domingo, 25 de julio de 2010

Els Vents

A raíz de un vino que había probado en una comida con Samuel Cano, y a través del blog Sobrevino, entré en contacto con David Bosch, uno de los personajes implicados en esa maravilla de vino llamada Las Tabaneras. A su vez, éste David me puso en contacto con otro, David Rabasa, sumiller del restaurante Els Vents, y persona amante y conocedora de los vinos naturales. Debíamos concretar una reunión para probar juntos una cosilla que me enviaba David Bosch y para hacerme con unas botellas de Tabaneras 2007 y 2008.
El mejor sitio para un encuentro con Rabasa era el propio restaurante, así que iba a ser un encuentro triple, con David Rabasa, con el vino de David Bosch y con el restaurante.
Els Vents está situado en el muelle de levante del puerto de Alicante. De tamaño medio, amplio espacio entre mesas, elegante y con un precioso mural botánico que le da un toque distinto. Una carta cuidada, donde se mezcla lo clásico con toques actuales, y una de las mejores cartas de vino que he visto en bastante tiempo (incluidos más de 20 borgoñas, una amplia muestra de champagnes, palatinado, Alsacia y Mosela, vinos que es extraño encontrar por estas latitudes, como Lalama, vinos naturales y un largo etc.).

Ya que íbamos a comer con el vino enviado por Bosch, le pedimos al sumiller su consejo para un maridaje adecuado. Al final nos decidimos por una serie de platos, algunos pensando en una correcta conjunción con el caldo, otros por puras ganas de disfrute.
Empezamos con un exquisito jamón extremeño, intenso y delicioso. Seguimos con un gazpacho andaluz con gamba roja, distinto, sorprendente y refrescante. Los entrantes terminaron con el plato estrella de la comida, un tartar de atún con queso de cabra que estaba simplemente soberbio, y que con un toque de wasabi, nos hizo disfrutar como enanos. Los platos principales fueron un foie asado con melocotón de viña, jugoso y de calidad, y un pichón asado con rissotto de frutos secos, curiosa y resultona combinación de sabores. Los postres fueron una tarta brisa de manzana con helado de canela, un clásico muy bien elaborado, y un postre llamado verano, que consistía en helado de cítricos con sopa de melón, rico y fresco.
Aparte de la comida, merece la pena destacar el muy buen servicio, la estupenda atención y la amabilidad de David, Jacobo y el resto del personal de sala, que contribuyeron en gran medida a que pasaramos un rato más que ameno.
En resumen, un sitio más que recomendable para disfrutar de una comida agradable y dejarse perder en esa soberbia carta de vinos. No barato, pero creo que con una buena RCP.
Ah, si, el vino. Pues disfrutamos de un Valdeolmos 2008 (DO Ribera del Duero, tinto con crianza) que nos encantó y fue ganando más y más según avanzaba la comida. Los detalles...otro día.

Las fotos del resturante Els Vents son de su propia web.

