miércoles, 22 de noviembre de 2017

Otro Cumpleaños y Otro Cru Classé

Como viene siendo una tradición personal desde hace algunos años, parte de mi celebración de cumpleaños es dar cuenta de un cru classé de Burdeos. Este año no iba a ser menos, y decidí repetir un deuxième cru que además fue con el que empecé esta costumbre.
La historia de Château Montrose se remonta hasta hace unos 200 años, y ha estado en manos de cuatro familias. En 1815, Etienne Théodore Dumoulin plantó el viñedo y construyó las instalaciones necesarias para poner en marcha la bodega. En 1866, Mathieu Dollfus adquirió la bodega y llevó a cabo un trabajo de modernización tanto de la viticultura como de la vinificación, así como mejoras muy innovadoras para la época en las condiciones de trabajo de los empleados. En 1896, la familia Charmolüe se hace cargo de la bodega, siendo Jean-Louis Charmolüe el responsable de empezar a replantar los viñedos y acometer otras obras de modernización de la bodega en 1960. Por último, en 2006 la bodega fue vendida a Martin y Thomas Bouygues, quienes iniciaron un intenso programa de renovación culminado en 2013.
Actualmente Château Montrose tiene 95 Ha de viñedos en propiedad, plantados en laderas de grava profunda con arena y arcillas, estando unas 90 Ha en producción. El viñedo está plantado con un 60% de Cabernet Sauvignon, 32% de Merlot, 6% de Cabernet Franc y 2% de Petit Verdot, con vides que tienen en promedio cerca de los 40 años de edad. El proceso de elaboración incluye fermentación en depósitos de acero con control de temperatura, donde también tiene lugar la fermentación maloláctica, realizándose la crianza del primer vino en barricas nuevas en un 60% durante alrededor de 18 meses.
Elaboran tres vinos, el grand vin es Château Montrose, siendo su segundo vino La Dame de Montrose y produciendo un tercer vino a partir de las viñas más jóvenes llamado Saint-Estèphe de Montrose.
Como ya dije, este fue el vino elegido para inaugurar las celebraciones de mi aniversario con un cru classé bordelés. Si bien en 2010 fue la añada 2002, en esta ocasión, y acompañado por una presa ibérica estofada y un risotto de champiñones, descorchamos un Château Montrose 2007 (AOC Saint-Estèphe, deuxième cru classé, tinto con crianza, 64% Cabernet-Sauvignon, 30% Merlot, 5% Cabernet franc y 1% Petit Verdot; Château Montrose). Una añada no demasiado fácil, que obligó a un trabajo importante en el viñedo, y que dio como resultado un vino de color rojo rubí granatoso, asomando algún incipiente destello atejado, de buena capa. La nariz tiene una buena intensidad y complejidad, apareciendo en primer lugar notas de madera y viruta de lápiz, grafito, arándanos y grosellas, que fueron dando paso a cueros y ceniza. En boca tiene una buena carga frutal, cierta potencia, buena acidez y se reveló aún un tanto secante, con un largo final.
Las dos añadas de este vino que he probado han sido añadas "menores" en Burdeos. El 2002 fue elaborado aún por la familia Charmolüe, mientras que este 2007 es la segunda añada de la familia Bouygues. Me ha parecido un vino más austero, y aunque tengo la sensación que de esta botella no estaba al 100%, también creo que necesita más años (el 2002 lo bebí con 8 años y este con 10, y aquel ya estaba mucho más pulido). Tengo otra botella de esta añada para guardar unos años más, pero de momento me quedo con el 2002.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Cata Mensual Noviembre 2017. Vinos Internacionales II: Tintos

