miércoles, 31 de octubre de 2012

jueves, 25 de octubre de 2012

III Ranking Independiente de los 10 Mejores Vinos por Menos de 10€

Allá por Noviembre de 2010, Mariano Fisac, autor de algunos de mis blogs de cabecera, como Mileurismo Gourmet, Crudismo Gourmet y Wine Gossip from Spain, tuvo una idea: elaborar un ranking de vinos con un precio que la mayoría de los bolsillos pudiesen pagar. Los vinos serían propuestos por los lectores del blog, el panel de catadores saldría, entre otros, de los mismos lectores, y lo más importante, el precio de los vinos no debía pasar de los 10€. Aquella idea acabó contando con 47 marcas que fueron catadas a ciegas por 12 catadores (viticultores, expertos, aficionados y prensa especializada) y con un fantástico fin de fiesta.
Esa pequeña idea, nacida de la mente de un blogger, gestada en un blog, apoyada por bloggers, tuvo en su segunda edición un panel de 24 catadores que tuvieron que lidiar con más de 300 etiquetas para elegir a los ganadores de este segundo ranking. La cosa ya merecía páginas en prensa y difusión a todos los niveles.
Pues bien, he aquí la continuación de la idea genial. Mariano Fisac, esta vez con apoyos de lujo, nos propone y nos invita a participar de nuevo en una nueva edición, el III Ranking Independiente de los 10 Mejores Vinos por Menos de 10€. El pequeño bebé se hace mayor, y creo que esta será su puesta de largo definitiva. Pero me han susurrado que la creación no se convertirá en un monstruo que devorará a sus progenitores y acabará pareciéndose a esos otros mega eventos en los que departir serenamente con un viñerón es poco menos que imposible.
Ánimo a todos. Suerte no les deseo, no la necesitan.

domingo, 21 de octubre de 2012

Cerrando la Trilogía: Guímaro B1P 2009

No es una novedad para los lectores de este blog mi opinión sobre los vinos de la Ribeira Sacra. Vinos ya elogiados en la época romana, y luego ampliamente difundidos por el Camino de Santiago. Vinos que nacen de la viticultura heroica;viñedos situados en laderas con pendientes inverosímiles  en las que el trabajo de la viña sólo es posible si se ama lo que se hace.
Ya hemos hablado antes de los dos hermanos menores de este vino, y en esta ocasión cerramos la trilogía comentando el vino que Raúl Pérez etiqueta para su exportación como El Pecado, y que Guímaro etiqueta para su venta en España, para quien encuentre alguna botella, como Guímaro B1P.
100% Mencía de esas laderas imposibles de las riberas del Sil, de los viñedos más mimados de la propiedad; vinificación con parte de raspón y crianza de 14 meses en barricas de roble francés dan como resultado la niña bonita de la bodega.
Guímaro B1P 2009 (DO Ribeira Sacra, tinto con crianza 100% Mencía, Adegas Guímaro) nos muestra un color picota granatoso de ribetes granate. Nariz de buena intensidad, franca y agradable, con fruta roja en primer plano, monte, recuerdos vegetales y algo mineral. En boca es un vino de buena intensidad, agradable, de muy buena acidez, con un tanino sedoso y final frutal de duración media.
Un muy buen vino, pero algo enigmático. A veces parece que hay más de lo que dice, a veces parece que no da más de si. Por momentos parece pedir más botella, en otra aproximación dice que hay que beberlo ya.
Esta botella fue abierta allá por junio, y me he guardado otra botella para dentro de unos meses.

