sábado, 12 de diciembre de 2015

Cata Degustación Navideña 2015.

Ayer tuvo lugar en Bodega Selección de Alicante la cata de Navidad de este año. Más de 20 vinos a disposición de los asistentes a la degustación, entre espumosos, blancos y tintos de distintas regiones y DOs.
Empezamos en la mesa de espumosos y blancos catando varios vinos que no conocía. Queen of Kings Brut Nature Sauvignon Blanc (Espumoso 100% Sauvignon Blanc, Bodegas Francisco Gómez) es un vino ecológico de color amarillo pálido, con aromas como de reducción al principio, que daban paso a tostados y fruta blanca; en boca es seco, frutal y algo justo de acidez; aburrido. Santa Digna Estelado Rosé Brut (Valle Central, Chile; espumoso 100% uva País, Miguel Torres) es un vino de comercio justo, con nariz poco expresiva donde destacan los frutillas rojos y alguna punta herbácea, y que en boca es seco, frutal y con un buen carbónico; mejor boca que nariz, interesante. Pasando a los blancos tranquilos, empezamos con Capellanía 2010 (DOCa Rioja, blanco con crianza 100% Viura, Marqués de Murrieta), de color amarillo pajizo pálido, nariz con fruta blanca madura, tostados finos y manzanilla, y un paso por boca seco graso, cítrico y con tostados; me gusta mucho este vino, pero me parece notar un cierto cambio hacia una mayor frutosidad si lo comparo con añadas anteriores. Terminamos los blancos con un Rías Baixas, La Val 2014 (Do Rías Baixas, blanco joven 100% Albariño, Bodegas La Val), de color amarillo pálido, aromas de fruta muy madura, hierbas aromáticas y matices salinos, y con un paso por boca algo secante, con buena acidez y algo amargoso; se deja beber y poco más.
Pasamos a los champagnes, donde nuevamente omití catar Moët & Chandon, pasando directamente a G. H. Martel Rosé Brut (AOC Champagne,  20% Chardonnay, 50% Pinot Noir, 15% Pinot Meunier, 15% Coteaux Champenois Rougue; G. H. Martel), que vestía un bonito color rosa asalmonado, mostró una nariz intensa con tostados, frutos rojos y algo de mantequilla dulce, y en boca es frutal, de buena acidez, no demasiado seco y con un carbónico muy bien integrado; me gustó, muy bueno. Lanson Black Label Brut (AOC Champagne, 50% Pinot Noir, 35% Chardonnay y 15% Pinot Meunier; Lanson) reveló una nariz poco intensa con avellanas, frutas blancas y flores, y en boca es seco, cítrico y con buen carbónico; está bien. Cattier Brut Antique Premier Cru (AOC Champagne, 40% Pinot Meunier, 35% Pinot Noir, 25% Chardonnay; Cattier) nos dio en nariz pan tostado, cítricos y frutas blancas, con buena acidez, frutal y un carbónico fino; rico pero sin deslumbrar.Pinot Meunier; Lanson) reveló una nariz poco intensa con avellanas, frutas blancas y flores, y en boca es seco, cítrico y con buen carbónico; está bien.
Empezamos la ronda de tintos con Yugo Reserva 50 Aniversario 2009 (DO La Mancha, tinto con crianza 100% Tempranillo, Cristo de la Vega), un vino de color granate de capa baja, licoroso, maderas y barnices, vainilla y fruta muy madura, siendo en boca suave y pulido, ya de bajada pero aceptable y rico. Jaldún Reserva 2008 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Altos del Marqués) tiene color granatoso de capa baja, licoroso, con fruta madura, espaciado y balsámico en nariz y ligero, con buena acidez y tanino aún algo secante en boca; no me disgustó. Me sorprendió LAN Gran Reserva 2007 (DOCa Rioja, tinto con crianza 85% Tempranillo, 10% Mazuelo, 5% Garnacha; Bodegas Lan), de color rubídeo con ribete aún joven, nariz elegante con fruta roja y negra, tostados y grafito, y en boca tiene buena acidez, tanino sedoso, es frutal y con buen final; me gustó este vino. Valtravieso Reserva 2000 (DO Ribera del Duero, tinto con crianza, Tinto Fino, Cabernet Sauvignon, Merlot; Valtravieso) tenía ya un color acaobado, con aromas algo ajerezados, fruta negra al fondo y recuerdos animales, en boca es ligero, con tanino aún presente y acidez correcta; un viejuno de calidad. De una bodega cuyos vinos me suelen gustar, probamos Clos D’Englora AV14 2009 (DO Montsant, tinto con crianza, 37% Garnacha tinta, 7% Garnacha peluda, 28% Cariñena, 11% Merlot, 12% Cabernet Sauvignon, 5% Syrah; Baronia del Montsant) es un vino de color granatoso con ribete rubí, con una nariz sugerente de fruta roja y negra, caramelo y pizarra, y que en boca es frutal y algo justo de acidez; puede llegar a cansar, pero está rico. No voy a hablar de otros tintos catados, ya que no hay mucho que decir sobre ellos.
Como cada año, terminamos en la mesa de los grandes, las estrellas de la noche, donde había este año cuatro muy buenos vinos. Ogga Reserva 2008 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Santalba) es un vino de color picota profundo, con ribete granate; tiene una nariz seria e intensa, con cacao, frutos negros, tostados y cuero; en boca es potente, sabroso, frutal, con buena acidez y un tanino aún por pulir; me gusta mucho este vino. Delicia de Baco Reserva 2003 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Señorío de Villarrica) viste de color granatoso asomando ya algún caoba; en nariz hay maderas, barnices, fruta escarchada y café; en boca es serio, con buena acidez y frutosidad y final algo secante; no está mal. Valbuena 5º Año 2010 (DO Ribera del Duero, tinto con crianza, Tempranillo y Merlot; Vega Sicilia) es un vino de color picota muy muy profundo con ribete amoratado; en nariz hay tabaco, cacao, frutos negros y cuero; el paso por boca es intenso, con gran cuerpo, algo secante y muy largo; un vino que creo que necesita aún años de botella; ahora mismo no me gustó demasiado aunque me parece un vino de mucha calidad. Me guardé para el final un vino que nunca me falla, Castillo Ygay 2005 (DOCa Rioja, tinto con crianza 89% Tempranillo, 11% Mazuelo; Marqués de Murrieta), de color picota con ribete rubí, con una nariz elegante, con fruta negra muy madura, maderas, notas terrosas, hierbas y notas minerales; en boca es fino, serio, frutal, con buena acidez y soberbios taninos; un verdadero vinazo que aún mejorará.
Como cada navidad, una buena cata degustación, de la que destacaría sobre todo Capellanía, G. H. Martel Rosé Brut, Ogga 2008 y el fantástico Ygay 2005.