Seguimos con la crónica de la cata de vinos internacionales que tuvo lugar el pasado día 13 de Octubre en Bodega Selección de Alicante con la docena larga de vinos tintos que tuvimos a nuestra disposición.
De la Toscana llegó Ampeleia Unlitro 2015 (IGT Costa Toscana, tinto con crianza en cemento, 60% Garnacha, resto Cariñena y Garnacha Tintorera; Ampelaia), de color rubí de capa muy baja, aromas a golosinas y grosellas, con una acidez correcta, frutal y fresco; un vino alegre que se bebe muy bien. Pasamos al vino más exótico de la sesión, un vino de Georgia, el Pheasant's Tears Saperavi 2015 (Kiziqi, Georgia, tinto con crianza 100% Saperavi, Pheasant's Tears), de color picota muy intenso y ribete violáceo, en nariz desplegó notas ahumadas, de regaliz y frutas ácidas y en boca se mostró con una acidez viva, secante y quizá con un punto de verdor; no me entusiasmó. Pasamos a Francia, a la región de Beaujolais, de la mano del Pierre Cotton Côte de Brouilly 2015 (AOC Côte de Brouilly, tinto con crianza 100% Gamay, Pierre Cotton), de color picota de capa media con ribete violáceo, aromas intensos de cerezas, frambuesas y recuerdos florales; en boca muy frutal, con una acidez alegre, fresco y muy rico. Desde el Ródano llegó el Domaine Combier Crozes-Hermitage Cuvée L 2016 (AOC Crozes-Hermitage, tinto con crianza en cemento 100% Syrah, Laurent Combier), un vino de color picota aframbuesado de capa baja con aromas ahumados, notas cárnicas, violetas y frutos rojos con un paso por boca fresco, agradable, con muy buen final; me gustó bastante este vino. Sin salir de Francia nos vamos al Jura de la mano de Domaine de la Pinte Arbois Pulsard Pinte Bien 2016 (AOC Arbois, tinto con crianza de 3 meses 100% Poulsard, Domaine de la Pinte), color rubí de capa muy baja, aromas de caramelo, frutas rojas y hierbas de monte, paso por boca fresco, afrutado, acidez muy viva, algo secante al final; muy rico este otro vino del Jura. Pasamos a Borgoña, con el Sextant Bourgogne La Fleur Au Verre 2016 (AOC Bourgogne, tinto con crianza 100% Pinot Noir, Sextant), vestido de color cereza de capa baja, con aromas de frutos negros y rojos y notas tostadas y que en boca es frutal, fresco, de buena acidez, agradable; mejor boca que nariz, muy rico.
Cruzamos de nuevo a Italia, de nuevo a la Toscana, para probar el Fonterenza Pettirosso 2015 (IGT Toscana, tinto con crianza en acero 100% Sangiovese, Campi di Fonterenza), de color picota rubídeo, nariz no muy intensa con algún aroma azufrado, frutas rojas y notas terrosas, y paso por boca con una acidez correcta, frutal, tanino fino y buen final; no está mal. El viaje nos lleva de nuevo a Francia, a Burdeos, catando el Château du Courlat 2007 (AOC Lussac-Saint-Émilion, tinto con crianza, 90% Merlot, 10% Cabernet Franc; Château du Courlat), de color granatoso de capa media con ribete granate; aromas de la madera, fruta negra muy madura y café torrefacto; en boca denso, acidez correcta, ahumados, algo secante; no es el mejor Burdeos que he probado. De vuelta a la Toscana, La Massa 2009 (IGT Toscana, tinto con crianza, 70% Sangiovese, 30% Merlot, 10% Cabernet Sauvignon y Garnacha Tintorera; Fattoria La Massa), de color granatoso de capa baja, con aromas de caramelo, fruta escarchada y pasificada; buena acidez, frutal, algo secante; no me disgustó. Dos tintos de la región del Loira, empezando con Clau de Nell Anjou Cabernet Franc 2011 (AOC Anjou, tinto con crianza 100% Cabernet Franc, Anne Claude Leflaive) de color picota de buena capa con ribete rubídeo; aromas intensos de fruta roja, setas y tierra húmeda; de buena acidez, denso, frutal y algo amargoso; interesante. Clau de Nell Anjou Grolleau 2011 (AOC Anjou, tinto con crianza 100% Grolleau, Anne Claude Leflaive) viste de color picota de capa media, tiene aromas de hojarasca, algo que me recordó a una barbacoa, tomillo y grosellas, y es fresco, frutal, de buena acidez; de nuevo un vino rico.
Nos vamos al Rosellón de la mano de La Raphaelle 2013 (AOC Côtes du Roussillon, tinto con crianza en cemento, 80% Monastrell, 10% Cariñena, 10% Garnacha; Domaine De Nidolères ), vestido de color rubí con destello caobas, de capa baja, aromas a caramelo de violeta, regaliz, genciana; frutal, fresco, de buen final; me gustó. Sin salir del Rosellón, Gauby Les Calcinaires 2014 (AOC Côtes du Roussillon Villages, tinto con crianza, 50% Syrah, 25% Monastrell, 15% Garnacha, 10% Cariñena; Domaine Gauby), de color cereza de capa baja, mostró aromas de pedernal, fruta roja ácida y hierbas de monte; en boca acidez algo justa, frutal y agradable; no está mal para tomar una copa. Terminamos la sesión en Portugal, de la mano del Álvaro Castro Dão 2014 (DOC Dão, tinto con crianza, 35% Alfrocheiro, 30% Touriga Nacional, 35% Tinta Roriz; Álvaro Castro), de color granate de capa media, aromas de fruta roja fresca, hojarasca y campo, fresco, frutal, de buena acidez con algún toque de verdor; muy rico, me gustó bastante.
Terminamos así una buena sesión de cata con 24 vinos internacionales, destacando de entre los tintos el Côte de Brouilly de Pierre Cotton, el Crozes-Hermitage de Domaine Combier y el italiano Ampeleia Unlitro como vinos alegres y frescos; los vinos de Anne Claude Leflaive me resultaron muy interesantes, para dedicarles más tiempo. El tinto del Jura de Domaine de la Pinte de nuevo me llevó a una región a la que creo que debo dedicarle algunas compras, y el Dão de Álvaro Castro fue el vino que elegimos al final para cenar, lo cual creo que deja todo dicho.