domingo, 19 de diciembre de 2010

Guímaro joven

Los vinos de Amandi eran ya apreciados por celtas y romanos, quienes llegaron a llamarles el oro líquido del Sil. Las laderas de la margen derecha de este río son especialmente adecuadas para el cultivo de la vid, por su orientación e inclinación, a veces tan escalofriante que parece imposible que puedan realizarse las labores propias de la viticultura.
En 1996 se crea definitivamente la DO Ribeira Sacra, de la cual Amandi es una subzona situada en la provincia de Lugo, con Monforte de Lemos como centro geográfico, y con una lengua de tierra que se extiende justamente en la ribera del Sil.
En la parroquia de Santa Cuuz de Brosmos, concello de Sober, se creó a principios de siglo Guímaro, una bodega que sufre una importante reforma en 1991, para adaptarse a lo que ya veían avecinarse, la creación definitiva de la DO Ribeira Sacra. Actualmente tiene una capacidad de producción de 28000 litros, todo proveniente de sus propios viñedos, y elaboran fundamentalmente 3 vinos, dos con crianza en barrica de roble francés, Guímaro B1P y Guímaro B2M, del que ya hemos hablado aquí, y el que he probado esta vez, su vino joven.
Guímaro 2009 (DO Ribeira Sacra, tinto joven 100% Mencía, Guímaro) muestra un bonito rojo picota aframbuesado, de capa media, limpio y brillante, con ribetes amoratados que denotan su juventud. Nariz agradable y de buena intensidad, destacando una compleja mezcla de frutas frescas (frambuesas, moras), flores, levadura de panadería y algún recuerdo herbáceo. En boca es una delicia, frutosidad intensa, acidez intensa y agradable, y marcados taninos de la fruta, que lo hacen gratamente astringente. Diría que es un vino con espículas, con bordes que sobresalen y le hacen divertido e interesante, con un toque de rusticidad fantástico.
Los vinos de Amandi me parecen los más suaves y agradables de la Ribeira Sacra, y este es un fantástico ejemplo de Mencía, joven, expresiva y con personalidad.

8 comentarios:

  1. ¿Vino con aristas? ¡Bien por él! :-)

    Y yo que sigo sin cogerle gusto alguno a la mencía roblificada... Prefiero siempre esta variedad sin aditamento alguno.

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  2. Aaaainnngggg.... y por qué no llegan esos vinos por aquí??
    A este paso, si quiero probar esos mencías, me voy a tener que dar una vuelta por Galicia.

    OG

    ResponderEliminar
  3. Jose, si, me transmitió esas sensaciones. Un vino donde te encuentras cosas que destacan, que no es un todo liso, y que le dan personalidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Oscar, cualquier excusa es buena para visitar Galicia.
    Las producciones no muy grandes y la distribución justita, hacen que estos vinos no sean fáciles de encontrar fuera da terriña, pero merecen la pena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Vinazo con todas las letras. Lo que más me llama la atención es que los más de 14 grados, fruto de una terrible añada 2009 (creo que alguna finca dio más de 16º), pasan totalmente desapercibido y el vino es descaradamente fresco.

    Oscar, este verano lo tenían en Coalla. Igual si preguntas allí...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Vinos cuya personalidad no sea la ausencia de la misma. ¡Más de esos! :-)

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  7. Mariano, no te lo creerás, pero si no mencionas tu lo de los grados, yo no lo había mirado y nunca lo hubiese dicho. Fresco, buenísima acidez y muy vivo.
    Yo también tomo nota de lo de Coalla.
    Saludos y espero la crónica del evento del 18.

    ResponderEliminar
  8. Jose :) de acuerdo totalmente.
    Saludos.

    ResponderEliminar