sábado, 15 de septiembre de 2012

Marcel Lapierre Morgon 2010

Lo malo de hacernos muchas expectativas sobre un vino, es que nos podemos llevar un chasco muy grande.
En este caso, y después de todo lo que había leído sobre este vino de la mano de verdaderos conocedores como Joan Gómez, mis expectativas eran más que altas; así que cuando en una tienda online de reciente descubrimiento para mí (elSumiller.es) vi que lo tenían, no me lo pensé dos veces a la hora de hacerme con una botella. Y en este caso, las expectativas han sido más que superadas.
El Marcel Lapierre Morgon 2010 (AOC Morgon, tinto con crianza 100% Gamay noir à jus blanc, Marcel Lapierre) es un vino natural elaborado con uvas procedentes de cepas de una edad media de 70 años, con certificación de agricultura biológica. Vendimia manual, maceración semicarbónica sin adición de sulfitos y con levaduras indígenas y crianza de 9 meses en barricas, para pasar a ser embotellado sin filtrar y sin adición de azufre.
El vino viste un olor rojo rubí cristalino, de capa baja, no muy brillante pero si bonito. La nariz es tremendamente alegre, con gran presencia de la fruta roja ácida, hierbas de monte, punto mineral, olor a campo, a hojas frescas, a naturaleza. Pero si la nariz es deliciosa, en boca la cosa alcanza cotas de disfrute superiores. Fresco, vivo, frutal, acidez fantástica, punto de carbónico muy refrescante. Un vino sencillamente delicioso, que cuando lo probamos, mi otra mitad y yo exclamamos casi al unísono: "¡Joder, que bueno!".
Hay vinos de reflexionar, vinos de pensar y analizar, vinos serios y formales, y vinos como este, de simplemente disfrutar. Un vino de los que te ponen una sonrisa en la boca. Que debe estar fantástico mientras se está a la sombra de un roble escuchando el ronroneo de un río al fondo. De gozar con cada sorbo.
Marcel Lapierre ya no vive, las riendas de la casa las lleva su hijo Mathieu, que espero que siga con el buen hacer del padre y nos siga regalando con vinos como este.

15 comentarios:

  1. Muy buenas Smiorgan,

    Excelente post, lo has descrito de la forma que me hace sentir este vinazo cuando lo bebo. Es uno de los vinos que mas me gusta beber, porque es muy bueno, sencillo, directo, porque transmite terroir por todos los costados, no cansa y te invita a beber una y otra vez, en definitiva, una maravilla. Me alegro que te gustara.

    Un abrazo,
    Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan.
      Si tuviese que resumir este vino en una palabra diría alegría. Y te doy toda la razón, no sólo no cansa, sino que hay que hacer esfuerzos para no beberse la botella de una sentada.
      Saludos.

      Eliminar
  2. De este vino sólo he disfrutado la versión azufrada. Digo disfrutado y no bebido, porque sí he bebido en alguna ocasión la versión sin azufre y me tocó la versión más imbebiblemente animalesca de este vino. Una lástima :-(

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.
      Pues si una lástima, porque esta botella mía estaba de escándalo.
      Igual algún problema de conservación o de que al ser un vino natural sin sulfitos, ya sabes que alguna botella puede irse de madre. Suerte con otras.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Ahí estaba la madre del cordero. Del productor a la tienda, de la tienda a la nevera de vinos. Manda güebs :-/

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  4. Uno de esos vinos que siempre he querido probar y que por una razón u otra no lo he hecho. Le tengo muchas muchas ganas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sibarita.
      Pues ya sabes donde encontrarlo :) Me juego algo a que te gustará.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Buenas Jose,

    Con respecto a la versión azufrada me imagino que te refieres a la Cuvée MMVII. Éste es otro mágnifico vino, con la identidad del no sulfitado, pero más maduro y más serio. A mí este vino también me encanta, pero el Morgon sin sulfitos lo veo más original y sobre todo mucho mejor de precio. La Cuvée cuesta casi el doble. En cualquier caso otro vinazo la Cuvée MMVII.

    Un saludo,
    Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan.
      En el Domaine M. Lapierre, una vez que el Morgon ha acabado su crianza en barricas, se separa la cuvée en dos mitades, a una se le añade sulfito antes del embotellado y la otra se embotella sin azufrado, ninguna de las dos se filtra.
      Creo que Jose debe referirse a esa mitad azufrada.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Hola Juan,
      como explica Smiorgan me refiero al Lapierre "normal", esto es, no a la Cuvée MMVVII (que ya tiene un precio para pensarlo), comercializado sin adición de sulfitos.

      Saludos,

      Jose

      Eliminar
  6. Gracias por esta información que desconocía. La Cuvée MMVII que tengo también tiene sulfitos. Pues mira que he abierto unas cuantas del Morgon sin sulfitos y ninguna me ha salido mala.

    Saludos,
    Juan Ayerbe

    ResponderEliminar
  7. Tanto y tan bien estáis hablando de este vino, que no me va a quedar más remedio que probarlo. Más aún cuando ya se donde conseguirlo.
    Voy a tener que dejar de leer tanto, o hacer un suplemento en mi trastero para almacenar más vino.
    Saludos
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vicente.
      Efectivamente, sabemos donde conseguirlo. Pero una cosa, no lo guardes, cómpralo y bébetelo! :)
      Saludos.

      Eliminar
  8. "Vinos como este, de simplemente disfrutar. Un vino de los que te ponen una sonrisa en la boca". Qué bien lo has descrito, S. Hay que entender, también, que 2010 ya es una añada en la que Marcel Lapierre padre interviene pero no sabemos hasta qué punto...murió en octubre de 2010,. Por eso es una añada tan especial y cuanto se pueda comprar de ella, se compra y se bebe a su memoria eterna. Si se puede en magnum, mucho mejor. Los vinos de Lapierre mejoran mucho en formato magnum. Su hijo, Mathieu, está en el camino de su padre pero es él, faltaría más. Sus vinos siguen la estela a partir de 2011 pero todavía les falta un poquitín...
    2010: el año de Marcel, uno de los vignerons auténticos de Morgon.
    Abrazo,
    Joan

    ResponderEliminar
  9. Hola Joan. Gracias por el elogio.
    Si que es una añada especial, la última...
    Habrá que intentar hacerse con alguna botella más.
    Saludos.

    ResponderEliminar