miércoles, 1 de mayo de 2013

El "Otro" Vino de Peter Sisseck

A estas alturas no vamos a descubrir a ningún aficionado al vino quien es Peter Sisseck ni los dos principales vinos que elabora, Flor de Pingus y sobre todo el celebérrimo y carísimo Pingus.
Después de que sus vinos estuvieron plenamente establecidos como un referente de calidad del panorama vinícola español, Sisseck decide embarcarse en un nuevo proyecto: trabajar con viticultores tradicionales de la Ribera del Duero e intentar aprovechar al máximo la calidad de viejos viñedos en vaso de Tinto Fino para elaborar lo que podríamos decir que es su vino más personal. Sisseck estuvo codo a codo con Pablo Rubio, de Alonso del Yerro, intentando identificar los viñedos con mayor potencial; se trabajó intensamente para recuperar los suelos, arrasados después de años de uso y abuso de química, y para volver a trabajar las viñas de forma natural; hubo de esforzarse mucho para cambiar la mentalidad de los productores de uva, a quienes siempre se les había premiado más por la cantidad que por la calidad; y al final, logró conseguir el tipo de uva sana y equilibrada que deseaba. De estos viticultores, de estos viñedos y con estas uvas, nace en 2007 Psi.
La añada 2010 es la cuarta de este vino. Elaborado con uvas de cepas de más de 30 años, procedentes de 6 pequeñas parcelas de grandes zonas de la Ribera del Duero, trabajadas por viticultores vinculados al proyecto. Vendimia y despalillado manuales, fermentación con levaduras indígenas en tanques de cemento, maloláctica en tinos y barricas de roble usados, sin trasiegos, y crianza de 18 meses en barricas de roble francés de segundo y tercer año, de los cuales algunos han sido usados para la crianza de Pingus y Flor de Pingus. Embotellado sin filtrar ni clarificar.
Psi 2010 (DO Ribera del Duero, tinto con crianza 100% Tinto Fino, Dominio de Pingus) es un vino de un precioso color cereza de capa media, con ribete rubí, limpio y brillante. Nada más acercar la copa a la nariz, intensos y elegantes aromas de moras, chocolate y vainilla, que luego van evolucionando y dejando paso a la fruta roja, la tierra mojada, las especias y el tomillo. En boca llama la atención sobre todo su carácter muy frutal, fresco, con una buena acidez y un paso envolvente, apareciendo al final un tanino muy sedoso e integrado; se notan a veces un poco los 14º, pero no molestan en absoluto. En conjunto ha hecho que me viniesen a la mente los vinos de Goyo García Viadero.
Un vino espléndido, muy disfrutable, que creo que gustará a los que huyen de la cara más maderosa y de gran extracción de la Ribera.
Esta ha sido la primera de las tres botellas que compré en avanzada en julio de 2011 y que llegaron en octubre de 2012. Veremos hacia donde evoluciona, aunque ahora mismo es una delicia de vino.

9 comentarios:

  1. Lo cierto es que nunca habia prestado atención a este vino, sobre todo tras la decepción de probar Pingus y su Flor. Me lo replantearé leido tu post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariano.
      Yo nunca he probado Pingus, se sale de presupuesto, pero si Flor de Pingus. Quizá falto de botella, pero me decepcionó.
      Yo te recomendaría que, si se te cruza, le dieses a este al menos una probadita.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Lo cierto es que como concepto... me desagrada de inicio. Un vino que se vende a la avanzada, a ese precio, sacando pecho de ser quien es sin haberse ganado nada todavía cuando surgió (ni aun hoy) pues me tira pa'tras por el marketing que empuja más que el vino que pueda haber dentro de la botella.

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.
      Yo reconozco que lo quise probar por venir de quien viene, y porque leyendo el por qué y el como se hace, me llamó la atención. El proyecto y el concepto me parecen interesantes.
      Yo pagué en avanzada unos 19€ por botella, precio que considero correcto. Los 30€ que está costando ahora, ya no se si los pagaría.
      En cualquier caso, para próximas añadas creo que voy a comprar más.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Uy... he comenzado la frase igual que Mariano. ¡Chispa no puedes hablar hasta que digan tu nombre! #-)

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  4. Lo cierto es - por no ser menos ;)-que tengo ganas de probarlo pero los más de 30 € que cuesta me echan para atrás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 30€ es ya un precio más que respetable, si. Y no seré yo quien diga que los vale sin duda.
      En estos casos siempre queda la opción de juntarse unos amigos y comprar una botella.
      Ya te digo que en avanzada me costó 19€.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Lo cierto es... (esto es como la contraseña, hay que decirla para poder pasar adentro de la casa de Smiorgan ;-)

    No, en serio. A mi el PSI me llamó la atención, como un cierto "gesto" de Sisseck hacia los que jamas se gastaran las pastizara que cuestan Pingus y su Flor. No siendo para nada amante de la Ribera del Duero (es publico y notorio) este vino me pareció siempre un algo distinto, sin las pretensiones de otros, pero, al fin, mas de lo mismo. 2007 me gustó y 2008 lo noté aún mas duro y con mas necesidad de botella, agresivo si me apuráis. Desde entonces no volví a cruzármelo, aunque lo intentaré.

    Si es cierto que este hombre a hecho bandera de ese modo "Rolandiano" de hacer vinos, a lo Burdeos pero heavy, mucha extracción, mucho músculo y mucha fruta. A lo Parker, para entendernos.
    Para gustos. Pienso en que cuando salió llegó a manejarse a 40 euros y tiemblo... ahora está mas comedido pero, a mi al menos, me sigue pareciendo carísimo.

    Un Goliardo Caiño FG cuesta 35. (por comparar...y por tocar las narices un poquito, vaya)

    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Luis. Lo cierto es... :)

      Pues yo creo que voy contracorriente de todos vosotros, pero a mi si me ha gustado este vino. Yo creo que, sin dejar de ser un Ribera, es como tu bien dices, un algo distinto. Hay madurez, si, pero sin excesos. Hay extracción, si, pero sin pasarse. Y hay madera, pero para mi, la justa y muy elegante. Igual esta añada es distinta a las anteriores, cosa que desconozco porque es la primera que pruebo.

      Como he leído por ahí, es un vino interesante para comprar en avanzada, y pagar sobre 20€, como he hecho yo. Ya meternos en 30, no lo veo tan claro.

      Y oye, ya sabemos que el nombre y la etiqueta, en este caso, venden. Pero no habíamos quedado en que fuera los prejuicios, probemos y bebamos, y si nos gusta, adelante?

      Saludos.

      Eliminar