domingo, 15 de octubre de 2017

Cata Mensual Noviembre 2017. Vinos Internacionales I: Espumosos y Blancos.

El pasado viernes acudimos a la cata mensual que organiza mi enoeca de cabecera en la ciudad. Para esta ocasión el programa anunciaba una cata de vinos internacionales, y así pudimos probar 24 vinos franceses, italianos, portugueses y hasta un vino de Georgia. Una cata muy interesante cuya reseña voy a dividir en dos partes.
Empezamos la cata con una sorpresa, una sidra de pera, Bordelet Poiré Authentique (Sidra de Peras, Normandía, Eric Bordelet). De color amarillo pálido, con pocas burbujas; nariz muy aromática con anisados y fruta tropical y un paso por boca fresco y con un dulzor comedido. No lo esperaba y me llamó bastante la atención. Seguimos un vino italiano, Mosca To 2016 (DOC Moscato d'Asti, 100% Moscato Bianco, Gianluigi Bera), de color amarillo algo más intenso, con aromas francos a piel de uva y ciruela Claudia, y que en boca tiene un dulzor algo empalagoso que junto con una acidez justa hacen que canse un poco.
Pasamos a la mesa de los chardonnay, todos ellos franceses de distintas zonas. Del Jura probamos el Domaine de la Pinte Arbois Chardonnay 2015 (AOC Arbois, blanco con crianza, 100% Chardonnay, Domaine de la Pinte), un vino de color amarillo pajizo, nariz con ahumados, cítricos y herbáceos y un paso por boca seco, con recuerdos de frutos secos y una acidez correcta. Bien. Seguimos con Jean Paul & Benoît Droin Chablis 2015 (AOC Chablis, blanco con crianza en acero, 100% Chardonnay, Jean Paul & Benoît Droin), que viste de color amarillo pálido brillante, con aromas ahumados, cítricos y frutales como lichis, y que en boca se mostró graso, con cierto peso, buena acidez y amargor final. No está mal, pero está bastante lejos del Mont de Milieu de la misma casa que bebí hace unos años. Pasamos al Mâconnais con el Domaine Guillemot-Michel Viré-Clessé La Quintaine 2015 (AOC Viré-Clessé, blanco con crianza sobre lías en depósito de cemento, 100% Chardonnay, Domaine Guillemot-Michel), un vino de color amarillo pajizo muy bonito, con aromas herbáceos, florales, de fruta blanca y tostados suaves; en boca es graso, amplio, floral, con buena acidez; un vino biodinámico que me ha gustado bastante. Y para terminar con la Chardonnay, Joseph Burrier Château de Beauregard Saint-Véran 2015 (AOC Saint-Véran, blanco con crianza sobre lías en acero, 1005 Chardonnay, Joseph Burrier), vino de color amarillo alimonado intenso, con ahumados intensos, cítricos claros, jazmín y heno, y que en boca se mostró amargoso, seco, con la acidez algo justa y final cítrico. Un buen vino, aunque no muy de mi estilo.
Seguimos avanzando en los vinos blancos de distintas castas y orígenes, y de nuevo en el Jura probamos el Domaine de la Pinte Arbois Savagnin 2012 (AOC Arbois, blanco con crianza, 100% Savagnin, Domaine de la Pinte), que mostraba un color amarillo limón intenso, una nariz diferente, con avellanas, aromas yodados, flores secas, algún anisado, y que en boca tiene una acidez viva, es frutal, graso y alegre. Muy rico, para mí fue el vino de la cata. Seguimos en Francia y nos vamos al Loira de la mano del Riffault Sancerre Les Quarterons 2013 (AOC Sancerre, blanco con crianza con sus lías en acero, 100% Sauvignon Blanc, Domaine Etienne & Sébastien Riffault), que tiene un color amarillo dorado intenso; en nariz amielados, cera y fruta blanca muy madura, y en boca es muy seco, amargoso, graso, con un final algo afrutado; no me gustó. No podíamos estar catando más de media docena de blancos sin que apareciera la Riesling, y lo hizo desde Alsacia, con el Schoffit Riesling Sec Tradition 2014 (AOC Alsace, blanco con crianza en acero, 100% Riesling, Domaine Schoffit), un vino de color amarillo pálido, con aromas a caucho, fruta blanca ácida y herbáceos y que en su paso por boca se mostró algo graso, con una acidez viva y recuerdos frutales; me gustó este vino. Terminamos la cata de blancos en Italia, en La Toscana, con el Fonterenza Biancospino 2014 (Montalcino, Toscana; blanco con crianza; 90% Trebianno, 10% Ravanese y Procanico; Campi di Fonterenza), vino de color amarillo dorado intenso, reflejos naranja; en nariz aparecían aromas azufrados que daban paso a frutos secos y al fondo a algo de fruta blanca tras mucha aireación; en boca seco, con buena acidez y con recuerdos yodados; un vino muy raro para mí, que no me importaría poder catar individualmente, tras un buen jarreo, para intentar saber de qué va.
En resumen, de esta sesión de blancos me han gustado bastante el Riesling de Schoffit, el Viré-Clessé La Quintaine de Guillemot-Michel y por encima de todos, el que para mí fue el vino más interesante de la cata y el que más me gustó, el Savagnin de Domaine de la Pinte. Siendo esta la primera vez que pruebo vinos del Jura he de decir que me gustaron bastante, tanto los blancos como los tintos, y seguro que de este Savagnin acabará alguna botella en casa.