martes, 16 de octubre de 2012

Un Buen Champagne Rosado

No soy muy aficionado a los espumosos rosados, y de lo poco que he probado, me vienen a la mente el Veuve Clicquot Rosé, el Elyssia Pinot Noir de Freixenet y poco más. Pero el otro día, después de hacerme con algunas viandas de diverso tipo, y viendo que iban a requerir algo especial para acompañarlas, decidí traerme a casa este champagne, que sin conocerlo, la verdad es que me entró por el ojo.
La maison Pierre Moncuit fue fundada en 1889 por Pierre Moncuit y su esposa Odile Moncuit-Delos en Mesnil sur Oger, cuna de los más elegantes grand cru de la región de Champagne. Actualmente poseen unas 25 Ha de viñedo plantado con Chardonnay, 20 en Mesnil y 5 en Sezanne, con algunas cepas de más de 90 años. Elaboran seis tipos de champagne, incluidos dos vintage; todos blanc de blancs, a excepción del que hemos podido disfrutar hace unos días, y que no me he podido resistir a comentar aquí.
El Champagne Pierre Moncuit Brut Rosé Grand Cru (AOC Champagne, 80% Chardonnay, 20% Pinot Noir, Pierre Moncuit) se elabora a partir de un blanc de blancs grand cru de Mesnil y un Pinot Noir grand cru procedente de un viñedo situado en Ambonnay. Es un champagne de un bonito color asalmonado claro, tirando a piel de cebolla, brillante, con una elegante burbuja muy fina y continua. En nariz se muestra intenso y sugerente, con frutillas rojas en primer plano, hojas de cítricos, algo de avellanas y un destello de mantequilla dulce. En boca es un champagne agradablemente seco, suave pero con presencia, muy frutal, con un carbónico tan bien integrado que parece no estar ahí, y con un final que invita inmediatamente a otra copa. Lo hicimos medirse de tú a tú con unas lonchas de Joselito, un poco de Brie de Meaux y de Reblochon y un paté de pato a la naranja, y se entendió de maravilla con todo ello. El Pinot Noir charlaba amigablemente con el jamón, los quesos y la Chardonnay iban de la mano, y el carbónico controlaba los excesos del paté.
Un champagne de disfrutar mucho, pero que como uno se descuide, va la botella.

domingo, 14 de octubre de 2012

Regreso a Martín Códax

Tras los interesantes debates surgidos alrededor de Ovni 2011 que puso a nuestra disposición Coalla Gourmet, Sibaritastur me propuso que catásemos los dos en fechas cercanas este otro vino, para compartir impresiones. Y, aunque con un poco de retraso que él sabrá disculpar, así lo he hecho.
Tengo que reconocer que Martín Códax fue uno de los vinos que me descubrió los "albariños", los vinos de la DO Rías Baixas; y que en tiempos me gustó mucho y era para mí una referencia en la zona. Pero con el tiempo he ido probando otros vinos, conociendo otros productores y descubriendo ora forma de hacer las cosas. Además, he visto como algunos, aprovechando el tirón de la contraetiqueta, abogan por el vender más como sea, y ese como sea suele ser a costa de la calidad.
En cualquier caso, he vuelto a encontrarme con el básico de la casa. Martín Códax 2011 (DO Rías Baixas, blanco joven 100% Albariño, Martín Códax) me mostró un bonito color amarillo alimonado con reflejos verdosos y acerados, bastante brillante. En nariz me resultó agradable e interesante, con fruta tropical, lichis, recuerdos herbáceos y de jazmín y algo de plátano al fondo. Pero en la fase gustativa todo cambió, ya que si bien tiene una acidez muy correcta y un amargor agradable, resultó un vino bastante flojo, con apenas intensidad sápida, del que sólo tras calentarlo bastante en copa, logré extraer algo de cítricos y poco más.
Desde mi humilde opinión, un tipo de vino que no debe ser el abanderado de la DO Rías Baixas; que, al menos en esta añada, se mostró acuoso y plano en boca, y que si bien puede dejarse beber acompañando a un queso de tetilla o unos langostinos a la plancha, no da para mucho disfrute por si sólo.
Ojo, de esta bodega he probado cosas interesantes, como Gallaecia o Martín Códax Lías, pero creo que el básico es el vino que marca y muestra la forma de trabajar de una bodega, su filosofía, y en este caso, el básico de Martín Códax fue un vino del montón.

