martes, 8 de diciembre de 2015

El Pequeño de los Barton.

Los Châteaux Langoa y Léoville Barton junto con Château Léoville-Las Cases y Château Léoville-Poyferré, formaban parte en su día de la propiedad conocida como Leoville. Pertenecen a la irlandesa familia Barton desde 1821, cuando Hugh Barton compra el Château Langoa. Actualmente, Léoville posee unas 50 Ha y Langoa 17 Ha en la AOC Saint-Julien, con suelos compuestos fundamentalmente de grava y arcilla, y con una elevada proporción de viñedos viejos. Tanto Léoville Barton como Langoa Barton se elaboran en las mismas instalaciones y con los mismos métodos de vinificación, que incluyen vendimia en el momento de máxima madurez, fermentaciones a temperatura controlada de 30-32ºC en depósitos de madera de 20000 litros durante unos 5 días con dos remontados diarios, seguidas de unas maceraciones de alrededor de dos semanas. La maloláctica tiene lugar en los mismos depósitos, y la crianza tiene lugar en barricas nuevas en un 60% para Langoa.
Château Langoa Barton 2008 (AOC Saint-Julien, 3ème Cru Classé; tinto con crianza, 67% Cabernet Sauvignon, 27% Merlot, 16% Cabernet Franc; Châtea Langoa Barton) es un vino de color picota de capa alta, con ribete rubí. La nariz es elegante y con cierta complejidad, destacando las moras, grosellas, cacao, recuerdos ahumados y notas balsámicas. En boca tiene una buena acidez y un cuerpo medio, con buena presencia de la fruta y un final aún algo secante. Me ha parecido un vino rico y elegante, que quizá aún necesite algo más de tiempo para pulir el tanino secante y desarrollar más complejidad, pero que ya se disfruta mucho.
Langoa es el menor de los hermanos Barton, y si bien Léoville Barton me pareció más fino y elegante, me parece que Langoa es también una muy buena adquisición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario