miércoles, 30 de octubre de 2013

Un Alegre Vino del Priorat

Marc y Adriá Pérez, los primos, trabajan juntos en la bodega familiar (Mas Martinet) desde los 10 años, y desde los comienzos del proyecto Cims de Porrera. A los 23 años marchan a Francia (Burdeos y Côtes du Rhône) para terminar de formarse y adquirir experiencia en otras regiones vinícolas. Después de involucrarse en varios proyectos (Amics del Gobe, Celler la Muntanya), sienten la necesidad de hacer "su" vino, de expresar sus inquietudes y su personalidad. En 2007 encuentran unas viñas en Porrera y ponen en marcha su proyecto personal, Les Cousins, donde elaboran 3 vinos, La Sagesse, L'Antagonique, y el que hoy nos ocupa.
L'Inconscient 2011 (DOCa Priorat, tinto con crianza, 30% Cariñena, 25% Garnacha, 20% Cabernet Sauvignon, 15% Merlot, 10% Syrah; Les Cousins) es el vino más alegre y desenfadado de la bodega. Vendimia manual, despalillado, fermentación en tinas de acero inoxidable con levaduras seleccionadas y maceraciones de 15 a 20 días, para pasar a una crianza de unos 12 meses en tinos de roble francés de 7000 litros.
Nos encontramos con un vino de color picota, de buena capa, con matiz violáceo. Nariz de intensidad media, licorosa, con fruta roja y negra maduras, notas vegetales y de pedernal. En boca se revela agradable, con buena acidez, frutal con recuerdos ahumados y con un final que marca un tanino algo secante. Va evolucionando muy bien en copa, desplegando encanto y alegría.
Un proyecto del que me gusta el origen y la concepción, dos amigos del alma que se embarcan en un viaje juntos. Un vino muy rico, alegre, fácil de beber, pero con personalidad y clase. Quizá este sea el lado amable del Priorat con el que sí me puedo entender.

domingo, 20 de octubre de 2013

Mi Primer Borgoña Blanco

Al oír la palabra Borgoña, lo primero que nos suele venir a la mente son sus elegantes y misteriosos tintos basados en Pinot Noir (aunque a algunos los tintos de esta región francesa sigan pareciéndoles un tanto sobrevalorados). Pero la Borgoña es también la cuna de los que para muchos son considerados los mejores vinos blancos de Chardonnay del mundo, que vienen sobre todo de Meursault y los viñedos de Montrachet.
Meursault está situado en la Côte d’Or, y aunque no tiene ningún viñedo clasificado como Grand Cru (en su día los propietarios de los viñedos no quisieron esta categoría, porque suponía pagar más impuestos), la calidad de sus vinos, sobre todo blancos, es innegable. 365 Ha de viñedo, donde el 96% es uva blanca, con viñedos famosos como Charmes, Genevrières, Poruzots o Les Cras, y productores mundialmente conocidos como Jean-François Coche-Dury, Domaine des Comtes-Lafon, Pierre Morey, o el que hoy nos ocupa, Antoine Jobard.
El apellido Jobard es uno de los ilustres en Meursault. Primero en manos de François Jobard, y actualmente estando su hijo Antoine al timón de la modesta bodega familiar, que elabora unas 30000 botellas de vino repartidas en 10 etiquetas, con frutos procedentes de sus alrededor de 6 Ha de viñedo, situados en las mejores fincas de Meursault, como Charmes, Genevrières o Poruzots. En esta casa, la vinificación es de lo más tradicional, con vendimias manuales, suaves prensados con prensa neumática, fermentaciones alcohólica y maloláctica en barricas de roble (15 - 20% nuevas) y crianza de unos 20 a 23 meses en barrica, sin battonage. Los vinos se embotellan sin filtrar.
Dejando de lado algunos vinos de Chablis, yo nunca había probado un vino blanco de la Borgoña propiamente dicha, de las Côte d’Or o Côte Chalonnaise, y hace unos días le tocó ser descorchada a una de las botellas que mi chica me había regalado por nuestro pasado aniversario.
Antoine Jobard Bourgogne Blanc 2009 (AOC Bourgogne, blanco con crianza 100% Chardonnay, Domaine Antoine Jobard), es el básico de la casa, y una buena forma de conocer el nivel del productor. Se elabora con uva procedente de viñedos situados en Herbeaux, En l’Ormeau, La Monatine, y Sous la Velle, con una edad media del viñedo de unos 20 años, y tiene una crianza de unos 20 meses en barrica. Se nos presenta como un vino de color amarillo entre alimonado y pajizo, limpio y brillante. Nariz firme pero sin estridencias, con cítricos, flores blancas, puntas dulzonas y algo de fruta de hueso. En boca tiene una fantástica acidez, un tacto levemente graso pero muy lleno y envolvente, marcando sobre todo fruta de hueso, y con un final muy largo y agradable, aunque le noté algo falto de sabores.
Acompañó de lujo a unas kokotxas de bacalao con salsa verde, y aún faltando algo en boca, me pareció un vino muy bueno y que hace pensar en seguir indagando en esta parte blanca de la Borgoña. Ah, la botella cayó enterita.

