lunes, 3 de septiembre de 2012

Por Fin en Forjas del Salnés

Como todos los veranos al volver a Galicia, intento visitar alguna bodega de las Rías Baixas que me resulte especialmente interesante. Este año, después de haberlo intentado en un par de ocasiones, he podido por fin visitar a uno de los productores que más está dando que hablar en la DO, Rodrigo Méndez de Forjas del Salnés.
Rodrigo es el alma mater de una pequeña bodega por su producción (unas 13000 botellas), pero enorme en calidad y seriedad en el trabajo. Unas 5 Ha en propiedad (incluida una finca ya casi en Sanxenxo, que aún no ha dado su primera cosecha, pero que por emplazamiento y suelo promete mucho), y otras 3 ha en alquiler, tras la incorporación de 1 nueva Ha este mismo año.
En 2003, una de esas casualidades de la vida hace que se crucen Rodrigo Méndez y Rául Pérez, empezando una más que fructífera línea de colaboración en la que se venden uvas, se asesora, se reutilizan barricas...y se gestan algunos de los mejores vinos de España.
Por fin, tras el intercambio de un par de emails y llamadas telefónicas, ponemos rumbo a Meaño para quedar con Rodri y el resto del grupo e iniciar la visita.
Primera parada, obligatoria, en lo que es la finca insignia del proyecto. Algo más de 1 Ha de viñedo antiguo, donde conviven Caiño, Albariño y alguna otra casta, en emparrado, con mantenimiento del manto vegetal del suelo, usando sólo tratamientos tradicionales en el viñedo, y donde hay alguna cepa de más de 200 años. Estamos hablando, como no, de la finca de la Señora Lola, una entrañable muller que ha visto cultivar y hacer vino desde hace muchos años, y que recibe a todos los visitantes con una sonrisa y con una amena y entretenida charla lista para quien quiera escuchar. Pero no son estas cepas antiquísimas las únicas joyas que custodia la Señora Lola. Dentro de antiguos cobertizos reposan maravillosos fudres de castaño que han visto pasar por sus entrañas cientos de vendimias, donde se hacía el albariño de la forma tradicional, es decir, fermentado y conservado en tinos y fudres de madera, que sólo era nueva el primer año. Pero además, en un rinconcito, hay un botellero con botellas de albariño casero, sin etiquetar...de más de 30 años! Algún lector de este blog lo ha probado, y creo que la alegría bailó en sus pupilas. Ya marchándonos de los dominios de esta gran mujer, mis ojos se fijaron en otro pequeño tesoro escondido junto al muro de piedra: un puñado de fresas silvestres que no pude resistir a que acabaran en mi mano y en mi boca, deleitándome con esos deliciosos olores y sabores que me traen recuerdos de la infancia, y que cada vez es más difícil volver a encontrar.
Inox, tinos, fudres...
200 años
Historia
Tras visitar otros viñedos, algunos tan cerca del mar que la influencia de las mareas marca claramente la personalidad de sus uvas y vinos, rumbo a las nuevas instalaciones de Forjas del Salnés, situadas ya en el término de Cambados.
Unas instalaciones cómodas y coquetas, luciendo aún aspecto de estreno, alberga los instrumentos de alquimia de Rodri. Viejos tinos de roble, barricas de distintos tamaños, orígenes y edades, y el inevitable acero inoxidable, son las herramientas con las que Méndez busca, y a fe que lo logra, volver al origen del "albariño"; retomar, con gran calidad, la elaboración de tintos en las Rías Baixas; hacer que sea moderno y actual lo que hacían ya sus ancestros.
Pudimos hacernos una idea de todo lo que allí se cuece probando directamente de las barricas de lo que será la añada 2011 de Sketch (mineralidad, salinidad, amplitud); Loureiro, Espadeiro y Caiño (acidez atlántica, fruta a raudales, personalidad) y Leirana Finca Genoveva (acidez, fruta, cuerpo, sentimiento). Pero también pudimos probar otras joyas, como unas barricas de albariño pisadas con los pies, con y sin raspón, y que a la fecha de publicar esto ha salido al mercado como Leirana Cos Pés 2011; y lo que yo esperaba con ansia, probar esa Pinot Noir de Rodri, que aún reposa en barricas usadas, y que es discreta, elegante, sutil, frutal y misteriosa. Puede dar mucho que hablar.
Tras este extenso recorrido por sus hijos (catamos de todo, con raspón, sin raspón, a medio despalillar; distintos toneleros, distintas edades de barrica...), pasamos ya a catar algo embotellado. Empezamos con Leirana 2010 (Do Rías Baixas, blanco joven 100% Albariño, Forjas del Salnés), vino de bonito color amarillo pajizo claro, con nariz intensa y franca de piel de manzana, fruta de hueso, algo herbáceo y mineral; y con un paso por boca lleno, fresco, de muy buena acidez, y con un final amargoso y mineral. Un albariño que huele y sabe a albariño. Seguimos con uno de esos experimentos que Rodri y Raúl se traen entre manos, Sketch 2010 (Vino de Mesa, blanco con crianza 100% Albariño, Raúl Pérez Viticultor); se muestra de color amarillo tirando a dorado, con reflejos oro pálido; aromas de buena intensidad a fruta blanca, flores, mineral y salino; en boca, fresco, algo glicérico, con presencia y un final marcadamente salino muy agradable. Terminamos con una verdadera joya enológica obra de Raúl Pérez, y que para desgracia de los pobres mortales, no se comercializa; se llama Rosario 2007, y en su elaboración, entre otras, entran Moscatel, Riesling y Gewürztraminer. Es uno de los vinos dulces más impresionantes que he probado nunca. Intensos aromas a pétalos de rosa, amielados, orejones; mostrándose en boca con un dulzor delicioso, compensado con buena acidez, miel, fruta escharchada. Sencillamente delicioso, y un gran fin de fiesta a la visita.
Tres vinazos
Forjas del Salnés
Albariño eterno
Más allá de los vinos, las barricas o las uvas, está la persona. Y Rodrigo Méndez es de esas personas a las que apetece volver a ver. Humilde, sincero, honesto, mostrando lo que hay y por qué, e intentando volver a las raíces de unos vinos a los que ama.
Un auténtico placer haberte conocido, Rodri. Nos queda pendiente esa comida y la vertical de Leirana.

