domingo, 30 de junio de 2013

Leirana y Finca Genoveva

Ya hemos hablado largo y tendido aquí sobre uno de los bodegueros que, desde mi humilde pinto de vista, más está haciendo por la recuperación de castas y artes tradicionales en las Rías Baixas. Me refiero a Rodrigo Méndez, alguien que no necesita más presentaciones, al menos para los lectores de este blog.
De los dominios de Rodri en Cambados, Forjas del Salnés, y de su trabajo con el berciano Raúl Pérez, salen algunos de los vinos más interesantes que se están haciendo por esas tierras. Tanto sus Goliardos como sus monovarietales de Albariño, los conocidos Leirana, conquistan a casi todo el que los prueba.
En esta ocasión comparto mis impresiones sobre los blancos más conocidos de Forjas del Salnés, el básico Leirana, y el blanco con crianza, Leirana Finca Genoveva, antiguamente conocido como Leirana Barrica.
Leirana 2010 (DO Rías Baixas, blanco joven 100% Albariño, Forjas del Salnés) se elabora con uvas procedentes de un viñedo de unas 4Ha, plantado en suelos de arena y granito, y de una edad media de entre 40 y 60 años. Rodri vendimia cuando la uva ha alcanzado un alto grado de maduración. Fermentación en acero y ligero reposo con sus lías. Estabilización, filtrado ligero y algo de reposo en botella antes de salir al mercado, y tenemos otro de esos albariño de los de verdad, que no huelen a plátano ni a otras cosas raras. El vino nos muestra en copa un color amarillo pajizo con reflejos dorado pálido. En nariz, aunque no es explosiva, tenemos elegancia y cierta complejidad, con flores blancas, piel de manzana verde, fruta de hueso y puntas minerales. En boca se revela como un vino lleno, de buena presencia, con acidez fresca y cítrica y un cierto recuerdo de almendras amargas, suave y de buena persistencia. Un vino delicioso, que ha desarrollado complejidad con los años en botella aunque se ha atenuado un poco respecto a la botella que catamos en la bodega hace algo menos de un año.
Con uvas de la mejor finca, Finca Genoveva, algo menos de 1Ha donde conviven Caíño, Albariño y alguna otra casta, se elabora el que podríamos considerar hermano mayor del Leirana. Uvas de cepas de más de cien años, que fermentan con levaduras autóctonas, y crianza de unos 12 meses en fudres usados de roble francés, sin bâtonnage, dan origen a uno de los mejores blancos con madera de las Rías Baixas, y para algunos, uno de los mejores blancos de España. Leirana Finca Genoveva 2010 (DO Rías Baixas, blanco con crianza 100% Albariño, Forjas del Salnés) tiene un bonito color amarillo dorado con reflejos oro pálido. Nariz de buena intensidad, sugerente, destacando nada más descorchar los aromas amielados, que dan paso a la manzana reineta muy madura, herbáceos y recuerdos como de manzanilla. En boca es un vino muy interesante, marcando de inicio unos tostados que se acompañan de una muy buena acidez, con un paso algo graso y bastante lleno, que deja un final muy agradable. Fantástico vino, que puede tener aún una evolución muy interesante.
Grandes vinos elaborados por un gran tipo, empeñado en volver a hacer las cosas como se hacían antaño, y alcanzando unas cotas de calidad muy elevadas.

martes, 25 de junio de 2013

Burdeos 2010. ¿Por Dónde Empezar?

