martes, 17 de julio de 2012

Viñedos Culturales en el Winecanting Summer Festival

El poco tiempo del que dispongo, y un estado de ánimo poco proclive al disfrute, gracias a los regalitos que los actuales regidores de este país nos están haciendo a todos, han hecho que este nuevo post se haya retrasado tanto. Pero porque se lo debía a Rafa, porque me apetecía compartir estas sensaciones, y porque el proyecto y los vinos lo merecen, aquí van mis impresiones sobre lo último que he probado de ese loco proyecto de Bodegas Bernabé Navarro llamado Viñedos Culturales.
Ya hemos hablado aquí de esta idea, y quienes son lectores de este blog conocen a Rafael Bernabé, sus ideas, su forma de pensar, sus inquietudes y su forma de plasmarlas en vinos, así que no vamos a repetir lo ya contado.
En el pasado Winecanter Summer Festival, mi primera parada fue, como no podía ser de otra forma, en el stand de Bodegas Bernabé Navarro, donde Rafael y su gente presentaban a quien quisiera abrir su mente y su paladar, los hijos que habían ido pariendo con esta vieja nueva forma de hacer vinos. Y ojo, que estos señores tienen poco que demostrar al mundo, porque sus Beryna, Beryna Selección y Casa Balaguer ya ondean la bandera de la DO Alicante en los mejores sitios.
Me dejé guiar por Rafael, y fuimos probando y compartiendo los vinos y su gestación, en el orden que él fue marcando.
Todos estos vinos se elaboran con uvas de cultivo orgánico, sin herbicidas y sin productos de síntesis, con lucha biológica contra plagas. En su vinificación se han empleado levaduras indígenas, con apenas intervención, sin filtrar, sin clarificar, sin uso de enzimas y todos sin adición de sulfuroso.
Empezamos con un vino de lo más curioso e interesante. Tinajas de la Mata 2011 (Vino de Mesa, blanco con crianza oxidativa; 60% Merseguera, 35% Moscatel, 5% Otras) se elabora con bayas procedentes de suelos arenosos, con bajo contenido de materia orgánica, y situados sobre dunas fósiles de origen litoral. Encubado de la uva entera por variedades, prensado en frío en prensa vertical de husillo, fermentación sobre 15ºC en tinajas de 450, 300 y 250 litros, con sus levaduras del campo y crianza y estabilización en frío natural durante los meses de Diciembre, Enero y Febrero. Crianza de 6 meses en tinajas de arcilla de 450, 300 y 250 litros, sin batonnage. El resultado es un vino de color amarillo anaranjado oxidado, muy intenso. Nariz intensa y compleja, salinidad clara, flores secas, punzante, recuerdos de la crianza biológica como la de los finos. Boca amplia, con acidez intensa, potente, con frutos secos y cítricos. Un vino difícil de olvidar, del que se vino una botellita a casa para probarla con calma, aireación, buena temperatura y tiempo.
A continuación, una de las joyas que han creado en Bernabé navarro últimamente. Prensado en prensa vertical de husillo, vinificación en blanco, paso a tinajas de 450 litros para una fermentación alcohólica de 50 días. Descube y malolática en tinajas, donde además hace una breve crianza de 3 meses, para ser embotellado tras estabilización por frío natural. Musikanto 2011 (DO Alicante, rosado con crianza oxidativa, 100% Garnacha Peluda) viste un bonito color rosa pálido pero con reflejos de tinto en alguna ocasión. Al olerlo, lo primero que pregunté fue en qué suelos están plantadas estas cepas, porque en nariz el vino rezuma mineralidad, tierras, cantos, que dejan pasar a las cerezas y las fresas silvestres, así como a las hojas secas. En boca es fresco, alegre, de acidez fantástica, frutal y mineral, refrescante. Para beberse una copa tras otra.
Seguimos con El Morrón 2011 (DO Alicante, tinto con crianza 100% Garnacha). Una garnacha de 50 años que asienta en suelo calcáreo con piedras y guijarros. Fermentación de 45 días, con racimos enteros sin despalillar, en barricas abiertas de 300 litros de roble francés. Prensado en prensa de husillo, y maloláctica en barricas de roble francés de 225 y 500 litros de 2º y 4º año, donde además hace una crianza de 12 meses sin trasiegos. Así nace un vino de color acerezado, brillante, muy bonito. En nariz, intensa carga frutal, de nuevo bosque húmedo, tierras, hojas machacadas. En boca alegría, frescor, frutas rojas y tanino delicioso. Otra delicia.
Pasamos a la casta estrella del mediterráneo, versión Bernabé Navarro. Viñedos de 60 - 70 años, suelos calcáreos de guijarros con bajo contenido orgánico. Fermentación en acero inoxidable, con un  50% de racimos enteros sin despalillar y un 50% despalillado. Descube y prensado en prensa vertical de husillo para luego hacer la maloláctica en barricas de roble francés de 300 litros y una crianza de 16 meses en barricas de roble francés de 1 a 4 años, sin trasiegos. Ramblís 2010 (DO Alicante, tinto con crianza 100% Monastrell) viste de color picota intenso, con ribete aún violáceo. Aromas de fruta negra madura, algo balsámico, madera, algo especiado. En boca algo goloso, cuerpo medio, buena acidez, frutal, tanino marcado que deja un final bastante largo. Le sentará bien algo de botella, pero ya es un vino muy agradable de beber.