9 comentarios:

  1. A finales de mes tengo que ir a Pontevedra, a ver si puedo aprovechar y visitar a Rodri. por lo que contáis es una visita que un aficionado al vino no puede perderse.
    Gracias por la crónica.
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vicente.
      Si puedes hacer un hueco para pasarte, no lo dudes. Lo que pasa es que andarán en plena faena y no se como andará la cosa para las visitas. Ya nos contarás.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Genial, como no, algún día conseguiré visitar esta bodega, me ecantan sus vinos, en la carta tengo Goliardo Caiño y leirana barrica, una pasada. Con ganas de probar El Barredo, a ver cuando tego suerte.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ankabri.
      Si te acercas por Galicia, tienes que ir. Merece mucho la pena.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Tuve la suerte de visitar la bodega antigua pero fue de forma rápida, tengo pendiente una visita con más tiempo cuando pueda, sobre todo por conocer los viñedos de cerca y a la señora Lola y sus viejos albariños si se pudiera, jejejejeje.
    A Rodri le debemos muchas cosas pero para mi fue con quien descubrí ese tesoro escaso - cada día menos- los tintos de las rias baixas con monovarietales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sibarita.
      Yo tengo pensado, cuando pueda, hacer una nueva visia, si es posible en plan individual, y centrarme con Rodri en los tintos.
      Esta vez eramos 7 personas, y al final, embotellado, catamos lo que menciono. Los tintos, sólo muestras de barrica, aún sin el ensamblaje dfinitivo.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Qué bien que hayas podido vivir ya esa experiencia!!! Yo todavía no he podido visitar la bodega nueva, sólo por las fotos que me mandó Rodri, lleno de orgullo, y algunos colegas habéis publicado. Pero confieso cierta nostalgia, porque los vinos de Rodri, antes, eran los mejores vinos de garaje de España y ahora, tendrán que ser los mejores vinos de bodega!!! Seguro que hará camino!
    Del Rosario nada voy a decir porque la gente no lo puede comprar. Pero la botella que tomamos en A Curva de Miguel Anxo, con Rodri y algún otro delincuente habitual, no la olvidaré facilmente, no. Cos Pés lo bebí todavía sin embotellar, pero de mis notas y de mi cabeza surge la necesidad de beber, ya con cierto reposo y calma, este vino. Creo que será de los grandes: me sonço no poco a Fontanasanta de Foradori.
    Saludos!
    Joan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joan.
      La bodega nueva es coqueta, práctica y manejable. Cos Pés lo probamos aún sin hacer, distintas barricas a la espera del ensamblaje definitivo. Lo que si puedo decirte es lo que le dije a Rodri, "esto es como el vino que se hacía en casa", a lo que él me contesto que ese era el mejor cumplido que se le podía hacer, porque es lo que buscaba.
      De Rosario tampoco voy a hablar más, porque es simplemente inolvidable.
      A ver si el próximo verano puedo ir de nuevo a ver a Rodri, en petit comité, y charlamos con más calma.
      Saludos.

      Eliminar
  5. alguém me pode ajudar? precisava de contacto email, a fim de marcar uma visita a adega. gracias

    ResponderEliminar