Hace algunos días han llegado mis vinos de Burdeos de la añada 2010 adquiridos en avanzada en Julio de 2011.
Maravillosa, sensacional, extraordinaria, fuera de serie, fantástica. Todos estos calificativos se han aplicado a esta añada 2010 en Burdeos, con algunas bodegas afirmando que han elaborado unos de los mejores vinos de su historia. Esto, claro está, se ha notado, y mucho, en los precios de unos vinos ya de por si tremendamente sujetos a la especulación. Los Cru Classé más famosos estaban ya en avanzada, a unos precios impagables.
Siguiendo la máxima de que en Burdeos, "en años grandes vinos pequeños, y en años pequeños vinos grandes", decidí adquirir vinos de ambas orillas, de châteaux no de primera línea, pero que por lo leído ofrecen una excelente relación calidad-precio.
Ahora las dudas son, ¿Cuánto tiempo dejarlos reposar tranquilos en la vinoteca? ¿Por dónde  empezar? Mi idea es, en cualquier caso, darles al menos entre 6 meses y un año más a  todos, y luego empezar por los vinos de menor clasificación y por aquellos con mayor  proporción de Merlot, dejando los Cru Classé y los elaborados con mayor proporción de Cabernet Sauvignon para un poco más adelante.
Aquí la lista de vinos. Se admiten opiniones.
- Château de La Dauphine 2010 – AOC Fronsac: 90% Merlot, 10% Cabernet Franc. Crianza de 12 meses, con un 30% de barricas nuevas.
- Château Haut-Beauséjour 2010 – AOC Saint-Estèphe (Cru Bourgeois): 53% Merlot, 47% Cabernet Sauvignon. Crianza de 12 meses, 35% de barricas nuevas.
- Château de Pez 2010 – AOC Saint-Estèphe (Cru Bourgeois Exceptionnel): 52.5% Cabernet Sauvignon, 47.5% Merlot. Crianza 15 meses, 40% de barricas nuevas.
- Château Fonroque 2010 – AOC Saint-Émilion Grand Cru Classé: 88% Merlot, 12% Cabernet Franc. Crianza de 14 a 18 meses, con un 40% de barricas nuevas, 40% barricas de un año y 20% del vino en depósitos de cemento.
- Chateau Lafleur-Gazin 2010 – AOC Pomerol: 80% Merlot, 20% Cabernet Franc. Crianza de 18 a 22 meses.
- Château Grand Village 2010 – AOC Bordeaux Supérieur (Fronsac): 75% Merlot, 25% Cabernet Franc. Crianza de 12 meses con un 20% de barricas nuevas.

sábado, 22 de junio de 2013

Un Gallego en California

James Suckling es un conocido catador y prescriptor de vinos, antiguo editor senior y ex-director de la oficina europea de la revista Wine Spectator.
En este video, Suckling acude a la tienda The Wine House, en Los Angeles, California, para proponer al vendedor catar a ciegas 5 vinos por debajo de 30€, que comprará si los puntúa con 90 puntos o más.
Atención al tercer vino de la cata, me ha dado una gran alegría verlo allí. 26,99$.

domingo, 16 de junio de 2013

Tintos También en Verano

"¿Por favor, me puede traer una cubitera para refrescar el vino tinto?" Esta frase sigue rechinando en los oídos de muchos camareros, aunque por suerte cada vez menos. Y es que la vieja sentencia de que el vino tinto debe beberse a temperatura ambiente está muy bien si estamos en una apacible tarde primaveral de las Rías Baixas a unos 16ºC. Pero cuando cambiamos eso por una terraza alicantina en pleno mes de agosto, a 35ºC, el tinto a temperatura ambiente se vuelve un brebaje imbebible.
Ayer, en Bodega Selección de Alicante, realizamos un ejercicio de cata para demostrar como los vinos tintos también pueden beberse y disfrutarse en verano, siempre y cuando tengamos la precaución de servirlo a la temperatura adecuada.
El ejercicio no estuvo basado en lo que sería lo obvio, tintos de maceración carbónica y similares, pensados para servirse a unos 11 - 12ºC y muy adecuados para la época estival, si no que catamos vinos con distintos tiempos de crianza y paso por madera, para ver cómo incluso estos tintos, correctamente atemperados, pueden disfrutarse cuando el calor aprieta.
Empezamos con dos vinos más jóvenes y ligeros, previamente enfriados, para que llegaran a la mesa a unos 12ºC. Paso a paso 2011 (DO La Mancha, tinto con crianza 100% Tempranillo, Bodegas Volver) es un tinto con 6 meses de crianza en barrica de roble francés y unos nada desdeñables 14º. Nada más descorchar, intensos aromas lácticos, que pronto se diluyen, dando paso a abundante fruta roja ácida y fresca, y tras agitar a notas florales y minerales, con algo de fruta negra, y que evoluciona en copa dejando salir cacao, torrefactos y toffee. En boca es un vino seco, de buena acidez, algo tánico, con frutas rojas en el retronasal. Un vino con mejor nariz que boca, que si bien no me entusiasmó, iría bien con comidas ligeras tipo barbacoas.
Seguimos con un vino alicantino, Moratillas Roble 2012 (DO Alicante, tinto roble, Monastrell y Petit Verdot, Bodegas Francisco Gómez) es un vino de cultivo ecológico con una crianza de unas 8 semanas en roble francés nuevo. De color granatoso con ribetes rubídeos amarronados, de capa baja. A copa parada nos da en nariz recuerdos de la crianza, fruta negra muy madura, y poco más. En boca es un vino ligero, suave y fresco. No está mal en boca, pero no me dice gran cosa. Servido a unos 12º se deja beber.
Pasamos ya a vinos con más enjundia, de los que mucha gente se resiste a beber cuando el calor da pocos respiros. Altos del Marqués Crianza 2007 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Bodegas Altos del Marqués) se somete a una crianza de 12 meses en barrica de robles americano (75%) y francés (25%), de un tostado medio. Viste de color picota granatoso bien cubierto, con ribete granatoso de vino evolucionado. A copa parada notas de reducción y algo de fruta en licor, que al agitarse dejas paso a puntas alcohólicas, fruta negra muy madura, regaliz y viruta de lápiz. En boca se muestra frutal, fresco, de buena acidez y con un tanino bien presente al final. Un vino potente pero bien conjuntado, que servido a la temperatura adecuada se bebe muy bien.
Terminamos el ejercicio con un vino que cada vez que lo pruebo me gusta más. Natalia Calleja elabora en las bodegas Asenjo y Manso, unos vinos elegantes y seductores. Silvanus 2007 (Do Ribera del Duero, tinto con crianza 100% Tempranillo, Bodegas Asenjo y Manso) tiene una crianza de 12 meses en barrica de roble francés (80%) y americano (20%), y unos potentes 14,5º. Picota de buena capa, con ribete violáceo asomando algún rubí. A copa parada se marcan las maderas finas y tras agitar se despliegan las frutas negras muy maduras,  notas florales, especiado fino, estando la madera como un sutil efluvio de fondo, una nariz perfumada y elegante. En boca es un vino suave, frutal, de cuerpo medio, elegante, bien conjuntado, con un tanino final muy dulce. Una gozada de vino, disfrutable en cualquier ocasión.
Acabada la cata, decidimos quedarnos a cenar en la propia tienda. Desde hace algunos meses, la gente de Bodega Selección Alicante abrió en el local lo que han dado en llamar Zona Foodie. El cliente puede elegir de entre todas las referencias de la tienda el vino que desea beber, y quedarse en algunas de las mesas dispuestas para ello, a disfrutar de los productos de una carta no muy extensa, pero con materia prima y elaboraciones de mucha calidad. En esta ocasión volvimos a disfrutar de una muy rica ensalada "Mar y Tierra" con unas deliciosas anchoas y unos fantásticos tomates de Mutxamel, una muy buena tabla de quesos donde destacaba el potente queso de Páramo de Guzmán, un exquisito lomo de orza, con una delicadeza y un sabor que he probado en pocos sitios, y el plato estrella, una creación propia a la que han bautizado Carpaccio "Chardonnay", plato en el que se buscan reproducir las notas más características de esta casta, donde las notas herbáceas las pone el calabacín cortado muy finamente, los recuerdos ahumados corren a cargo del salmón y el punto cítrico lo da el toque justo de limón, todo ello aderezado con un delicioso AOVE de la tierra y la cantidad precisa de vinagre balsámico. Un plato que invito a todos a saborear con calma. Cerramos la velada con una deliciosa tarta de manzana casera con un toque aromático especial, que mi otra mitad descubrió al instante, y que según se nos dijo, hemos sido los primeros en acertar. La comida estuvo remojada por una botella de Cava Bohigas Brut Gran Reserva, que definitivamente no acaba de convencerme del todo, una copita de esa delicia que es Don PX de Toro Albalá, y cerrando con un buen Gin Tonic de Martin Miller.
En resumen, una didáctica y agradable tarde-noche, con buenos vinos, fantástica comida y mejor compañía.