jueves, 15 de julio de 2010

Con queso

El pasado sábado 10 de Julio acudimos en Bodega Selección de Campello a un ejercicio de cata-maridaje de vinos y quesos. En total catamos 6 vinos (3 blancos, 2 tintos y uno dulce) y 4 quesos de distinta curación y elaboración. Tras una breve presentación de cada vino, procedimos a la cata de cada uno de ellos para conocerlos. Posteriormente, probamos cada tipo de queso con los 6 vinos, buscando que maridaje nos transmitía las sensaciones más agradables (por afinidad, complementariedad o contraste).
Los vinos catados fueron:
- Santiago Ruiz 2007 (DO Rías Baixas, blanco sin crianza; Albariño, Loureiro, Treixadura; Santiago Ruiz): Amarillo pajizo con reflejos acerados y algún destello verdoso. Buena intensidad aromática, mostrando fruta blanca madura, herbáceos y alguna nota ahumada al final. Paso por boca seco, con buena acidez y matices minerales y de fruta blanca. Persistente. No es un mal vino, pero no me atrajo especialmente.
- Marqués de Alella 2009 (DO Alella, blanco con crianza sobre lías, 100% Pansa Blanca, Parxet): amarillo pálido con reflejos acerados. Nariz muy fresca y frutal, con fruta blanca y notas tropicales. En boca es fresco, quizá algo dulzón con un punto de carbónico. Redondo, ligero y de duración media. Gustó mucho por su frutosidad.
- Olvena Chardonnay 2005 (DO Somontano, blanco con crianza, 100% Chardonnay, Olvena): Amarillo pajizo dorado con reflejos dorados, intenso y brillante. Inicialmente muestra notas de reducción, desplegando después aromas de la crianza, con ahumados, pan tostado y avellanas, sobre un fondo de fruta muy madura. En boca es intenso, untuoso, redondo, con toques minerales y final delicadamente especiado. Algo pasado ya de crianza, pero muy bueno.
- T D'Anguix Crianza 2008 (DO Ribera del Duero, tinto con crianza, 100% Tempranillo, Torres de Anguix): Picota oscuro con ribete violáceo brillante, capa media. Buena intensidad aromática, con fruta roja en primer plano, florales, balsámicos y notas lácticas. En boca se muestra ligero, fresco y muy frutal, con acidez viva y tanino marcado pero delicado, final largo. Un vino muy rico, con muy buena conjunción entre fruta y madera.
- Barón de Olargui Gran Reserva 1998 (DOCa Rioja, tinto gran reserva, Tempranillo, Olargui): Granate de capa media baja, con ribetes aún violáceos, asomando los granates (sorprendente capa y ribetes para un gran reserva de 1998). Nariz muy agradable, destacando cueros, ahumados, fruta en compota, maderas y especias. En boca es seco, con un tanino aún muy presente y un retronasal frutal. Largo y persistente. Está muy bien, dentro del clasicismo riojano.
- Don PX (DO Montilla Moriles, dulce, 100% Pedro Ximénez, Toro Albalá): color ámbar brillante. Aromas de buena intensidad con miel, pasas, café;  goloso y atrayente. En boca es muy agradable, goloso y suave. Nada empalagoso. Un PX muy muy rico.

En cuanto a los quesos, no se nos dijeron marcas, sólo tipos de queso. Así, había un queso joven de leche de vaca con poca sal, un queso de vaca y oveja semicurado, un queso puro de leche cruda de oveja curado (éste si sabemos marca, Páramo de Guzmán, elegido en su día mejor queso de Europa, delicioso) y un Roquefort.
En cuanto a los maridajes, el queso joven bajo en sal quedaba deslucido con el Santiago Ruiz y completamente anulado por el Olvena. No iba demasiado mal con el T D'Anguix, aunque hacía que el vino se notase algo salado; ni con el Olargui, aunque el final se hacía algo astringente. La mejor combinación, para mí, fue con el Marqués de Alella, ambos suaves y frescos, combinando queso y fruta.
El queso semicurado de vaca y oveja no maridaba mal con el Santiago Ruiz, se hacía un tanto desagradable con el Alella y no pasaba de regular con el Olvena. Aceptable con el Olargui y muy muy bien con el Ribera, conjuntándose de maravilla, sin quitarse protagonismo ni despertar notas desagradables.
El queso más intenso (Roquefort aparte), curado 100% leche de oveja, no se llevó nada bien con los vinos más jóvenes, el Rías Baixas y el Alella, pero se entendió aceptablemente bien con los tintos, quizá algo mejor con el Rioja, que con esas notas de crianza marcadas, complementaba al queso. El mejor maridaje sin ninguna duda fue con el Chardonnay con crianza, se entendían de maravilla, se complementaban y ambos ganaban, dejando unas sensaciones en boca muy buenas.
No se me ocurrió intentar maridar el Roquefort con nada que no fuese el Pedro Ximénez, y esa reunión es maravillosa por el marcadísimo contraste entre ambos.
Un ejercicio muy instructivo, que nos enseñó que sí se pueden llevar bien quesos y tintos siempre que se elijan bien ambos, que quesos ligeros se entienden bien con blancos ligeros y frutales y que quesos de cierta enjundia se entienden de maravilla con la Chardonnay bien criada.