sábado, 12 de octubre de 2013

Cata Degustación Octubre 2013 en Bodega Selección

Hay días en los que uno tiene todos los sentidos alerta y despiertos, un estado de ánimo alegre y vivaz, y detecta cosas agradables en la mayor parte de los vinos que prueba. Otros días, las sensaciones que percibimos no acaban de resultarnos agradables, y parece que nada de lo que se nos ofrece a catar nos gusta. Pues, o la mayor parte de los vinos que catamos ayer tenían poco o nada que ofrecer, o yo tenía uno de estos días tontos.
Unos 25 vinos a nuestra disposición, de los cuales sólo caté los 11 que no conocía o quería probar otras añadas, y la verdad, muy poquito que destacar.
Entre los blancos, un verdejo que no probé, dos godellos y un curioso vino, coupage de Sauvignon Blanc y Merseguera. Baloiro 2012 (DO Bierzo, blanco joven 100% Godello, Bodega Luzdivina Amigo) es un vino con aromas florales y minerales, con algo de frutas ácidas. En boca frutal y algo graso. No me dijo gran cosa. Casar Godello 2011 (DO Bierzo, blanco con 8 meses de crianza con lías 100% Godello, Casar de Burbia) es un vino de buena intensidad, con mucha fruta madura y punto floral; en boca es lleno, seco y amargoso. Buena presencia, pero no me entusiasmó. Creo que definitivamente soy más de los Godellos gallegos de Valdeorras o Monterrei, más frescos, ácidos y minerales.
Terminamos los blancos con un vino que si bien no creo que comprase para beber, si que me pareció muy interesante. MDS (Mar de So) Blanc 2012 (DO Valencia, blanco joven 70% Merseguera, 30% Sauvignon Blanc, Bodega 40 Grados Norte) tiene un color amarillo muy pálido, una nariz intensa y curiosa, dulzona, con mucha fruta blanca madura, y algo de hueso, en boca es muy seco, frutal y amargoso. No me acabó de gustar su sabor, pero si que es muy interesante.
Empezamos los tintos dándonos una vuelta por Yecla y la Ribera del Duero. Azuel Roble 2011 (DO Ribera del Duero, tinto roble 100% Tempranillo, Bodegas Muñoz y Mazón) es un vino de color picota bien cubierto; en nariz hay algo de barnices que dan paso a la fruta negra madura y poco más, en boca tiene una acidez alta y descompensada y un tanino suave pero que dejaba recuerdos de verdor; puede haber sido esta botella, pero no me gustó nada. Montecastro 2008 (DO Ribera del Duero, tinto con crianza, 96% Tinto fino, 2% Cabernet sauvignon y 1% Merlot; Bodegas Montecastro) se mostró de color granatoso asomando algún teja; reducción, cueros, fruta negra muy madura, y en boca buena acidez, sedoso y con un tanino final algo secante aún; me gustó este vino. Acabamos esta tanda con un vino de Yecla, Carro 2012 (DO Yecla, tinto joven 50 % Monastrell y 50% Syrah, Tempranillo y Merlot; Señorío de Barahonda) tiene un bonito color rubí con ribete violáceo; buena nariz, con fruta dulzona, pimienta, y notas florales y animales; en boca es algo ligero, pero fresco y frutal, lo veo muy bien como vino joven de chateo.
Pasamos a Rioja, donde los protagonistas principales eran los vinos de Monje Amestoy. Seis de Luberri 2011 (DOCa Rioja, tinto con 6 meses de crianza 100% Tempranillo, Bodega Monje Amestoy) viste de color picota violáceo, en nariz fruta roja fresca y un punto especiado, en boca fresco, de buena acidez y final algo secante; bien para chatear o un trago despreocupado. Biga de Luberri 2010 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Monje Amestoy) tiene un color apicotado con reflejos violáceos, nariz con fruta negra y roja, especiado y notas animales; en boca fresco y suave, el vino que más me gustó de lejos de toda la sesión, muy rico.
Terminamos con un tinto gallego un tanto decepcionante y un par de tintos alicantinos que será mejor olvidar. Gargalo Mencía Arauxa 2011 (DO Monterrei, tinto con 6 meses de crianza en depósito, 50% Mencía y 50% Arauxa; Terra do gargalo) tiene un color rubídeo granatoso, en nariz reducción, apagado, con algo de fruta negra, en boca seco y astringente, con una acidez algo subida; nuevamente no se si sería está botella, pero era un vino mustio. Castillo de Monfort Reserva 2003 (DO Alicante, tinto con crianza, Monastrell y otras, Salvador Poveda) tiene un color granatoso de capa baja, en nariz salen barnices y un poco de fruta negra al fondo, poca cosa; en boca ligero y fresco, algo ácido; muy difícil decir algo de este vino. Terminamos con el Miguel Navarro Crianza 2007 (DO Alicante, tinto con crianza 50% Monastrell, 50% Syrah, Bodegas Terra Natura) viste de color rubídeo, de buena capa; muy perfumado, se escapan algunas notas químicas, luego cueros, fruta licorosa y violetas; en boca es algo secante, de acidez viva pero algo inexpresivo; no me gustó.
alicantinos que será mejor olvidar.
En resumen, una degustación nada memorable desde mi punto de vista, donde destacaría Carro 2012 como un vino fresco y sencillo de chateo, y sobre todo Biga de Luberri 2010, como un vino más serio y con una buena presencia.