martes, 8 de diciembre de 2015

El Pequeño de los Barton.

Los Châteaux Langoa y Léoville Barton junto con Château Léoville-Las Cases y Château Léoville-Poyferré, formaban parte en su día de la propiedad conocida como Leoville. Pertenecen a la irlandesa familia Barton desde 1821, cuando Hugh Barton compra el Château Langoa. Actualmente, Léoville posee unas 50 Ha y Langoa 17 Ha en la AOC Saint-Julien, con suelos compuestos fundamentalmente de grava y arcilla, y con una elevada proporción de viñedos viejos. Tanto Léoville Barton como Langoa Barton se elaboran en las mismas instalaciones y con los mismos métodos de vinificación, que incluyen vendimia en el momento de máxima madurez, fermentaciones a temperatura controlada de 30-32ºC en depósitos de madera de 20000 litros durante unos 5 días con dos remontados diarios, seguidas de unas maceraciones de alrededor de dos semanas. La maloláctica tiene lugar en los mismos depósitos, y la crianza tiene lugar en barricas nuevas en un 60% para Langoa.
Château Langoa Barton 2008 (AOC Saint-Julien, 3ème Cru Classé; tinto con crianza, 67% Cabernet Sauvignon, 27% Merlot, 16% Cabernet Franc; Châtea Langoa Barton) es un vino de color picota de capa alta, con ribete rubí. La nariz es elegante y con cierta complejidad, destacando las moras, grosellas, cacao, recuerdos ahumados y notas balsámicas. En boca tiene una buena acidez y un cuerpo medio, con buena presencia de la fruta y un final aún algo secante. Me ha parecido un vino rico y elegante, que quizá aún necesite algo más de tiempo para pulir el tanino secante y desarrollar más complejidad, pero que ya se disfruta mucho.
Langoa es el menor de los hermanos Barton, y si bien Léoville Barton me pareció más fino y elegante, me parece que Langoa es también una muy buena adquisición.