miércoles, 7 de julio de 2010

Riesling

La Riesling es una casta de uva blanca originaria de Europa Central. Se cultiva sobre todo en la región de Alsacia y en el valle del Mosela, en Alemania. Da origen a vinos con una acidez intensa, incluso en los de vendimia tardía y sobremadurados, con marcados aromas cítricos y florales. Tiene una gran capacidad de envejecimiento en botella, adquiriendo aromas típicos de hidrocarburos. Está considerada por los entendidos, como una de las mejores, si no la mejor, de las variedades blancas.
Gracias a la sugerencia y recomendación de Oscar Gallifa de Vadebacus, me decidí a hacer otra de mis minicatas dedicada a esta casta, para lo que me hice con rieslings secos de Alsacia y Mosela, así como un dulce de vendimia tardía también del Mosela. España estuvo representada por un blanco del Penedés.
- Waltraud 2008 (DO Penedés, blanco joven, Torres): amarillo pajizo pálido, brillante, reflejos dorado claro. Buena intensidad aromática, con cítricos, frutas blancas y flores. En boca se mostró fresco, vivo, ligeramente untuoso, largo y con un cierto dulzor final, destacando una acidez que, habiendo ya terminado la comida hacía unos minutos, seguía haciendo salivar. Lo hicimos enfrentarse a una gulas (no hay presupuesto para angulas de verdad) y unas rodajas de tintorera al azafrán, y se complementó de maravilla con el pescado y la salsa. Un vino muy rico y agradable, pero que me daba la sensación de que le faltaba algo.
- Léon Beyer Riesling 2007 (AOC Alsace, blanco joven, Léon Beyer): amarillo pálido con reflejos limón, limpio y brillante. Aromas más complejos, con cítricos dominando, notas herbáceas, algo de manzana y toques especiados. Acidez muy viva, incluso mínimamente excesiva, recuerdos de cítricos (piel de limón), seco  y con un final bastante largo. Al presuponerle más intenso, le maridamos con unas croquetas de boletus y unos rollitos de pollo al horno rellenos de jamón ibérico y queso, con mermelada de tomate, y aguantó el tipo como un campeón, pudiendo su acidez con todo. Creo que este vino se merece un tiempo más de botella, y esa acidez algo excesiva se moderará.
- Barzen Riesling Trocken 2008 (DO Mosel, blanco joven, Weinhaus Barzen): amarillo pálido con reflejos dorados, brillante. Nariz elegante y de buena intensidad, con frutas tropicales y cítricos, recuerdos florales y de manzana, con un envoltorio dulzón. En boca tiene una acidez fresca y viva, es ligeramente untuoso, muy  afrutado, con un muy leve toque de carbónico y un sutil dulzor. Le unimos a unos fideos con gambas y mejillones salteados con salsa de pescado al azafrán, y la pareja resultó muy bien avenida. De los tres Rieslings secos, el que más gustó y más apeteció repetir. El más elegante y redondo de los secos probados.
- Barzen Riesling Auslese 2005 (DO Mosel-Saar-Ruwer, blanco dulce, Weinhaus Barzen): amarillo pálido con reflejos acerados, límpido. Aromas muy distintos al resto, dominando notas herbáceas (hinojo?), fondo frutal y toques minerales; nariz compleja y diferente. En boca destaca una dulzura muy suave fantásticamente conjuntada con una acidez deliciosa, que lo hace más que apetecible. Nada empalagoso, apetece una copa detrás de otra. Deja al final esas notas herbáceas. Se midió de tú a tú con una pannacota con chocolate (si, ¡chocolate!). Diferente y muy rico; seguro que aún ganará durante algún tiempo en botella, pero está delicioso.
Mencionar también el primer Riesling alsaciano que probé, un Bestheim Riesling Reserve (AOC Alsace, blanco con crianza en botella, Bestheim). Amarillo pálido con algunos reflejos verdosos. Intensidad media, destacando caucho y fruta de hueso. Seco, con muy buena acidez.
Unos vinos con una acidez impresionante, crujiente y viva, que los hace frescos y muy apetecibles; que hace que los dulces sean deliciosos y cueste mucho parar de beberlos. Elegantes y sutiles, con muchas cosas por mostrar, pero que lo hacen con discreción, a quien sabe buscar y tiene paciencia. Que parecen guardar sus secretos en un envase fino y delicado.
De los probados, me quedo con los Barzen por su calidad y elegancia, y me gustaría poder probar ese Beyer 2007 el año que viene.
Ah, Oscar, el Auslese de Barzen ha sido el único vino con el que he visto a la otra mitad de esta casa acercarse al frigo y beberse un par de tragos...¡directamente de la botella!.

