lunes, 15 de diciembre de 2014

De Nuevo con Covides

El pasado 28 de noviembre tuvimos la oportunidad de volver a catar los productos de Bodegas Covides en Bodega Selección de Alicante, con ocasión de presentar las nuevas añadas de algunos de sus vinos, y sobre todo, la presentación de su cava 50 Aniversario.
Ya hemos hablado en una anterior entrada de esta cooperativa, formada por unos 650 socios que cultivan alrededor de 2300 Ha repartidas entre más de 50 municipios del Alt y Baix Penedés y el Garraf, para una cosecha media anual de 24.000.000 de Kg de uva, así que no vamos a repetir datos, y vamos a centrarnos directamente en lo catado en una presentación nuevamente dirigida por María Galup, enóloga y directora técnica de la bodega.
Empezamos por el que ellos mismos consideran su cava más comercial, a pesar de ser un Brut Nature, que no son del gusto de todos los consumidores. Casteller Brut Nature se elabora con las variedades tradicionales de la DO Cava, siempre con al menos un 50% de Xarel·lo y un con tiempo en cava que depende de la añada. En esta ocasión se nos presentó un cava de color amarillo pajizo muy pálido, con reflejos verdosos, brillante y con una burbuja fina y continua. Aromas de buena intensidad a bollería, pan tostado y flores blancas. En boca, totalmente seco, con un carbónico marcado, fresco y amargoso, ligeramente cremoso. No es una cava espectacular, pero no me disgusta para un aperitivo e incluso para una comida ligera.
Seguimos con el cava insignia de la casa, el Duc de Foix Brut Reserva Especial, al que el aporte de un 30% de Chardonnay le da un toque distinto al habitual en los vinos de esta región. Amarillo pajizo, algo más intenso que el anterior, y con una burbuja muy fina y continua, elegante. La nariz se mostró inicialmente menos intensa que la de su predecesor, con tostados, ahumados y un punto cítrico que acompañaban a los típicos aromas de levadura y pan tostado. En boca es seco, muy cremoso y envolvente, frutal y complejo, con un muy buen final. Me gusta bastante este cava, serio y bien presentado.
El siguiente espumoso en catar casi en primicia fue el cava que María ha elaborado para celebrar los 50 años de Covides; una producción muy limitada que no será fácil de comprar en tiendas. El Cava Edición Especial 50 Aniversario, es un brut elaborado con un 50% de Chardonnay, 25% de Xarel·lo y 25% de Parellada, con un período de maceración pelicular para la mitad de la Chardonnay y la Xarel·lo, y tres años de crianza en rima. Viste de color amarillo a limonado pálido, brillante, muy bonito, con una burbuja muy pequeña y continua. En nariz es complejo y elegante, ahumados, cítricos, mantequilla dulce, pan tostado, levaduras. En boca, cremoso, con recuerdos ahumados y tostados, carbónico muy elegante y bien integrado y con un cargo final. Un cava muy rico, serio, que creo que no gustará demasiado a los bebedores habituales de los cavas más sencillos y comerciales,  y que me ha gustado mucho.
Terminamos la cata de espumosos con el cava rosado que elaboran. Casteller Brut Rosado es un cava 100% Trepat, de color cercano al asalmonado pálido, y con una burbuja algo más grande pero de buena continuidad. Aromas de frutillas rojos, mantequilla dulce y algo de tostados, y paso por boca con muy buena acidez, seco, frutal y amargoso. Es un cava interesante, aunque me había gustado más cuando lo catamos en la anterior presentación.
Terminamos catando la nueva añada de dos vinos tranquilos de la bodega, recién embotellados. Empezamos con Duc de Foix Xarel·lo 2014, elaborado con el añadido de un 4% de Moscatel. Amarillo muy pálido con reflejos verdosos, reveló en nariz pera, jazmín, melocotón y algo de piel de uva. En boca se mostró seco, frutal y floral, algo graso y con un puntito amargoso. Me pareció menos explosivo que el intenso 2013, pero más serio.
Terminamos con el Duc de Foix Rosado 2014, un rosado 100% Cabernet Sauvignon, de color rosa frambuesa, muy brillante y bonito. En nariz, frambuesas, alguna nota vegetal y recuerdos de golosinas. En boca frutal, seco y con menos sensación de golosina que la anterior añada. Un rosado bebible, más interesante que el 2013, con menos sensación de chuche, lo que ha hecho que me gustara más.
En resumen, vinos que no creo que pasen a la historia de los grandes vinos mundiales, pero que son agradables de beber, con detalles interesantes, y que pueden tener su momento y compañía. Mención aparte para el cava 50 Aniversario, que me pareció un vino muy serio y bien elaborado, y como la anterior vez, al Duc de Foix Brut Reserva Especial.