martes, 26 de mayo de 2009

Noches de Jazz




El cartel del Festival de Jazz de Alicante de este año.
Roy Haynes (ya le he visto en directo, pero siempre apetece), Al di Meola (muchas ganas de verle en concierto), Manhattan Transfer (que decir de estos clásicos, ¿tirarán mas por el jazz vocal o por sus escarceos poperos?), Spyro Gyra (leyendas de la fusión), la Big Band de Carla Bley (desconocida musicalmente para mí), y todas las noches, una banda de Dixieland (imposible no mover los pies y dar palmas con el viejo buen jazz de New Orleans).
En fin, a por los abonos y a disfrutar de 5 noches placenteras. ¿Nos vemos por allí?

lunes, 18 de mayo de 2009

Evolución

Los aromas y sabores de un vino van cambiando desde que se abre la botella y se empieza a servir. Varias aproximaciones al mismo vino en tiempos distintos nos aportan sensaciones diferentes, apareciendo aromas que incialmente no estaban, reduciéndose en intensidad aromas inicialmente destacados, etc.
La evolución que siguió el otro día un Carmelo Rodero Roble cosecha del 2007, por inesperada en un vino tan joven, y por tan cambiante, me hizo dfisfrutar enormemente.
A la vista, picota oscuro, brillante, ribetes morados, capa baja. Nada más abierto, y a copa quieta, aromas muy poco intensos (decantar o no decantar, la eterna duda), donde destacaban los terciarios (balsámicos, especiados). Tras agitar la copa, aumentaron un poco en intensidad los mismos aromas. Pasados unos minutos, empezó la maravilla. De repente, de su escondite, salieron las frutas: fresas, frambuesas, incluso recordaba un maceración carbónica, y los aromas de la crianza pasaron a un segundo plano, siendo además de predominio los tostados y las vainillas. Luego de unas horas, un olfateo furtivo, y sorpresa, aparecen notas de levadura y bollería.
Ni que decir tiene que todo esto, acompañado de un paso por boca fresco, frutal y muy redondo, hizo que el vino triunfara en la mesa.
Un vino rico en aromas, y el ver como van evolucionando, cambiando, apareciendo y desapareciendo con el tiempo, son motivo de disfrute y admiración.

viernes, 15 de mayo de 2009

Una Joya

Duke Ellington y John Coltrane son dos figuras fundamentales de la historia del jazz. Del duque se ha dicho que es el mas grande compositor americano de todos los tiempos, y `Trane ha influido en generaciones enteras de músicos, y sigue haciéndolo. Algunas veces, los genios se encuentran. Ocasionalmente, crean juntos. Y a veces, surge la magia, el milagro, la belleza. Cuando dos genios de estas características se unen, el resultado no es sólo música, es mística, es historia. Eso es lo que representa el disco grabado en 1962 y editado con el sencillo título de Duke Ellington & John Coltrane.
7 canciones, 35 minutos de gloria musical. Coltrane entiende e interpreta con un sentimiento y una profundidad impresionantes las composiciones de Ellington y Strayhorn. El piano de Ellington suena suave, dulce, hasta angelical en algunas piezas. Elvin Jones, Sam Woodyard, Jimmy Garrison y Aaron Bell completan la lista de músicos que dejaron para la posteridad este disco. Siete temas que son, como he leído a alguien decir de este álbum, el material del que están hechos los sueños.
Sólo una sugerencia, bajad la luz, cerrad los ojos, y escuchad la versión de In a Sentimental Mood recogida en este disco. Vuestra vida no volverá a ser la misma.