La foto del racimo de Riesling está tomada de la Wikipedia.

jueves, 1 de julio de 2010

El Verano y los Vinos de Alicante

El pasado día 28 de Junio, se celebró en los jardines del MARQ de Alicante, el cuarto encuentro El Verano y Los Vinos de Alicante, en el cual varias bodegas de la DO Alicante dan a conocer sus productos a los profesionales y al público en general. Este año participaban unas 25 bodegas, las cuales aprovecharon esta magnífica oportunidad para darse a conocer, presentar nuevos productos olas nuevas añadas de sus mejores vinos.
No tenía pensado asistir, pero un encuentro fortuito con Rafael Bernabé, de Bodegas Bernabé Navarro, que me invitó animosamente a asistir, me convenció de darme una vuelta a ver lo que se cocía.
Nada más llegar, pude probar la nueva añada (2008) del Beryna de Bernabé Navarro. Se trataba de una muestra de depósito, lo que hacía que aún fuese algo rebelde y rústica, pero tras un bonito picota intenso bien cubierto, mostraba buenos aromas a fruta negra y roja muy madura, notas florales y balsámicos. En boca tenía una acidez y una tanicidad algo desbocados aún, pero que un tiempo de botella domarán sin duda, y que le auguran a este vino una capacidad de envejecer bastante larga. Rafa, aún tengo que saborear con calma y plasmar aquí lo que me mandaste. Te lo debo.
Tras una vuelta por los stands, y probar algunas cosas muy interesantes, me dí cuenta de la gran cantidad de vinos que lucían la etiqueta de ecológicos, por lo que me dediqué fundamentalmente a ellos, con el resultado que a continuación comento.
- Miracle Planet 2008 (tinto con barrica, 100% Monastrell, Vicente Gandía): picota intenso bien cubierto. Aromas de buena intensidad y muy agradables a fruta roja y negra muy madura, con toques florales. En boca es lleno, sedoso, con un tanino dulce y suave. Muy rico.
- Mas de Caraita Rosado 2008 (rosado, 100% Monastrell, Porsellanes): rosa pálido brillante poco cubierto. Nariz diferente, alcohólica con notas sobre todo florales. Buen paso por boca, fresco y rico.
- Mas de Caraita Tinto 2008 (tinto con barrica; Garnacha, Syrah y Tempranillo; Porsellanes): granate algo apagado con ribetes evolucionados. Nariz intensa, con balsámicos y maderas dominando sobre fruta madura. En boca es lleno, intenso, con buen cuerpo y final algo tánico. Se notaba mucha madera para tener sólo 3 meses de barrica.
- Terra del Mañá Selección Barricas 2008 (tinto con crianza; Monastrell, Merlot, Syrah; Santa Catalina del Mañán): picota limpio y brillante. Nariz intensa y distinta, con fruta madura, flores (violetas?) y notas almendradas. En boca es suave, fluido, algo goloso, con un tanino muy pulido y suave. No está mal, pero nada del otro mundo.
- Terra del Mañá Maceración Carbónica 2009 (tinto joven, 100% Monastrell, Santa Catalina del Mañán): bonito color cereza brillante. nariz muy agradable, con fresas, flores y lácteos. Boca fresca y muy agradable. El primer MC de Monastrell que pruebo, y me gustó mucho.
- Alhenia 2008 (tinto con barrica, 100% Monastrell, Vinos de Algueña): cereza brillante de capa media. Bonitos aromas a fruta roja madura con notas de madera suaves. Paso por boca fresco y suave, algo golosón. No está mal.
