domingo, 10 de julio de 2011

Los Hijos de Viñedos Culturales

Ya hace algunos meses hablábamos en este blog del nuevo proyecto que iniciaban Rafael Bernabé y su gente, los Viñedos Culturales, con la idea de hacer vinos respetando al máximo la tierra y el viñedo, sacando de nuevo a la palestra castas olvidadas del patrimonio vitivinícola mediterráneo y sacando pequeñas producciones de forma casi artesanal. Hace ya también algunos meses, comentamos en este sitio, cuanto nos había gustado el primer hijo de este proyecto, Los Cipreses de Usaldón.
En el pasado Winecanter Summer Festival pudimos, al fin, probar y saborear los hermanos de estos Cipreses, el resto de criaturas y creaturas de la gente de Bernabé Navarro y su loco proyecto.
Se trata de tres vinos, dos blancos y uno tinto, elaborados con Moscatel, Merseguera y Rojal, que transmiten de una forma que pocas veces había sentido antes, el terruño y el trabajo en el campo. Interesantes, con personalidad y diferentes.
- El Carro 2010 (Vino de Mesa, blanco con crianza, 100% Moscatel de Alejandría) se elabora con uvas provenientes del Viñedo del Parque Natural de La Mata, Torrevieja, pago El Carro, situado sobre dunas fósiles de origen litoral. Se trata de viñas de 30 años, en cultivo orgánico, sin herbicidas, sin productos de síntesis y con lucha biológica. Fermentado en barricas de 500 litros de roble francés nuevo con sus levaduras del campo. Maloláctica en barrica y crianza de 4 a 6 meses, 50% en barrica de 500 litros y 50% en acero. No clarificado ni filtrado, para producir 1000 botellas. Es un vino de color amarillo pálido con reflejos dorados y verdosos. Nariz de buena intensidad, franca y agradable, con piel de uva, fruta blanca, algún toque amielado, y claras notas salinas, yodadas y calcáreas. En boca tiene una acidez fresca, es seco y agradable, bien conjuntado y con un agradable toque de amargor final.
- La Viña de Simón 2010 (Vino de mesa, blanco con crianza, 100% Merseguera) está elaborado con uvas del pago La Viña de Simón, del viñedo del Parque Natural de La Mata, con suelos arenosos, de bajo contenido materia orgánica y alto porcentaje de carbonatos, también situado sobre dunas fósiles de origen litoral. Viñas con una edad media de 70 años, con el mismo modelo de cultivo biológico y orgánico, que han sobrevivido a la filoxera. La fermentación se ha realizado en barricas de roble francés nuevo de 500 litros con levaduras indígenas, para pasar tras la maloláctica, a una crianza de 4 a 6 meses en barrica de 500 litros, sin batonnage. Nuevamente, no filtrado ni clarificado, y con una producción de 600 botellas. Tenemos un vino de color amarillo muy pálido y brillante. Aromas de buena intensidad, agradables, con flores blancas, fruta madura, notas herbáceas, y de nuevo ese recuerdo salino y mineral claro. En boca tiene una muy buena acidez, es seco y amargoso, muy frutal y bien conjuntado.
- La Amistad 2010 (DO Alicante, tinto con crianza, 100% Rojal) se elabora con uvas de la variedad Rojal provenientes de viñedos de entre 40 y 60 años situados en la Finca Usaldón (Villena-Alicante), en el pago El Motor de la Amistad, de suelo calcáreo cubierto con guijarros. Cultivo orgánico, sin herbicidas ni productos de síntesis y vendimia manual en cajas de 15 kilos. 80% de racimos son despalillados, hacen 10 horas de maceración y pasan a tinas de plástico de 1000 litros donde tienen lugar 35 días de fermentación. Otro 20% de uvas hace una semimaceración carbónica y luego la maloláctica en barricas de roble francés de 4 años. Levaduras del campo, sin mover la pasta, sin enzimas. La crianza tiene lugar en barricas de roble francés de 4 años durante 4 meses, sin trasiegos, y el vino se embotella sin clarificar ni filtrar, 1400 botellas. Así tenemos un vino de un precioso color púrpura brillante de capa baja con ribete violáceo. La nariz de este vino es fantástica, con fresa, frambuesa, nata, flores y notas vegetales. En boca se muestra fresco, goloso, de buena acidez, con un tanino franco pero muy agradable, de trago largo que pide inmediatamente otro.
Tres vinos fantásticos, cuatro con Los Cipreses de Usaldón. De disfrute y reflexión. De como se pueden hacer las cosas bien pensando en lo que se quiere hacer, y no en lo que dicen los demás que debe hacerse.