domingo, 6 de octubre de 2013

Riesling Kabinett de Reinhold Haart

La bodega Reinhold Haart está situada en Piesport, a escasos metros del río Mosela, y justo detrás de la casa familiar el viñedo Piesporter Goldtröpfchen inicia su camino hacia las alturas. La tradición viticultora de la familia Haart viene de 1337, por lo que posiblemente sea la familia de viticultores más antigua de Piesport, así como una de las bodegas particulares más antigua de todo el Mosela. Actualmente está dirigida por Karl-Theo Haart, quien deja su personalidad en los vinos de la casa desde 1971.
Los viñedos propiedad de la bodega suman en total 7,5 Ha, y son Goldtröpfchen, Domherr y Kreuzwingert, situados en el mismo viñedo de Piesporter Goldtröpfchen; Grafenberg, situado de forma inmediata a este último, y Ohligsberg, cerca de la localidad de Wintrich, en la orilla derecha del Mosela. Viñedos plantados exclusivamente con la noble casta Riesling, en los que se practica un exhaustivo control de rendimientos para buscar obtener vinos de gran calidad, plenos de carácter y longevos, lo cual se ve favorecido por las fermentaciones en frío con levaduras naturales.
Elaboran un amplio catálogo de vinos, de distintos grados de dulzor natural conseguido mediante parada de la fermentación, desde los más básicos Kabinett  hasta el Trockenbeerenauslese y el Eiswein, pasando por los Auslese, Spätlese, Beerenauslese y Feinherb.
El vino que hemos disfrutado esta semana se elabora con uvas procedentes del viñedo de Grafenberg, 1 Ha de terreno situado en una colina que se eleva abruptamente desde la orilla del Mosela. Los suelos son una mezcla de pizarra gris y azul, típica de Piesport, pero donde también hay cuarzo y hierro.
El Reinhold Haart Grafenberg Kabinett 2007 (DO Mosel, blanco joven semidulce 100% Riesling, Weingut Reinhold Haart) es un vino que viste de un precioso color amarillo alimonado, brillante, con matices acerados. En nariz se mezclan aromas de piel de cítricos, piel de ciruelas, notas amieladas y de ceras tenues y un mínimo destello de jazmín. En boca, un dulzor muy delicado pero patente es lo más destacable, con una textura mínimamente glicérica y un fondo frutal muy agradable.
Un vino sencillo, como corresponde a un Kabinett, pero que lleva sus seis años con absoluta entereza, y en el que eché a faltar un poco de esa acidez que uno espera al beber un vino de esta casta.  Lo definiría como fino y delicado.
No es desde luego el Riesling más complejo e interesante que he probado, pero se bebe solo, y acompañó muy bien a un menú compuesto por ensalada de bogavante, vieiras salteadas con ajo y lomos de salmón con salsa de almendras.
AÑADIDO EL 7/10/13: tras mi petición de información, Johannes Haart se ha puesto en contacto conmigo para darme más detalles sobre la elaboración de este vino, lo cual agradezco. Vendimia el 22 de octubre de 2007, estrujado y prensado inmediatos, fermentación lenta y reductiva a unos 12ºC durante tres meses y posterior reposo con sus lías finas durante otros cuatro meses.