domingo, 4 de diciembre de 2011

¿Para qué sirve una DO?

La Denominación de Origen es un tipo de indicación geográfica que se aplica a un producto alimenticio o agrícola, en este caso, al vino, cuyas características vienen definidas por el medio geográfico en el que se produce. Su utilidad es la de proteger productos elaborados en una zona determinada, a la vez que los productores se comprometen a mantener unos niveles de calidad y a cumplir unas determinadas normas de elaboración, como puede ser en el caso del vino, las variedades de uva recomendadas y permitidas, los rendimientos, los tiempos de crianza, etc. En España el origen legal de las denominaciones de origen se remonta al Estatuto del Vino del año 1932 y a la posterior Ley 25/1970, del Estatuto de la Viña, del Vino y los Alcoholes, y actualmente están reguladas por la Ley 24/2003, de 10 de julio, de la Viña y del Vino
Así pues, ¿qué debemos pedir a una DO?. ¿Debemos exigirle una regulación estricta, que controle hasta el último detalle de la elaboración del vino, que permita sólo castas que hayan demostrado un nivel de calidad mínimo constante en esa zona geográfica y que asegure al consumidor que todos los vinos que lleven la contraetiqueta tienen garantizado un mínimo de calidad, a costa de una cierta uniformidad?. ¿Debe permitirse una cierta libertad, de forma que cada productor busque la máxima expresión de sus ideas, a costa de ser permisivos en la elección de castas, los métodos de elaboración y los períodos de crianza? O Por el contrario, ¿debe una DO defender al máximo las raíces de la región a la que representa, en cuanto a uso de castas tradicionales, métodos de producción modernos pero respetuosos con los usos originales de la tierra, y, en una palabra, protección del acervo vinícola histórico de la zona en cuestión?
Lo ideal sería una sabia conjunción de los tres puntos de vista, aunque si tengo que escoger, me quedaría con la tercera opción. Igual no sería mala idea crear una especie de subcategoría "tradicional" o "histórica" dentro de las DO para englobar a los productores que comulgan con estas ideas.

La imagen del mapa de las DO Españolas está tomado de la Wikipedia

6 comentarios:

  1. Me apunto a la tercera opcion, dado que lo importante es la calidad y la elaboracion no tanto cuanto de barrica o que uvas, si controlar que sea de la zona pero que mas da el porcentaje o tiempo de barrica, eso lo marca el vitivinicultor.

    ResponderEliminar
  2. Ankabri, yo también me apunto a la tercera opción.
    Lo de marcar tiempos de crianza y demás me parece absurdo. Ni todas las añadas son iguales, ni todas las castas, ni todas las barricas...
    Defender castas autóctonas y determinadas formas de cultivo si me parece muy importante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Smiorgan,
    he tratado de buscar el comentario que dejaste en Verema, sobre Jay Miller y Robert Parker, pero no lo he encontrado ni en los foros, ni en alguno de los blogs que allí hay, ni en la página de inicio; dime donde puedo verlo, muchas gracias, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Alberto. Están en los hilos del Foro de Vino "Jay Miller deja el Wine Advocate?" y "Comunicado The Wine Academy".
    Si no los ves, busca Smiorgan y vete a las participaciones en el foro de Vino y Bodegas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Para mi la D.o de origen no sirven para mucho hoy en día ya que se han quedado atrás.
    ¿Acaso tienen mucho que ver las tres zonas de Rioja entre si?, acaso no es una peregrullada en ribera, que sin un productor utiliza barricas de 500l su contraetiqueta es de vino Joven. ¿ Son iguales las zonas de valladolid, soria y Burgos en ribera?, ¿ o año a año aumentar la producción por hectárea en detrimento de la calidad como pasa en Rias baixas?.
    Está claro que escogiendo me quedo con la tercera opción pero ahí también se engloba impedir que haya en el mercado reservas - y no hablemos ya del uso de estas categorias que el consumidor estandar entiende como mejor que un crianza y sucesivamente- de zonas famosas a 3 €, es que no salen los números de ningún modo, a parte del "engaño" para el consumidor. Está claro que las grandes bodegas "mandan" en los consejos y contra eso hay poco que hacer.
    En eso - y otras muchas cosas- nos llevan la delantera en francia con sus calificaciones de viñedos , cuando compras sabes lo que estas comprando y por lo que estás pagando, luego está el gusto.
    Menos mal que algunos nos fijamos en lo oncreto, en elaboradores, en zonas y vinos determinados para quitar la paja de la generalidad.
    Con todos estos comentarios no intento demonizar los consejos pero si dejar cconstancia de su necesidad en modernizarse y ser vehículos de intentibación de la cultura y la tradicción vinícola, a parte claro está, de defender los suyo amparados en unos criterios rígidos- aquí sí- de calidad.

    ResponderEliminar
  6. Hola Sibarita.
    Estoy contigo. Creo que las DO basadas sólo en criterios geográficos y de tiempo que pasa el vino encerrado en una barrica y en una botella antes de salir al mercado son un tanto anacrónicos.
    Desde luego, aunque me costaba reconocer estas cosas, el sistema de AOC francés, con criterios geográficos y sobre todo de calidad, nos lleva una ventaja considerable.
    Igual vemos algún día que alguien se sienta a revisar en firme nuestro sistema de DO.
    Un saludo.

    ResponderEliminar