13 comentarios:

  1. Los Cipreses hicieron que mire a los vinos de aquella zona con otros ojos...

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  2. Si puedes prueba el resto, Jose, no te arrepentirás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Veré como cruzarme en su camino.

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  4. De todas formas, estos vinos no son representativos de lo que se hace por estas tierras, si no de lo que un grupo de gente quiere hacer, y una muestra de lo que se puede hacer.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Al final creo que no hay vinos representativos, si no que hay bodegas, elaboradores, personas... vinos concretos. Lo demás, piscinas de vinos.

    No obstante atinar con los elaboradores en según qué zonas es como buscar el Grial.

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  6. Suscribo todo lo que ha dicho Jose, y desde aquí volver a felicitar a Rafa por ese Cipreses, el vino que dejó en cueros todos mis prejuicios sobre los tintos del levante.

    Aunque es el único que he probado, intentaré seguir de cerca esos Viñedos Culturales.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola, Mariano, bienvenido. Ya nos contarás como ha ido todo.
    Como a Jose, te recomiendo que des una oportunidad a estos vinos, no creo que te defrauden.
    Con respecto a los vinos de levante, creo que hay de todo, y como sugiere Jose, generalizar igual no es lo más justo.
    Obviamente, no vamos a encontrar cosas que nos ofrece la Ribeira Sacra, por poner un ejemplo, pero se hacen muy buenos vinos por estar tierras.
    Si, son a veces golosones, muy maduros y demás, pero a mi personalmente hay muchos que me gustan bastante. Monastreles bien trabajadas, solas o en compañía sobre todo de Syrah, son fantásticas para compañar platos mediterráneos.
    Como todo, la cosa va en gustos. Yo por ejemplo no acabo de pillarle el tranquillo al Priorat, aunque ahora mismo ando liado con los tintos de Clos Dominic.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Simplemente por el concepto ya me interesan mucho estos vinos. Pero dudo que los pueda conseguir por aquí.
    Están apuntados en la lista de búsquedas.
    Y sobre los vinos de dominic, el vinyes altes 07 es un vinazo...

    ResponderEliminar
  9. Hola Sibarita.
    Echa un ojo a la web de Viñedos Culturales.
    Tengo una botella de Vinyes Altes y otra de Vinyes Baixes. Ya cayeron una de Petó y una de Blanc.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Buenas, y perdón por entrar tarde a algo que me interesa tanto como el trabajo de Rafa en la zona. Aquí el concepto de cultura tiene que ver con las variedades que más se identifican con la tierra, sea por su propia historia, sea por la adaptación inbcreíble que han tenido al medio natural (la moscatel de Alejandría). Más que por otra cosa, lo que distingue a Rafa y a sus vinos es cómo esa cultura se aplica de forma estrictamente etimológica: estamos hablando de cómo se cultiva la tierra y de cómo se trata el mosto en la bodega hasta metamorfosearlo en vino. Ahí está para mí la diferencia. Claro: como boen se dice, Rafa no es representativo porque la mayoría de la gente lo que hace es apartarse de la cultura de su zona, normalmente en el segundo concepto, pero muchas veces en ambos.
    Esos blancos nbo han pasado jamás por mis narices y paladar...me da un no sé qué...
    Un abrazo,
    Joan

    ResponderEliminar
  11. Hola Joan.
    Totalmente de acuerdo en lo que dices. Este proyecto de Rafa es una rara avis, pero que ya empieza a no ser tan raro de encontrar a poco que se rasque en algunas zonas.
    Has probado La Amistad? Creo que los tres te gustarían mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Buenos días,
    Somos un gabinete de prensa de Barcelona y nos gustaría haceros llegar información de los vinos que representamos.
    Un saludo y gracias de antemano,
    Sara

    ResponderEliminar