viernes, 28 de diciembre de 2012

Nochebuena y Sus Vinos

Este año decidí que quería pasar la cena de Nochebuena sentado a la mesa con los demás, y no en la cocina rematando platos. Así que, opté por preparar un menú clásico y sencillo, que me permitiese tenerlo todo listo o terminándose de hacer en el horno, y disfrutar tranquilamente de la cena.
Elegí para la ocasión un surtido de vinos bastante clásico en su origen, pero no demasiado habituales, y que acompañaron muy bien a las viandas de la cena.
Para los entrantes, Champagne Pierre Gimmonet & Fils Cuvée Cuis Premier Cru (AOC Champagne, espumoso 100% Chardonnay, Pierre Gimonnet & Fils). Un champagne blanc de blancs de color amarillo pálido, con perlaje fino y elegante. Nariz delicada, con flores blancas, cítricos, algo de bollería y puntas minerales. En boca, suave, menos seco de lo esperado, frutal, con un curioso punto salino y un carbónico delicioso. Un champagne ligero y delicado, muy bueno para empezar una comida.
No puede faltar el marisco en una celebración con gallegos, y sigo muy apegado a la tradición de que el buen marisco y el buen Rías Baixas se llevan de lujo, así que continuamos con una botella había guardado de Zárate El Palomar 2009 (DO Rías Baixas, blanco con crianza 100% Albariño, Bodegas Zárate). De color amarillo alimonado brillante. Nariz de buena intensidad, con ahumados suaves, pomelo, algo de fruta de hueso y jazmín. En boca seco, de muy buena acidez, frutal, levemente graso, llena bastante la boca y tiene un muy buen final. Un albariño muy interesante, que aún tiene vida por delante.
Para acompañar la carne, este año opté por ir a una de las DO clásicas, y serví Ogga 2004 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Bodegas Santalba). Vino que se presentó de color picota oscuro bien cubierto, algo apagado, con ribete granatoso. Mostró una nariz muy elegante, con cacao, madera, sotobosque y atisbos de tinta china, todo envuelto por la fruta negra muy madura. En boca se reveló suave, muy sedoso, con un punto goloso y con la acidez justa para darle vida, frutal, no demasiado largo pero muy placentero. Un vino que ya ha limado su potencia y está en un momento muy redondo de su evolución.
Terminamos, a los postres, con un vino que no conocía, y que resultó un interesante descubrimiento. Príncipe de Viana Vendimia Tardía 2010 (DO Navarra, blanco dulce con crianza 100% Chardonnay, Bodegas Príncipe de Viana) es un vino naturalmente dulce elaborado con uvas Chardonnay vendimiadas en Octubre, fermentado en barricas de roble francés 100% nuevo y con una posterior crianza de 12 meses en las mismas barricas. El resultado es un vino de color amarillo limón intenso. En nariz, notas amieladas, fruta madura, piel de naranja, flores blancas y algún recuerdo de las lías y del paso por madera. En boca tiene un dulzor agradable compensado con una buena acidez, que hace que no sea empalagoso; es untuoso y frutal. Un dulce interesante, que no se llevó nada mal con los postres navideños.
Cuatro vinos que resumiría como muy agradables de beber, y de los que quizá destacaría el champagne por su delicadeza y lo bien que se portó abriendo mesa.
Aprovechemos el momento para desear a todos unas felices fiestas decembrinas, celebren lo que celebren, y que el próximo año no sea demasiado malo con nosotros. Un abrazo a todos.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Cata-Degustación Decembrina 2012