El siguiente de los hermanos Ramblís fue Ramblís del Arco 2011 (DO Alicante, tinto con crianza; Forcayat del Arco, Garnacha, Monastrell y Rojal). Aquí nos sorprende de nuevo Rafael con un coupage de castas poco habituales, destacando la Forcayat. La vinificación es muy interesante, ya que incluye fermentación en acero inoxidable, con un 100% de racimos despalillados pero aportando al depósito el 20% del raspón. Maloláctica al 50% en roble francés de 4 años y 50% barricas nuevas de Acacia. Crianza de 14 meses en barricas de roble francés de 3-4 años y barricas de acacia, con 3 trasiegos realizados siguiendo el calendario lunar. ¡Olé!. El vino nos muestra un color intenso y brillante, acerezado. Nariz muy diferente a lo que suele ser para mí un vino tinto, que me descolocó, con fruta madura (roja sobre todo), regaliz, algo ahumado, y aromas que no están del todo claros en mi memoria olfativa. En boca de nuevo la alegría de la fruta madura, la buena acidez, la fuerza que no cansa y el final diferente e interesante. Otro vino que merece una degustación pausada.
Pasamos a hacer los honores a un vino donde Rafael Bernabé deja sitio a la uva más conocida del panorama vitivinícola español. Fermentación en barricas abiertas de roble francés de 225 litros, 30 días de fermentación alcohólica y maloláctica en roble francés, para una crianza de 1 meses en roble francés de un año, con 4 trasiegos según calendario lunar, coupage y crianza en acero inoxidable  hasta embotellado. Con estos mimbres se teje Curro 2009 (DO Alicante, tinto con crianza 70% Monastrell y 30% Tempranillo). De color picota oscuro con ribete donde asoma el granate. Nariz de buena intensidad, con fruta madura, algo de cuero y ahumado, especiado y notas florales. En boca, buen cuerpo, buena acidez, tanino presente y final agradable. Coupage poco frecuente para otro buen vino.
Los últimos dos vinos que me ofrecieron en el stand, los voy a comentar en orden inverso a como fueron catados, para mantener el orden de los hermanos Ramblís, y por hacer el honor que merece el último vino que comentaré.
Otra dulce sorpresa del evento vinícola fue este tinto dulce, Ramblís Dulce 2010 (DO Alicante, tinto dulce 100% Monastrell). Se elabora mediante fermentación en acero inoxidable de los racimos enteros, deteniendo la fermentación por frío, para pasar a prensa de husillo y de ahí a barricas de roble francés de 4 años, donde hace una crianza de 16 meses sin trasiegos. Así se elabora un vino de color cereza brillante muy bonito, con ribete violeta, intenso. Nariz marcada por la fruta roja, la ciruela pasa, higos, moras e hinojo; compleja y deliciosa. En boca tiene un dulzor nada empalagoso, que se combina con una acidez genial que hace que no canse en absoluto, y que el recuerdo de las frutas pasificadas sea muy agradable. Un tinto dulce que gustó mucho.
Terminamos la sesión volviendo a disfrutar del primer hijo de estos Viñedos Culturales. Un vino del que ya hablamos aquí hace más de un año, y que muchos auguraban un futuro muchísimo más corto, que decían que este vino ya estaría muerto. Hablamos, como no, de Los Cipreses de Usaldón 2010 (DO Alicante, tinto con crianza 100% Garnacha Peluda). Fermentación con maceración semicarbónica de 15 días de los racimos enteros sin despalillar, con formación de 500 litros de mosto en el fondo de la cuba debido al propio peso de la uva, sin control de temperatura (de 15º a 18º naturales, sin camisas de frío), descube y prensado en prensa vertical de husillo, maloláctica en roble francés de 4 años, y crianza de 4 a 6 meses en roble francés de 4 años, sin trasiegos. Embotellado en abril de 2011. Pues este vino natural, sin sulfuroso, sin añadidos, sin retoques, sin levadura seleccionada, sin filtrar y sin clarificar, sigue a día de hoy vistiendo un precioso color cereza pálido, de capa media, muy bonito. La nariz sigue recordando a monte, a hojas estrujadas, a fruta roja, a hierba húmeda, a campo. En boca está muy redondo, frutal, delicado pero con presencia, refrescante. No señores, no, Los Cipreses 2010 no sólo no ha muerto, sino que está aún más vivo que hace un año. Exquisito.
He de reconocer que tomé pocas notas mientras cataba, y que más que percepciones organolépticas, estos vinos me han transmitido sensaciones. Me han transmitido terruño, cariño, campo, trabajo en la viña, ilusión. Me han olido a brisa de verano, a los paseos por las fincas del pueblo cuando era niño, a los guijarros del río, a las hojas de los pinos recién arrancadas.
Las Tinajas de la Mata 2011 es uno de los vinos más interesantes que he probado en mucho tiempo. Musikanto 2011 es un vino alegre como hace mucho que no saboreaba. El Morrón 2011 es un delicioso soplo de aire fresco. Y los Cipreses de Usaldón 2010 están vivos, coleando y esperando para hacer disfrutar a quien sepa hacerlo.