domingo, 9 de junio de 2013

Albamar y El Tiempo

Mi visita a Xurxo el invierno pasado me permitió traerme a casa unas botellas de varias añadas de Albamar, lo que nos ha servido para comprobar qué tal le sienta a este básico de la casa el paso del tiempo.
No ha sido una cata vertical, ya que las botellas han sido abiertas en distintas fechas cercanas entre si, de forma de tener aún muy presentes las características de cada vino, y de que no hubiese mucha más influencia del tiempo en lo que cada añada nos ofrecía.
Empezamos por la añada 2006, primera que sale al mercado con la contraetiqueta del CRDO Rías Baixas, y con la etiqueta de Bodegas Albamar. Añada cálida, de mucha producción, uva sana y vendimia sin sobresaltos. Prensado sin despalillar, fermentación alcohólica sin incidencias, descube a los 7 - 10 días y reposo con lías finas durante 5 meses. Trasiega y posterior homogeneización y filtrado según se embotella. El 15% del vino hizo maloláctica en acero. Albamar 2006 (DO Rías Baixas, blanco con reposo con lías 100% Albariño, Bodegas Albamar) fue descorchado el 18/3/13. Es un vino de color amarillo dorado intenso y brillante, con reflejos dorados. La nariz es comedida, nada explosiva, con manzana madura, frutos secos, recuerdos de la crianza, alguna nota herbácea y de cera. En boca es un vino algo glicérico, que mantiene una acidez interesante; el carácter frutal se ha vuelto más sutil, y se combina con esa presencia de los vinos de mayor edad; la persistencia es larga y agradable.
Pasamos a la añada 2008. Año frío, de producciones algo bajas. Vendimia marcada por el mal tiempo, aunque con la uva en buen estado. Prensado sin despalillar, desfangado, fermentación controlada a 16-18ºC, descubado a los 7-10 días y reposo sobre sus lías durante 5 meses. 25% de fermentación maloláctica. Albamar 2008 (DO Rías Baixas, blanco con reposo con lías 100% Albariño, Bodegas Albamar) fue descorchado el 30/3/13. Viste de color amarillo dorado intenso, con reflejos dorados, asomando algún destello naranja. Nariz poco intensa, con piel de manzana, fruta de hueso y notas herbáceas. En boca tiene aún buena acidez, algo glicérico y manteniendo algo más ese carácter frutal. Lo resumiría como rico pero algo indefinido.
Terminamos este paseo por las añadas de Albamar con la 2011, descorchada el 6/4/13. Añada moderadamente fría, histórica por cantidad de uva en la DO Rías Baixas, la cosecha más grande de la historia. Vendimia larga pero tranquila, con uva en buen estado aunque hubo ataque de mildiu, lo que obligó a limpiar racimos. Mismo proceso de elaboración, con prensado sin despalillar, fermentación alcohólica, descube y  reposo de 5 meses con lías; pero este año la fermentación maloláctica no arrancó en ningún depósito, por lo que el vino se embotelló 100% sin maloláctica. Albamar 2011 (DO Rías Baixas, blanco con reposo con lías 100% Albariño, Bodegas Albamar) tiene un color amarillo pajizo pálido, con reflejos acerados y verdosos. Nariz de intensidad media, fruta blanca, piel de manzana, jazmín, cítricos y herbáceos. En boca es fresco y agradable, con muy buena acidez, muy levemente glicérico, dando recuerdos de fruta blanca y con un final muy agradable que invita a otra copa.
Albamar es un vino que no se elabora pensando en que se conserve durante 7 años, pero que demuestra que lleva muy bien la edad, apagándose un poco la furia de juventud, y desarrollándose otras características, que si bien pueden no gustar a todo el mundo, no dejan de ser interesantes. Un poco más flojo el 2008; quizá ese 25% de maloláctica dejó el vino un poco bajo de acidez para tener una vida más larga.