Como cada año en el mes de diciembre, Bodega Selección abre sus puertas para una cata-degustación especial. Y como cada año desde hace 2009, allí nos fuimos, para poder disfrutar de algunos de los grandes vinos de España.
En esta ocasión había a disposición de los asistentes algo más de 25 vinos, entre espumosos, blancos y tintos de diversas edades y crianzas, pero me voy a limitar a contar aquí lo que más me llamó la atención.
Empezamos los espumosos con los cavas. En primer lugar Bohigas Brut Nature (DO Cava, Macabeo, Xarel•lo, Parellada; Bohigas), de color amarillo pálido, poca intensidad aromática marcada por frutos secos y bollería, y un paso por boca suave y un pelín soso. Algo más dio de si Bohigas Brut Nature Gran Reserva (DO Cava, Macabeo, Xarel•lo, Parellada y Chardonnay; Bohigas), de un amarillo dorado muy bonito; notas minerales y como de ceniza, con frutos secos; buena acidez, frutal, y que aunque se notaba algo hueco, no estuvo mal. El siguiente cava sí que me pareció un gran vino, Gramona III Lustros Gran Reserva 2004 (DO Cava, 70 % Xarel•lo y 30% Macabeo; Gramona) viste un color amarillo dorado, brillante; buena intensidad aromática, con bollería, avellanas y cítricos; es seco, con el carbónico marcado y recuerdos de frutos secos. Muy rico.
Teníamos para degustar en la zona de espumosos tres champagnes, de los cuales sólo probé uno, que tenía muchas ganas de conocer. Perrier-Jouët Grand Brut (AOC Champagne, Chardonnay, Pinot Noir, Pinot Meunier; Maison Perrier-Jouët) es un champagne de color amarillo muy pálido, de nariz elegante y fina, con bollería, frutos secos, manzana y flores blancas; en boca es seco, fresco, frutal, amargoso. Muy fino y rico.
De los blancos degustados sólo comentaré uno, que me llamó bastante la atención. Go de Godello 2009 (DO Bierzo, blanco fermentado y criado en barrica con lías, Godello y Doña Blanca, Soto del Vicario) es un vino de color amarillo alimonado intenso y brillante, precioso. Aromas cremosos, florales, presencia de las lías, fruta de hueso. En boca es lleno, untuoso, cremoso y amargoso. Muy rico, pero con visos de poder cansar pronto.
Empezamos la ronda de tintos, donde había una destacada presencia de riojanos. Comenzamos por Ysios Reserva 2006 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Ysios) de color picota oscuro con ribete violáceo granatoso. En nariz, fruta negra, chocolate, especiado y notas de madera. Paso por boca frutal, seco, con un final marcado por la madera. No está mal, pero le sobra algo de roble. Seguimos en Rioja con Glorioso Reserva 2006 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Bodegas Palacio), vino de color granatoso y rubídeo, evolucionando. Nariz muy terciaria, con cacao, torrefactos y fruta negra algo pasificada. Fresco y muy frutal en boca, con buena acidez y tanino aterciopelado. Me gustó.
Sin salir de la misma región, Señorío de Cuzcurrita 2003 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Castillo de Cuzcurrita) se mostró de color granatoso virando a caoba; en nariz especiado dulce, torrefactos y fruta pasificada; en boca suave, frutal, sedoso, ligero. Muy rico pero algo falto de cuerpo. Cruzamos a la otra gran DO española, para encontrarnos con Manjar de Silos 2006 (DO Ribera del Duero, tinto con crianza 100% Tempranillo, Bodegas Uvaguilera), vino de color granatoso de buena capa. Aromas de fruta negra, especiado y cacao. Seco, algo golosón, con tanino marcado pero elegante. Para beber más de una copa.
Así, llegamos a la mesa de los grandes vinos, que este año disfruté especialmente. Empezamos con Palomero 2005 (DO Ribera del Duero, tinto con crianza 100% Tempranillo, Bodegas Uvaguilera), vino de color picota muy cubierto, con ribete aún entre violáceo y rubí. En nariz, mucho cacao y torrefactos, con fruta sobre todo negra muy madura. En boca es frutal, con muy buena acidez y tanino aún muy marcado. Un buen vino que aún necesita botella.
Castillo Ygay Gran reserva Especial 2004 (DOCa Rioja, tinto con crianza, 93% Tempranillo, 7% Mazuelo; Marqués de Murrieta) viste de color rubí granatoso asomando algún caoba. En nariz notamos alguna nota química frugal, luego fruta roja, cacao, torrefactos y especias. En boca, delicioso, suave, frutal, sedoso, buena acidez, tanino sedosísimo. Muy rico.
Pasamos a el que fue quizá el mejor vino de la degustación, Remírez de Ganuza Reserva 2006 (DOCa Rioja, tinto con crianza, 90% Tempranillo, 10% Graciano; Remírez de Ganuza). Color picota de capa alta con ribete granatoso. Nos dio en nariz, que es de muy buena intensidad, cacao, vainillas, fruta negra licorosa y especias. En boca se mostró como un vino suave, sedoso, frutal, de buena acidez y final muy agradable. Riquísimo, el vino de la noche.
Ya con bastantes más años a sus espaldas, tuvo que luchar en esa mesa un Artadi Pagos Viejos 1998 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempraniño, Artadi Viñedos y Vinos). Vestía unos colores donde ya asomaban claramente los caobas. Nariz licorosa, con fruta confitada y vainilla. Buena acidez, muy suave y frutal, muy sedoso. Un gran vino, también muy rico, pero ya con poca vida por delante.
Terminamos con el vino más esperado de la noche, Vega Sicila Único 1998 (DO Ribera del Duero, tinto con crianza 85% Tinto Fino y 15% Cabernet Sauvignon; Vega Sicilia). De color granatoso acaobado, de capa alta. Nariz elegante y compleja, con torrefactos, cacao, ahumados, fruta negra madura y algo de fruta roja. En boca, muy buena acidez, sedoso, muy redondo, frutal, elegante y con presencia. Un vino de largo disfrute.
Fantástica degustación, buenas charlas y mejores vinos para cerrar el ciclo de catas del año.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Como Cada Año, Beaujolais Nouveau