- Laudum Nature 2009 (tinto joven; Tempranillo, Monastrell, Cabernet Sauvignon; Bocopa): bonito color cereza brillante. Aromas dulzones a ruta roja madura. En boca se mostró suave, ligero y algo goloso. Un vino rico, pero que puede cansar.
En resumen, unos vinos de cultivo ecológico interesantes, con algunos buenos descubrimientos, como el Miracle Planet, el Mas de Caraita Rosado y el Terra del Mañá Maceración Carbónica. Éste último se deja beber muy muy bien.
No todo fueron vinos eco, había mucho más para probar y comentar, así que, esto fue el resto de lo que dio de si, para mí, el encuentro.
- Miracle Fusión 2009 (blanco joven; Chardonnay, Sauvignon Blanc, Moscatel; Vicente Gandía): amarillo pálido brillante. Nariz muy de buena intensidad, muy frutal (fruta blanca, cítricos) y notas animales de la Sauvignon. En boca muy frutal y fresco, con una acidez fantástica. Uno de los que más me gustó, sin duda.
- Miracle Music 2009 (rosado; Syrah, Garnacha, Vicente Gandía): rosa pálido con reflejos grisáceos. Aromas muy atrayentes de fresa y golosinas. Buena acidez, frutal y fresco. Un rosado muy rico.
- Sein 2008 (tinto con crianza; Monastrell, Syrah; Vinessens): picota muy oscuro y cubierto. Nariz muy intensa, floral, fruta madura, balsámicos. En boca es amplio, con una acidez algo marcada y un tanino algo rústico. No me entusiasmó.
- Tesón Vega Cuyar 2005 (tinto joven, 100% Monastrell, Bodegas Alejandro): granate algo apagado con ribetes granatosos. Aromas intensos y golosos a fruta en compota. Paso por boca amplio y goloso, con retronasal frutal y tanino muy dulce y suavizado. Sorprendente para ser un 2005.
- Finca Collado Blanco 2009 (blanco con barrica; Moscatel y Chardonnay; Finca Collado): bonito amarillo dorado intenso. Nariz con mucha fruta en primer plano y fondo con notas de crianza. Buen paso por boca, algo falto de acidez. No está mal, pero igual estaba mejor sin esos 3 meses de barrica de la Chardonnay.
- Finca Collado Tinto 2007 (tinto con crianza; Cabernet Sauvignon y Merlot, Finca Collado): picota bien cubierto. Aromas de buena intensidad con fruta negra, especias, pimentón. Paso por boca intenso, con taninos marcados y duración media. No está mal.
- Migjorn 2006 (tinto con crianza; Cabernet Sauvignon y Merlot; Daniel Belda): picota muy oscuro, bien cubierto. Nariz de buena intensidad, destacando las especias (pimienta), pimiento y notas de la crianza en madera. En boca es lleno, aterciopelado, con un tanino redondo e integrado. Largo y muy rico.
Otras cosas que pude probar fueron el rosado y el tinto de Vivanza, de nuevo el Mo Salinas y ese invento de Bocopa que es el Marina Espumante (espumoso 100% Moscatel de Alejandría, dulzón, suave y muy refrescante) que está teniendo un exitazo este verano.
En cuanto a las personas, muy buena asistencia de público (incluidos politiquillos y politicastros) que me dio la sensación de que buscaba sobre todo una copa gratis y lucir modelo y careto. Noté en general mucha juventud y quizá algo de falta de profesionalidad en los stands, que supongo que se irá mejorando con el tiempo.
Los vinos, típicamente mediterráneos, intensos, llenos, muchos algo golosos, con muchas cosas interesantes. Me quedaría con el Miracle Fusion, el Terra del Mañá Maceración Carbónica, el Finca Collado Tinto y el Migjorn, siendo estos últimos dos ejemplos magníficos de vinos de castas bordelesas pero claramente levantinos.