domingo, 7 de julio de 2013

Un Ribera Fresco y Frutal

Bodegas y Viñedos Juan Manuel Burgos es una pequeña bodega de la Ribera del Duero. Con tradición familiar en la elaboración de vinos, Juan Manuel Burgos se encarga en 1996 de la reestructuración de los viñedos de la familia, y en el año 2000 sale al mercado la primera añada de Avan, con una producción de 8500 botellas.
Actualmente la bodega posee unas 30Ha de viñedo, que se trabaja de forma totalmente natural, utilizando para los tratamientos productos como manzanilla, espliego, ortiga, salvia, ajo, cereales o diente de león. La aplicación de tratamientos, así como las podas, se rigen por los ciclos lunares. Se intenta llegar a las 4500 cepas por Ha, con un rendimiento de unos 3000 Kg/Ha, aunque actualmente la mayor parte del viñedo tiene una densidad de 3500 cepas/Ha.
La vinificación es lo más natural posible, con vendimia manual en cajas, doble selección (racimo y uvas), dosis mínimas de SO2 y sin adición de ningún otro elemento como levaduras o enzimas.
Con estas premisas Bodegas y Viñedos Juan Manuel Burgos elabora unas 75000 botellas al año de cinco vinos: Avan Concentración, Avan Viñedo del Torrubio, Avan Terruño de Valdehernando, Avan Cepas Centenarias, y el vino que nos ocupa, el básico de la casa, Avan Nacimiento.
Avan Nacimiento 2010 (DO Ribera del Duero, tinto con crianza 100% Tinta del País, Bodegas y Viñedos Juan Manuel Burgos) se elabora a partir de los viñedos más jóvenes, de entre 5 y 17 años, asentados en suelos arenosos, calcáreos y de arcilla, localizados en Fuentelcésped, a unos 900 m de altitud y con un rendimiento de 2700 Kg/Ha. Fermentación en depósitos de acero inoxidable de 12.000 litros con forma cónica y control de temperatura. Crianza de 12 meses en barricas, donde el 90% son de roble francés y 10% roble americano, con un 50% de barricas nuevas y 50% barricas de un año. Se trata de un vino de color cereza picota muy bonito, con ribete entre amoratado y rubídeo. En nariz es un vino franco y de buena intensidad, con mucha fruta madura (mora), notas dulzonas como de cacao, apuntes mentolados y un cierto recuerdo terroso; con el tiempo aparecen notas de violetas. En boca es muy fresco y frutal, de cuerpo medio y buen paso, marcando bien la fruta en el retronasal y con un tanino final algo joven y marcado, que aún puede acabar de redondearse. Algo corto en su final.
Un Ribera fresco y frutal, que con un precio de alrededor de 10€ tiene una RCP muy buena.

4 comentarios:

  1. Pienso lo mismo que tú con respecto al vino excepto lo de fresco, no diría que no lo es pero tampoco que si, le falta un poco de acidez para mi gusto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sibarita.
    Supongo que en esto entra un poco el tema de sensibilidades. A mi si me pareción que el vino tenía una buena acidez para el tipo de vino que es, y que le aportaba cierta frescura.
    Una sugerencia, sírvelo a algo menos de 16º. Yo lo saqué tal cual de la vinoteca (la tengo a 15º) y así lo serví.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. está claro que cuanto menos temperatura , más se nota la acidez pero eso en cierto modo para vinos con crianza es trampa. Yo los empiezo a 16, menos de eso ya me parece "tunning".

      Eliminar
    2. Con la que cae por aquí, sacas el vino de la vinoteca a 15º y en un ratito en la copa ya lo tienes a 18º.
      Saludos.

      Eliminar