Como cada año, fiel a su cita, y con su mundialmente famosa y exitosa campaña publicitaria, ha llegado a todo el mundo el Beaujolais Nouveau.
Este 2012 ha sido un año malo para los productores. Heladas, mildiu y granizo han provocado una caída de los rendimientos a casi la mitad que en 2011. Aun así, la organización de la fiesta del Nouveau hablaba de unos vinos de calidad, deliciosos y suaves.
Como viene siendo habitual desde hace algunos años, nos hemos sumado a la fiesta y hemos probado este archifamoso vino. Y debo decir que no comparto la opinión de Jérémy Gauthier, de la organización profesional que se encarga de la fiesta en Beaujeu. Me he encontrado con vinos con menos explosión aromática y más notas de verdor que otros años.
El primero de los vinos que bebimos fue el Beaujolais Nouveau 2012 de Bouchard Aîné & Fils (AOC Beaujolais, tinto joven 100% Gamay, Bouchard Aîné & Fils). Vino de color acerezado con ribete violáceo. Menos intensidad aromática que otros años, con frambuesas, las típicas notas de golosina, pero menos recuerdos lácticos de nata y yogur de fresa. En boca, fresco, amargoso, con cierta falta de acidez.
Bebimos también un Beaujolais Villages Nouveau 2012 de Pierre Chanau, esa marca que se vende en los hipermercados Alcampo (AOC Beaujolais Villages, tinto joven 100% Gamay, Pierre Chanau). De color rojo cereza con ribete violáceo, de capa baja, muy bonito. Nos mostró en nariz fruta roja fresca, notas vegetales y menos natas y golosinas. En boca, fresco y seco, con un toque de verdor y un final amargoso.
Ya sé lo que hay que esperar de estos vinos, frescor, vivacidad, golosinas, gominola de nata y fresa, alegría. Pero este año no he encontrado mucho de eso.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Resultados del III Ranking de Los Mejores Vinos por Menos de 10€

El pasado día 1 de Diciembre, en Pontevedra, tuvo lugar la tercera edición del Ranking de Los Mejores Vinos por Menos de 10€. Por tercer año, Mariano Fisac se puso manos a la obra, y logró hacer atractivo este ranking para bodegas, catadores y aficionados. Más de 300 referencias participantes, 120 finalistas, y un jurado formado por bodegueros, enólogos, prensa especializada, importadores y aficionados, que fue el encargado de decidir cuales de los vinos presentados eran merecedores de ser considerados los mejores por debajo de los 10€ de precio de venta al publico. Seguro que fue una ardua tarea, que en este caso si que envidio sin duda ninguna.
Nos hacemos eco aquí, de los resultados:

1. Ganador del Certamen: Albamar 2011 (D.O. Rías Baixas) 
2. Algueira Joven 2011 (D.O. Ribeira Sacra) 
3. El Carro de Viñedos Culturales 2011 (D.O.Alicante) 
4. Finca A Pedreira 2011 (D.O. Rías Baixas) 
5. Pago de Valdoneje 2010 (D.O. Bierzo) 
6. Borsao Selección Joven 2011 (D.O. Campo de Borja) 
7. Lagar de Costa 2011 (D.O. Rías Baixas) 
8. The Flower and the Bee Blanco 2011 (D.O. Ribeiro) 
9. Líbido By DSG (D.O. Navarra) 
10. Estay Prieto Picudo 2010 (D.O. Tierra de León) empatado con Tilenus Roble 2008 (D.O. Bierzo) 