jueves, 12 de octubre de 2017

Château Simone Tinto 2010

La AOC Palette es una pequeña denominación de origen de la Provenza francesa reconocida en 1948 que comprende unas 46 Ha situadas en las comunas de Meyreuil, Tholonet y Aix-en-Provence. Los suelos son fundamentalmente calcáreos, fósiles y de cantos rodados, y los vinos son fundamentalmente mezclas con Garnacha, Monastrell y Cinsaut en el caso de los tintos y rosados, y Clairette y Garnacha blanca en el caso de los blancos. Los vinos tintos son oscuros, con taninos firmes y los blancos finos y florales; los rosados tienen una fragancia floral y aromas de sotobosque. La producción anual de este AOC es de unos 1550 Hl.
Château Simone está localizado en Meyreuil, a unos 4 Km de Aix-en-Provence, y pertenece a la familia Rougier desde 1830. Los viñedos representan un mosaico de fincas rodeadas por árboles, y los suelos se componen esencialmente de calizas formadas en lagos de la era terciaria combinadas con arcillas, guijarros y grava. Cultivan una amplia variedad de uvas, y actualmente no utilizan fertilizantes químicos ni herbicidas. La vendimia es manual y la vinificación es tradicional, con levaduras indígenas. Elaboran 2 vinos blancos, dos rosados y un tinto.
Château Simone Tinto 2010 (AOC Palette, tinto con crianza, 45% Garnacha, 30% Monastrell, 5% Cinsaut, 20% de otras castas como Syrah, Castet, Manosquin, Cariñena o Muscat) se elabora a partir de frutos de cepas de más de 50 años de edad media. La fermentación tiene lugar en pequeños depósitos con levaduras indígenas y le sigue una maceración de 15 a 21 días. La crianza se prolonga durante 8 meses en pequeñas cubas y luego durante 1 año en barricas de roble de distintas edades, para ser luego embotellado sin filtrar.
Es un vino de color rubídeo, de capa baja, con un ribete donde ya asoman los tonos teja. En nariz tiene una intensidad media, con aromas de reducción, caza, cueros, y tras agitar la copa fruta negra, frutillos rojos ácidos y lavanda. En su paso por boca tiene buena acidez, cuerpo medio, buena presencia frutal, tanino aún secante pero fino y un agradable final.
Un vino diferente, muy interesante y muy rico, que se beneficia de una buena aireación para revelar toda la fruta que lleva dentro.