sábado, 14 de enero de 2012

Un Lugar Común

Viñedos, manto natural, Zárate
Cultivo tradicional, viticultura ecológica, vinos naturales, producción artesana, biodinámica...Conceptos que dan vueltas y resuenan en mi cabeza, sin estar del todo claros, sin saber exactamente que son, que aportan, si son mejores que otros, y por qué. A veces, algo despierta ideas que han ido quedando agazapadas en algún rincón de tu memoria, suena un click, y las cosas encajan.
Leo un artículo sobre Clos Mogador en la revista Planeta Vino nº 40, en el que René Barbier, cuyos vinos nunca he probado, dice: "la hierba que dejo crecer junto a las plantas las proteje del clima", "al labrar no refrescas la planta, al contrario, cuando el sol rebota en la tierra removida, seca la viña", "nunca debes arrancar un almendro, porque si lo matas, sus raíces te pudren la viña, pero si lo dejas tranquilo, sus flores serán las primeras en primavera, atraerán a los primeros insectos y estos ayudan a la floración de las cepas, la harán más rica y más variada".
Y, de repente, me vienen a la cabeza Samuel Cano con sus hileras de ajos entre cepas y su parcela en cultivo salvaje; Eulogio y Rebeca en Zárate, con sus rosales y manteniendo el manto vegetal natural de las parcelas; Rafael Bernabé, sus viñedos Culturales, sus cipreses y su respeto a lo tradicional; Todd Blomberg en Benito Santos con sus abonos a base de algas y conchas de marisco; Alfredo Maestro y su viticultura bio-natural; Manolo Olmo de Sierra Norte, manteniendo las prácticas de cultivo ecológico de la familia y protegiendo los microorganismos del suelo. Y las cosas, como digo encajan. Y veo que los vinos que más me han hablado, que más me han transmitido, que más me cuesta reflejar en texto, que me han hecho sonreír, tienen un denominador común.
Será cuestión, como dice el anuncio de cierta entidad bancaria, de desaprender.

8 comentarios:

  1. Creo que hay mucha gente que sabe hacer bien las cosas, sin mucho ruido, y cuando les conoces y tienes la suerte que te cuentan sus secretos te das cuenta de por qué sus vinos son diferentes. Un saludo, me ha gustado un montón tu artículo

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Smiorgan,
    siempre es bueno seguir tus elucubraciones vinícolas.
    Mi opinión sobre la biodinámica es muy positiva a favor de ésta. Salvando la parte más fantástica y sin entrar en ella, diré que los resultados producidos por grandes Vignerons defensores de la Biodinámica, (como pueden ser Federico Schatz aquí en Ronda con sus vinos de Finca Sanguijuela y su espectacular Acinipo, Anders Vinding Diers en Extremadura con Mirabel, su primo Peter Sisseck con Pingus y anteriormente con Hacienda Monasterio ó los maravillosos cavas Recaredo entre otros),son la expresión de la gran labor efectuada en el campo en sintonía con la naturaleza y realizada con todo el cariño, dando estos magníficos caldos.
    racibe un cordial saludo desde VinoAroma.

    ResponderEliminar
  3. Ankabri, una de las mejoras cosas de esta gente de la que hablamos, es que no hay secretos. Están dispuestos y deseosos de decir a quien quiera oirlo como cuidan sus viñas y como hacen sus vinos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Alberto, tengo muchas ganas de probar los vinos de Schatz, aún no he tenido oportunidad. Todo lo que he leído de ellos suena más que interesante.
    Yo no comulgo con algunos elementos de los más místicos de la biodinámica, pero los métodos tradicionales y artesanos, producen los vinos más interesantes que he probado últimamente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con Alberto, pero yo creo que una cosa es el vino ecológico, como las patatas, o los tomates, y otra la biodinámica. de todos modos Fedrico Schatz haría buen vino de la manera que sea, por que Ronda es Ronda.

    ResponderEliminar
  6. Hola Guillermo.
    Efectivamente, una cosa es cultivo ecológico/orgánico/tradicional y otra cosa mucho más amplia la biodinámica.
    Lo que pretendo reflejar en el post es el hecho de que, determinadas prácticas vitivinícolas, dan como resultado un tipo de vinos digamos "especial".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Al contrario, querido amigo: lo que estás haciendo es aprender muy rápido!!! Es como ese otro, viejo, anuncio: busque, compare y si encuentra algo mejor, compre!!! Pues busque métodos de cultivo, conozca parcelas, yvas y viticultores, compare resultados, saque sus conclusiones y compre!!! De todo hay en la viña del Señor, claro, y nunca jamás hay que sacralizar una manera de trabajar o de hacer las cosasen en el campo como si echaras por tierra otros sistemas de laboreo y de trabajo en bodega. De todo hay, bueno y malo, en todos los métodos. Pero cuanto más se aprende de una manera natural de hacer las cosas, mejores vinos acaban haciéndose. En España estamos en mantillas todavía, si nos comparamos con el trabajo que se viene haciendo en Francia (sobre todo) desde hace decenios (casi desde el final de la Segunda Guerra Mundial) o en Alemania (menos) o en Italia (menos todavía). Pero el avance de este tipo de sensibilidad es imparable. No hay otro futuro que ese, en mi opinión. Y la calidad que ya se bebe en algunos de los ejemplos que has propuesto (y algunos más que se podrían proponer), lo demuestra.
    Un abrazo,
    Joan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, los radicalismos en la mayor parte de las cosas, no son buenos compañeros. Pero cuando te das cuenta de que las cosas que te gustan tienen un nexo de unión, piensas que algo ha de haber ahí.
      Un placer, como siempre, leerte por aquí, amigo.
      Saludos.

      Eliminar