Me da mucha alegría ver 5 vinos gallegos entre los 10 ganadores. Aún mas ver como se alza con el premio un vino y bodega a los que les tengo cierto cariño, ya que podríamos decir que fueron en su día mi iniciación a eso de visitar bodegas y beber vinos con quien los hace. Y mi alegría es aún mayor si cabe, al ver en ese tercer puesto, un vino elaborado por un bodeguero al que le tengo mucho aprecio, por lo que hace, por como lo hace, y por lo que dice y como lo dice, el gran Rafael Bernabé, embotellador de sueños, como le han llamado hace poco.
Felicitaciones a los ganadores, esperemos que este tipo de iniciativas sirvan para que veamos en más y más estanterías estos vinos, y otros de su calidad, a precios coherentes y razonables.
Y para terminar, mis más sinceras felicitaciones a la gente que ha hecho posible este evento, sobre todo a Mariano, de quien partió la idea original y que sigue, año tras año, empeñado en que bebamos buenos vinos sin arruinar el presupuesto mensual.

jueves, 6 de diciembre de 2012

Dos Albariños Muy Buenos

Me da la sensación, leyendo revistas, paseando por webs y leyendo blogs, que hay una especie de renacer del interés por los vinos de las Rías Baixas, o de los "albariños" en general. Y veo con alegría, que se empieza a reconocer que los buenos albariños tienen potencial de guarda, que no sólo mejoran dos o tres años después de la vendimia, sino que algunos incluso están muy bien tras más de diez años. Ya sabemos que desde estamentos como la DO Rías Baixas se ha potenciado mucho la imagen de vino del año que tienen estos blancos, con el objetivo de ir vendiendo rápido la producción de la última vendimia. Pero por suerte, para el consumidor algo interesado las cosas parecen ir cambiando.
Los dos albariños, y les llamo así porque no son dos Rías Baixas si no dos blancos 100% albariño, son ejemplos de estos vinos y de su capacidad de crecimiento y desarrollo.
El famoso Raúl Pérez elabora en la bodega Forjas del Salnés, en Cambados, un albariño muy particular. Fermentado y criado en barricas de 750 litros, la mayoría usadas, durante unos 12 meses, para pasar luego a un curioso proceso de crianza en botella a 19 metros de profundidad en una cueva de la Ría de Arousa, donde reposa unos tres meses. Esta crianza, amén de unas condiciones de temperatura y humedad totalmente uniformes, no sé que más puede aportar al vino, pero ahí está. El resultado es uno de los vinos blancos más buscados de España. Sketch 2010 (Vino de mesa, blanco con crianza 100% Albariño, Raúl Pérez Viticultor) muestra un color amarillo alimonado, con reflejos dorados y verdosos. Tiene una nariz de buena intensidad, con fruta de hueso en primer plano, seguida de manzana, algún apunte mineral y evocaciones salinas. En boca es un vino muy agradable, de acidez que diría sólo correcta, levemente graso, frutal y algo amargoso, repitiendo al final esas notas salinas que anunció en nariz. Un vino Muy interesante, aunque para lo que es mi gusto en vinos 100% Albariño, eché de menos un pelín más de acidez. Tengo una segunda botella para dejarla evolucionar un poco más y ver hacia donde va.
José Antonio López se embarcó en 2007 en éste, su proyecto posiblemente más personal. Cultivo orgánico no intervencionista, fermentación y crianza de unos 12 meses en acero inoxidable con sus lías, dan origen a uno de los mejores Rías Baixas que he probado nunca. Tricó 2009 (DO Rías Baixas, blanco con crianza 100% Albariño, Compañía de Vinos Tricó) es un vino de color amarillo limón claro con reflejos verdosos. Nariz de buena intensidad, muy agradable y sugerente, donde de entrada se marcan algunas notas cremosas, para dar paso enseguida a la fruta blanca muy madura, al melocotón y a un punto herbáceo. En boca es un vino lleno, de acidez muy viva, frutoso, levemente graso y con un final mineral y salino muy persistente. Un vinazo que llena la boca, que sorprende, que satisface. Me encantó, y estoy seguro de que mejorará y crecerá aún más.
Un consejo: no beban estos vinos, sobre todo Tricó, con menos de dos o tres años, sería un infanticidio.