9 comentarios:

  1. Vamos a tener que hacer algo especial con Rafa, S., porque yo pensaba que conocía todo lo que hace!!! Y ahora resulta que, con tus descripciones precisas y sentidas, me entero de que no menos de tres cosas son por completo desconocidas para mí y una de ellas, además (Las Tinajas de la Mata 2011), una de las que más te gustaron de esa sesión.
    Impresionante trabajo el que hace Rafa, con una visión propia de San Pablo y un acierto más del Evangelista.
    Gracias por tu información. Por lo que sé, me queda el consuelo (aunque no seré yo quien se queje de cómo me trata Rafa!) de que las gentes catalanas tienen ya distribución de los vinos de Rafa por aquí.
    Saludos!
    Joan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joan.
      Yo le he dicho a Rafa que o mete el freno o no hay forma de seguirle el ritmo :)
      El trabajo que hacen en Bernabé Navarro si que es impresionante. Una lucha por unas ideas y una forma distinta de hacer las cosas, que está dando unos resultados fantásticos.
      Si puedes probar ahora Los Cipreses, ni lo dudes! Y ya me contarás.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Ah, y sobre Las Tinajas...es un vino que puede que no guste a todo el mundo, pero que desde luego no puede dejar indiferente a nadie.
      Saludos de nuevo.

      Eliminar
  2. Lo he probado, compañero, lo he probado, y confieso que, a estas alturas, me gusta más el 2010 que el 2011. Así lo he sentido. Ya supongo que eso que apuntas, de "crianza oxidativa", le dará un matiz peculiar, más que a la merseguera, a la moscatel. Por lo demás, veo que uno de mis favoritos del año pasado, El carro, no está en el listado. No estaba o ya no lo hace?
    Saludos,
    Joan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Cipreses 2011 no lo he probado, pero el 2010 está ahora mismo de escándalo. Para mi, mejor que hace un año.
      La crianza oxidativa, que es como define Rafael a esa crianza que hace el vino en las tinajas de barro, aporta matices muy peculiares. Como digo, a veces recordaba a un fino, a veces (muy de lejos) a un cava. La Moscatel con sus típicos aromas de piel de uva no son fáciles de encontrar en este vino.
      Sobre El Carro no pregunté, porque simplemente estabamos allí de pie, juntos, él sirviendo y explicando, y yo dejándome llevar. Un momentazo, Joan.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Qué suerte...hace ya demasiado que no veo a Rafa. Sobre lo del fino y el cava, es decir una crianza incluso por soleras (hasta allí llega más bien Selosse que no los del cava), Sergi Colet y los de Navazos podrían dar un seminario. En el cava no es fácil encontrar esos aromas. En la Champaña, mucho más. Pero es lo que tú describes: ese mínimo de oxidación junto con una crianza que mezcla añadas acaba prorporcionando esa sensación: el último Emmanuel Brochet (mezcla base de 2007 y 2008) es tal que así también, y más acusado que nunca.
    Saludos
    Joan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, ahí tus conocimientos superan de muy muy largo a los míos, Joan. Yo te animo a que pruebes el vino y nos cuentes.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Smiorgan que suerte tienen algunos de vivir donde viven. Lo pienso muchas veces cuando leo cosas cómo estas. Has conseguido que arquee las cejas y muestre un intereés espacil. Ya sabía - no tanto- lo que Rafael andaba haciendo y siempre fué de mi interés. Cuándo alguien tiene llleva a cabo algo así ya capta toda mi atención e interés al margen de los resultados. Y si encima son buenos....
    Como aficionado agradezco enormemente la inquietud y las propuestas diferentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sibarita.
      En esta ocasión si que es una suerte vivir por esta zona, donde alguien con tantas inquietudes te permite tener acceso a lo que hace.
      Saludos.

      Eliminar