sábado, 6 de octubre de 2012

Clásicos vs. "De Autor"

Los Clásicos
Ayer asistimos a una cata que resultó ser de lo más interesante. La idea era inicialmente comparar vinos clásicos con los llamados vinos de autor, de garaje, o de alta expresión; pero dio para mucho más. Con 6 vinos, pudimos apreciar las características de los vinos clásicos de dos de las DO más tradicionales de España; ver como un mismo vino, de corte clásico, cambia de forma importante de una añada a la siguiente para acercarse más al gusto del mercado actual; descubrir que una bodega de corte tradicional y para muchos, de segunda, elabora un vino moderno, con prestancia y calidad; darnos cuenta de como algunos proyectos con muy buena intención y ánimo, acaban renqueando un poco; y para terminar, ver como algunos elaboradores, muy optimistas y valientes en sus predicciones, fracasan.
Marqués de Murrieta es una bodega con más de 150 años de historia que actualmente elabora desde el moderno Dalmau, hasta el vino de finca Castillo Ygay. Nosotros empezamos la tanda de vinos clásicos con el Marqués de Murrieta Reserva 2006 (DOCa Rioja, tinto reserva, 88% Tempranillo, 7% Mazuelo, 3% Garnacha Tinta, 2% Graciano; Marqués de Murrieta), un vino de color granatoso, de capa baja, donde ya asoman los teja; en nariz nos da regaliza, maderas, especiado, café; una nariz elegante y fina. En boca se muestra sedoso, delicado, con mucha fruta negra en un retronasal largo y elegante. Sin duda un enorme vino. La primera comparación de la velada vino con la siguiente añada del mismo vino, añada en la cual se da un giro a la elaboración, para acercarse un poco más a lo que se supone que el mercado demanda, es decir, vinos más frutosos, con más extracción y más garra. Así, Marqués de Murrieta Reserva 2007 (DOCa Rioja, tinto reserva, 85% Tempranillo, 8% Garnacha tinta, 6% Mazuelo, 1% Graciano; Marqués de Murrieta) viste de un joven color picota oscuro, con ribete entre violáceo y granate, de brillante capa media alta. En nariz nos da fruta negra madura, suaves vainillas y ahumado leve; una nariz menos sugerente que su predecesor. En boca, es un vino más lleno y carnoso, frutal, con una tanicidad más marcada, aunque en absoluto desagradable. La misma marca, dos años consecutivos, dos vinos totalmente diferentes, del que, sin duda, me quedo con el primero.
La parte clásica de la cata se completó con un representante de la Ribera del Duero. Balbás es una bodega que nace hace más de 200 años, habiéndose hecho cargo de la misma cuatro generaciones de la misma familia. Formó parte, junto con otras 25 bodegas, del grupo que constituyó lo que hoy se conoce como DO Ribera del Duero. Balbás Reserva 2001 (DO Ribera del Duero, tinto reserva, 90% Tempranillo, 10% Cabernet Sauvignon; Balbás) es un vino de un ya evolucionado color caoba, con ribetes entre caoba y teja. Inicialmente mucho tufo de reducción, por lo que hubo que esperar hasta el final de la cata para poder apreciar de verdad este vino, que nos mostró en nariz aromas de la crianza, pimienta, fruta madura en compota y notas licorosas. En boca es un vino ya muy suave, sin aristas, algo dulzón, con un tanino muy agradable. Un buen vino que va ya en camino de bajada, pero que tiene una vejez venerable.
