miércoles, 22 de abril de 2009

Una nueva criatura

Un vino que te sorprende, un disco que no te cansas de oir, un restaurante donde te hacen disfrutar, un libro que te transporta. Todo esto forma parte de los pequeños y grandes placeres de la vida. A veces mucho mayores por inesperados, a veces más deliciosos por reincidentes, pero siempre bienvenidos y recordados. Y para recordarlos y compartirlos, los homenajeo en un nuevo blog. Que lo disfruten.