miércoles, 13 de mayo de 2009

Barcelona, semana pasada

Por cuestiones de trabajo he estado la semana pasada en Barcelona, ciudad que me encanta, y que me hace disfrutar enormemente cada vez que voy. Hubo tiempo para el disfrute, y amén de Luz de Gas y de tapeo por la Rambla y la Plaza Real, he podido conocer tres nuevos restaurantes, donde hemos comido y bebido muy a gusto, y donde lo hemos pasado muy bien.
- ICHO. Cocina de autor japonesa. En realidad, un sitio bastante ecléctico, donde lo mismo te sirven nigiri de anguila asada que papada de cerdo ibérico. Personalmente disfruté con un combinado de sushi y sashimi muy bueno (el corte del sashimi un poco grueso para mi gusto), un delicioso tartar de atún sobre crema de tofu al wasabi y pesto de rúcula y de postre un bizcocho dorayaki (con alubias rojas, helado de haba tonka, crujiente de yuba y salsa de café). Y en plan experimentación, el vino elegido fue un Bierzo, si señor, Bodega del Abad. Curioso maridaje, que resultó tener éxito. En resumen, un japonés curioso que no estaba nada mal.
- Can Fusté. Cocina de mercado con algún toque actual. Atención muy esmerada (cierto que íbamos con echufe), y comida tradicional muy buena. De entrantes unos guisantes con jamón como hacía tiempo que no comía y un tartar de atún riquísimo. De plato principal, una carrillada de cerdo ibérico a la que ni sobraba ni faltaba nada. Con la comida, unas cuantas botellas de Marqués de Murrieta Reserva y a los postres Kripta Brut Gran Reserva, un cava que he de catar con calma y saborear más. Una grandísima cena en un sitio donde sin duda habrá que repetir.
- Mas Bacus. Enoteca y espacio gourmet, recetas creativas de raíces tradicionales. Dudo mucho que ningún aficcionado barcelonés al vino desconozca este sitio. Nos prepararon una mesa entre estanterías de vino, donde mis ojos no paraban de deambular de anaquel en anaquel, queriendo probarlo todo. Empezó la noche bien, con una pequeña cata de cavas del grupo Freixenet, muy amena y muy divertida. La carta es inabarcable, y nuestro anfitrión la repetía de memoria. Nos deleitamos con unas croquetas variadas, de queso idiazabal, de setas y de bacalao, cada una acompañada de su salsa propia. Luego, foie gras torchón, simplemente celestial, y que ecelipsó al resto de entrantes. Como plato fuerte, unas mollejas de cordero con pasas, que aún con el recuerdo de los entrantes, quedaron flojas, pero que estaban muy buenas. Los vinos pasaron por Naia (rueda verdejo que me sorprendió gratamente, siendo como soy poco aficcionado a ellos), Paso a Paso 2007 (DO La Mancha, juvenil y muy muy rico), Alice creo que del 2003 (DO Priorat, y como corresponde, con una personalidad y una presencia impresionante), y para finalizar, un licor de hierbas tradicional cuyo nombre no recuerdo. Con semejante menú, y la presencia de nuestro anfitrión, explicando, enseñando y catando con nosotros, la experiencia fue memorable, y sin duda, para volver.
En fin. Barcelona es una continua fuente de placeres, a la que no me resisto a volver una y otra vez.

domingo, 3 de mayo de 2009

Irregularidad

Time Out de The Dave Brubeck Quartet es la primera incursión seria del jazz en las métricas irregulares. Saliéndose del 4/4 clásico del jazz desde los tiempos de New Orleans, Brubeck navega por composiciones que abordan métricas como 9/8, 5/4 o 3/4.
Blue Rondo a la Turk empieza con una sección en 9/8, agrupada de forma poco habitual como 2-2-2-3, y tiene después partes en 4/4 como introducción al solo de saxo. El conocidísimo Take Five se desarrolla completamente en 5/4. Three to Get Ready oscila continuamente entre el 4/4 y el 3/4. Y es curioso, pero todas estas métricas, que podríamos decir que están alejadas de lo que estamos acostumbrados a oir, no solo suenan bien, si no que tienen mucho swing.
En palabras de Dave Brubeck, Take Five era sólo un experimento en métrica irregular, lo más lejano de su mente era crear un éxito. Pero así fue. El disco fue todo un éxito, y muchos de sus temas forman parte de cualquier repertorio de standards de jazz.
En el disco, además de Brubeck, participan Paul Desmond al saxo alto, Eugene Wright al bajo y Joe Morello a la batería. Una gran banda que logra con las composiciones de Brubeck un disco magnífico, que merece la pena escuchar, analizar y disfrutar una y otra vez.

