domingo, 12 de mayo de 2013

Primer Encuentro con Artadi Pagos Viejos 2010

Hace unos días descorchamos la primera botella de este vino, comprada en avanzada en Julio de 2011 y recibida en Octubre de 2012, con lo que lleva ya unos 6 meses descansando en mi vinoteca.
No es ahora momento de extendernos hablando de Artadi, porque eso llegará en un post próximo, así que vamos solamente a hablar de esta delicia de vino.
Se elabora a partir del fruto de viñedos con unas edades entre 35 y 80 años, de pagos privilegiados localizados en Laguardia, Elvillar y Leza, entre 450 y 700 metros de altura, asentados sobre suelos arcillo-calcáreos. Viñas cultivadas en vaso, con una densidad 3200 cepas/Ha y un rendimiento medio de 3500 Kg/Ha. Vendimia manual en cajas de 15 Kg, selección de racimos y bayas, vinificación en depósitos abiertos de madera con maceración en frío durante 24-48 horas y fermentación durante 10-12 días con dos pisados diarios y un pequeño remontado. Maloláctica en barrica y crianza de 15 meses en barrica nueva de roble francés.
El resultado es una maravilla llamada Artadi Pagos Viejos 2010 (DOCa Rioja, tinto con crianza 100% Tempranillo, Artadi). Viste de color cereza picota con precioso ribete aún violáceo, de buena capa, quizá muy tenuemente velado, supongo que cosas de no maltratar el vino con filtrados y estabilizaciones intensas. Aromas seductores y elegantes, con baile de frutos rojos (frambuesa, cereza, grosella), vainilla, suaves recuerdos de cacao y puntas finales minerales. En boca destaca su acidez fresca y su frutosidad, con un paso muy elegante y con presencia, y con un tanino tremendamente dulce y ya integrado, que contribuye a un final que inmediatamente pide otra copa.
La bodega dice de este vino: "conjunción de peculiaridades que nos ofrece la posibilidad de disfrutar de frutas poderosas y aromas complejos en el paraje de Valdeginés, de la madurez de La Poza y de la larga e intensa mineralidad de El Carretil".
Yo digo que es un vino adulador, seductor y sugerente, increíblemente disfrutable ya, pero con un prometedor futuro de desarrollo de aromas terciarios y aumento de la complejidad.

2 comentarios:

  1. Mira que tengo ganas de probar este vino, pero no se me arregla. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es ponerse, Ankabri. A mi me quedan unas botellitas...
      Saludos.

      Eliminar