de sus vinos. Para quienes aún no lo conozcan, este es el proyecto de Bruno Prats (antiguo propietario de Château Cos d'Estournel) en Alicante. MosYca 2010 (Tinto con crianza, 40% Monastrell, 20% Cabernet Sauvignon, 20% Syrah, 20% Petit Verdot) tiene un color picota claro, con ribete violáceo. En nariz destaca la fruta roja, especias y vainilla. En boca es un vino fresco, seco, vivo, frutal y con un tanino aún marcado. AlFYnal 2010 (Tinto con crianza 100% Monastrell) viste de color picota de capa media, con ribete violáceo. Nariz con fruta roja en abundancia, flores y un fino especiado, mostrándose en boca seco, frutal, con acidez viva y un final secante. Dos vinos de calidad, aún recién nacidos, que necesitan aún meses de botella para afinarse y mostrar su verdadera cara. Un proyecto que cada vez me interesa más.
Rafael Bernabé me hizo de cicerone durante la primera parte de mi visita al acto, y entre otras personas, me presentó a quien me ha parecido sin duda un gran tipo a quien debe visitar en un futuro, el señor Pepe Mendoza, de bodegas Enrique Mendoza. Me trataron en su stand con una gran amabilidad, tanto Pepe como Silvia, y pude disfrutar de todos los vinos que habían preparado para la ocasión.
Enrique Mendoza Chardonnay 2011 (Blanco joven 100% Chardonnay) es un vino amarillo pajizo claro, de buena intensidad aromática, marcada por la fruta blanca y cítrica, el jazmín y notas animales; con un paso por boca fresco, frutoso y de buena acidez. Un Chardonnay muy bebible. Un vino que en una añada anterior no me había gustado mucho, pero que en esta ocasión se redimió bastante fue el Enrique Mendoza Merlot-Monastrell 2009 (Tinto con Crianza; 50% Merlot, 50% Monastrell), que tiene un color picota de capa media, una nariz muy agradable marcada por la fruta roja y los aromas de madera cortada, y un paso por boca fresco, secante y de buena acidez. Continuamos con uno que nunca falla, Enrique Mendoza Shiraz 2009 (tinto con crianza 1005 Shiraz), de color picota granatoso con ribetes granate; fase nasal muy especiada y floral, con fruta roja al fondo, y que se mostró en boca fresco, agradable, muy redondo. Como digo, no falla. Una de las joyas de la corona de la casa es Estrecho. Estrecho Monastrell 2007 (tinto con crianza 100% Monastrell) tiene un elegante color picota granatoso con ribetes granate. Nariz especiada y floral, envuelta por la fruta negra madura. En boca, seco, fresco, redondo y con buen cuerpo. Un vino muy bueno.
En Bodegas Enrique Mendoza no tienen a estas alturas, que demostrar nada a nadie. De sobra es conocida su seriedad y su compromiso con la calidad. Pero Pepe Mendoza siente inquietudes, y nos ofrece dos experimentos que son realmente de quitarse el sombrero. Dejando sobremadurar y pasificar unas uvas moscatel, se nos descuelgan con Moscatel Pasa 2010 (blanco dulce 100% Moscatel). Un vino de color ambarino claro brillante, muy bonito. En nariz, piel de uva, orejones y notas amieladas, y en boca un dulzor fantástico, conjuntado con una acidez magnífica, que junto con la miel y el melocotón en almíbar que nos muestra, hacen un conjunto maravilloso. Impresionante vino dulce.
No contento con este genial vino, va Pepe y nos elabora un vino con viñedos en cultivo salvaje, sin tratamientos, fermentado con levaduras indígenas, elaborado de forma natural y criado en grandes barricas viejas, sin uso de sulfuroso. Al resultado le llaman, de momento, Monastrell Monte 2011 (tinto con crianza, 100% Monastrell), que es un vino color cereza claro, de capa baja, muy bonito. En nariz, mucha fruta roja, bosque, hojas machacadas entre los dedos. En boca, acidez fantástica, muy fresco, frutal y con mucha personalidad. Un vino para beberse cajas enteras. Aún no se sabe como ni cuando va a comercializarse, pero quienes puedan disfrutarlo, no lo olvidarán.
Para terminar, aunque fue el primer stand que visité, las nuevas aventuras de Rafael Bernabé en Bodegas Bernabé Navarro, que se empeñan en llevar la contraria a todo el mundo, recuperar viejos métodos de elaboración, castas olvidadas, amor por el terruño y vinos con personalidad y calidad a raudales. Pero eso, otro día.