sábado, 2 de mayo de 2009

Mundodisco

Un mundo plano sostenido por cuatro elefantes que viajan por el Multiverso a lomos de una enorme tortuga, Gran A'Tuin. Una ciudad, Ankh Morpork, inundada, quemada y reconstruida muchas veces, y en cuyo río puede dibujarse la silueta de un cadáver. Un bibliotecario transformado en orangután debido a la cantidad de magia acumulada que fluye por la biblioteca de la Universidad Invisible, que sigue en su puesto, entre otras cosas, por lo difícil que es encontrar bibliotecarios que puedan sostener libros con los pies. Una bruja, Yaya Ceravieja, temida por todos, pero a la vez a quien todos recurren para solucionar cualquier problema de salud. La Muerte, que conoce la vida de todos y cada uno, y que suele tener episodios depresivos por tener que trabajar aún con una guadaña, cuando ya algunos han entrado en la era de las motosierras. Un venerable guerrero de 87 años, Cohen el Bárbaro, vestido sólo con un taparrabos de cuero, especializado en encontrar tesoros, sacerdotes malvados y vírgenes en apuros. Un baúl con cientos de patitas, el Equipaje, que sigue a su amo a cualquier parte, incluso a través de las membranas de la realidad y los continuos espacio-temporales, ignorando a cualquiera que se interponga en su camino, o comiéndoselo. Y Rincewind, un aprendiz de mago expulsado de la Universidad Invisible debido a que el más poderoso hechizo saltó de un libro a su cabeza y le inutilizó para aprender cualquier otro; especialista en correr para huir de situaciones peligrosas, en las que tiene una gran habilidad para verse envuelto; con pánico al suelo, ya que es el suelo y no las alturas lo que te mata; que afirma que al huir lo importante no es "hacia donde", si no "lejos".
Todos estos personajes nos arrancan muchas sonrisas, y más de una carcajada, a los seguidores de Terry Pratchett y su saga de Mundodisco. Personajes habituales de la literatura fantástica como trolls, enanos, magos, alquimistas, guerreros, se dan cita en sus libros, pero tratados, tanto los personajes como los temas, de una forma que sólo Pratchett sabe hacer.
Humor absolutamente irreverente y surrealista para hacernos vivir historias que nacen en el género fántastico. Explicaciones desternillantemente absurdas de las situaciones vividas por sus personajes. Un uso del lenguaje en ocasiones muy particular. Todo hace que sea una auténtica delicia leer sus obras.
Sobre Mundodisco ha publicado 34 obras, algunas traducidas al castellano y otras no, además de otras novelas y libros relacionados o no con Mundodisco. Destacar que las ediciones en castellano no han seguido el orden en que las obras fueron publicadas en inglés, y aunque no es determinante leerlas en orden, si es recomendable.
Imprescindible lectura para los amantes de la literatura fantástica, y para cualquiera que quiera tener durante varios días una sonrisa continua en los labios.

viernes, 1 de mayo de 2009

Viudas y Burbujas

Hace un par de días he asistido a una cata-presentación de los champagnes de Veuve-Clicquot.
Primero una interesante y amena introducción sobre la historia de la marca, sus viñedos, su filosofía, y sobre todo, la señora Clicquot-Ponsardin. Esta buena mujer, tras quedarse viuda y embarazada, toma las riendas del negocio familiar e introduce algunas mejoras, sin las cuales no sería posible el champagne como lo conocemos hoy día, como el hacer reposar las botellas inclinadas para lograr el depósito de los sedimentos en el cuello y, tras el degüelle, obtener un vino limpio y claro. También cambia el tradicional color blanco de las etiquetas por el amarillo (actualmente el pantone del color de las etiquetas de Veuve Clicquot está registrado) y expande el negocio comprando nuevos viñedos. Por estas y otras cosas, la señora Clicquot fue llamada la "Grande Dame de Champagne".
Tras esto, la cata propiamente dicha de tres champagnes de la marca.
- Veuve Clicquot Brut Etiqueta Amarilla. Vino de uvas procedentes de hasta 60 diferentes pagos, con una proporción de 50% Pinot Noir, 30% Chardonnay y 20% Pinot Meunier. Amarillo pálido, brillante, con algún reflejo verdoso débil y matices acerados. Nariz muy agradable, donde a pesar de ser sólo un 30% del coupage, destaca mucho la chardonnay, aportando aromas cítricos, fruta blanca, mantequilla y alguna nota floral. En boca es fresco, alegre, con acidez suave y final muy agradable. Un champagne para cualquier ocasión.
- Veuve Clicquot Rosé. Proporciones similares al brut etiqueta amarilla, pero utilizando hasta un 12% de vino tinto. Tiene un color rosa pálido, con reflejos ambarinos y cobrizos muy bonitos. En nariz se nota la presencia de los tintos de pinot noir, con presencia de frutas rojas, sobre todo frambuesa. Paso por boca muy agradable, notándose levemente la astringencia de los taninos, muy bien ensamblada con la acidez. Final algo más largo. El que menos me gustó. A pesar de las modas, no acaban de convencerme los rosés.
- Veuve Clicquot Vintage 2002. El último millésimé de la marca, hecho con vinos procedentes de 17 pagos, todos ellos grand o premier crus, con un coupage de 60% Pinot Noir, 7% Pinot Meunier y 33% Chardonnay. Amarillo dorado, con reflejos dorados brillantes. Nariz mucho más intensa y compleja, con notas florales, cítricas, algún atisbo de especias. En boca es sedoso, intenso y complejo, con astringencia bastante más marcada y con un sorprendente dulzor. Aparecien nuevamente los citricos y las frutas blancas. Final bastante largo. Gran champagne, complejo, intenso y muy muy rico. De los de sacar en ocasiones y quedar como un señor.
En general una más que agradable experiencia, y como siempre, deliciosos champagnes los de esta casa, cuyo lema, el de la señora Clicquot, es "Una sola calidad, la mejor".