Empezamos la parte de la cata dedicada a los vinos de autor con una bodega mucho más joven que las anteriores, fundada en los años 60 con el asesoramiento de Émile Peynaud, por una familia que ya poseía, entre otros, un Gran Cru Classé bordelés; es decir, no eran precisamente novatos en esto de hacer vino. Marqués de Cáceres es, en mi humilde opinión, una bodega algo infravalorada; si, elaboran más de 10 millones de botellas, pero sus vinos son siempre muy correctos, y si bien no suelen encandilar, tampoco suelen fallar. Pero esta bodega elabora también vinos de corte más moderno y de mayor presencia, como Gaudium y el que catamos ayer, MC 2008 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Marqués de Cáceres). Es un vino de color picota granatoso, con ribete granate, de capa alta. Nariz intensa, licoroso, con mucha fruta negra, especiado y balsámico. En boca es fresco, sedoso, bastante lleno, frutal, algo dulzón al final, con un tanino elegante. Un vino más al estilo moderno, que a mi me gustó bastante, como para hacerse con alguna botellita.
Los "Modernos"
El primer chasco de la noche vino de la mano de una bodega a la que el director de la cata reconoció tenerle cierto cariño. Gordonzello S.A. nace en 1995, con el propósito de recuperar viejos viñedos; y en 2002 nace la nueva Bodega Gordonzello, que busca, entre otras cosas, parar la sangría de emigración de la región y dar empleo a su gente. Esta bodega decide elaborar uno de los llamados vinos de autor, y nace Peregrino 14 2008 (DO Tierra de León, tinto con crianza 100% Prieto Picudo, Bodegas Gordonzello). El vino nos mostró un sospechoso color caoba brillante e intenso, con ribetes también caoba, que no presagiaban buenas cosas para un 2008. La nariz estaba dominada por la barrica, con especias, algo de fruta compotada y alguna nota química sobrevolando. En boca destacaba el toque dulzón y la acidez marcada, algo descompensada, que hacían que el conjunto no fuese agradable. Igual es un vino para beber más joven, igual la variedad no lleva bien los 14 meses de barrica, pero en general no gustó.
La cata terminó con una decepción importante. La familia Pérez Ovejero forma parte del grupo de viticultores y enólogos responsables de la renovación y resurgimiento del Priorat, haciendo que alcanzara las cotas de fama y precio que actualmente tiene, con una ayudita también del Sr. Parker. De Mas Martinet probamos un vino que se suponía que iba a tener una gran capacidad de guarda, con una vida de hasta unos 20 años. Así, nos echamos a las copas y a la boca, Clos Martinet 1998 (DOCa Priorat, tinto con crianza 35% Garnacha Tinta, 20% Cabernet Sauvignon, 35% Merlot y 10% Shiraz; Mas Martinet), que nos enseño un color caoba de buena capa, con ribetes caoba. En nariz, fruta confitada, bombón de licor y café. En boca, dulzón, como pasificado, recordando incluso a un Pedro Ximénez. Debió ser un gran vino en su juventud, porque tiene las hechuras, pero está ya de capa caída.
Como ya dije, una cata muy interesante, muy instructiva y aleccionadora. Marqués de Murrieta pre 2007 sigue siendo un vino que me encanta, y el cambio llevado a cabo en 2007 no ha dado como resultado un mal vino, en absoluto, pero me gusta más el estilo más clásico. Cuando alguien se lanza a la aventura de hacer un moderno vino de autor o alta expresión, con largas maceraciones, mucha extracción, madera nueva, carga frutal potente, y demás, ha de tener mucho cuidado con las castas que elige y como las maneja, ya que lo que podría ser un buen vino joven o de breve crianza, se puede transformar en un abuelete precoz. Por último, debemos ser siempre humildes con lo que hacemos; estar orgullosos de las cosas bien hechas, pero tener cuidado antes de profetizar ciertas virtudes que luego pueden no cumplirse del todo.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Recién Llegados

Acaban de aterrizar en casa. Mis botellas de Artadi Pagos Viejos 2010 y Psi 2010 compradas el año pasado en avanzada.
El tiempo dirá.