sábado, 13 de febrero de 2010

Grandes de la Década

Con este rimbombante nombre, asistimos ayer a una cata de vinos que en los últimos 10 años han recibido altas puntuaciones en distintas guías y publicaciones, incluido Parker. Todos vinos de alta gama, aunque algunos son la segunda línea de sus bodegas. Todos catados sin decantar y en copa AFNOR.

- Remírez de Ganuza Reserva 2004 (DOCa Rioja, 100% Tempranillo, Bodegas Remírez de Ganuza): picota oscuro, capa alta, ribetes violáceos asomando el granate. Aromas intensos de buena fruta roja, maderas finas, torrefactos, especiado, y con el tiempo, lácteos. En boca es aterciopelado, acidez viva, taninos elegantes, marcados pero agradables. Retronasal frutal, largo.
- Aalto 2006 (DO Ribera del Duero, 100% Tinto fino, Bodegas Aalto): picota muy oscuro, muy cubierto, ribetes violáceos. Muy cerrado al principio, luego predominio de los tostados, balsámicos, y al fondo aparece la fruta roja; con el tiempo, vainillas y toffee. El paso por boca es aún tosco, con acidez alta y taninos aún verdes, que con el reposo en copa se suavizaron algo. Retronasal con fruta y vainillas, muy largo.
- Les Eres Vinyes Velles 2003 (DOCa Priorat, Garnacha, Cariñena, Cabernet Sauvignon; Celler Joan Simó): granate apagado, ribetes atejados asomando los caobas. En nariz, caucho, gasolina y al fondo notas minerales; al cabo de un rato, se marcaba algo más la mineralidad, pero la fruta no apareció. En boca es intenso, con una acidez algo descompensada, taninos marcados, y un final muy mineral.
- Magaña Merlot 2001 (DO Navarra, 100% Merlot, Bodegas Viña Magaña): rubí muy evolucionado, con ribetes teja y caoba. Nariz intensa, con fruta negra madura, notas dulzonas, torrefactos; con el tiempo, heno. En boca es suave, sedoso, goloso, taninos muy suaves ya, y una sensación de quedarse la boca vacía del todo al tragar, subiendo luego un retronasal frutal.
- Nabot 2004 (DOCa Rioja, 100% Tempranillo, Bodega Viña de Nabot): Granate apagado de capa muy alta, con ribetes atejados. Cerrado al principio, luego aromas intensos de fruta negra, tostados, notas balsámicas, especias. En boca es un vino de mucho cuerpo, intenso, aterciopelado, con buena acidez y taninos marcados algo rugosos. Muy largo.
- Casa Cisca 2006 (Vino de Mesa, 100% Monastrell, Bodegas Castaño): picota oscuro de capa alta, ribetes granate. Aromas de buena intensidad de fruta negra muy madura, licoroso, tabaco, notas especiadas. En boca es potente, goloso, acidez suave y taninos muy conjuntados. Retronasal frutal y buena duración.

Grandes vinos todos ellos, muy bien hechos. Necesitan decantarse todos, ya que menos el Magaña Merlot y el Casa Cisca, estaban muy cerrados, con olores de reducción, y tardaron mucho en mostrar su potencial aromático. Todos intensos, con gran cuerpo, evolucionaron a mejor en copa, salvo quizá el Priorat, que no acababa de volverse de mi gusto. Menos al Merlot, a todos les quedan años por delante, y alguno, además, los necesita.
Remírez de Ganuza es un vino agradable, muy bien hecho, sabroso, que durará muchos años en botella, aunque ya se bebe muy a gusto. Aalto necesita tiempo y paciencia para beberlo ahora, y al menos un año entero de botella para disfrutarlo bien, pero es un vinazo. Les Eres no me ha gustado, sus aromas no acaban de resultarme agradables, se notó algo desequilibrado y con sensaciones poco agradables en boca. Magaña Merlot es una golosina, suave y delicado; no es mi tipo de vino, pero creo que podría gustar a mucha gente. Nabot es otra joya de los Ijalba (¿hacen algo mal estos señores?), complejo, intenso, y con un potencial de guarda enorme; crecerá mucho, pero creo que me sigo quedando con Ogga. Casa Cisca ha sido para mí una sorpresa yeclana; muy intenso, muy bien trabajada la Monastrell, sin sobremaduraciones dulzonas, muy disfrutable.
Como última reflexión, no se cómo hacen los profesionales cuando catan 50 vinos de este pelaje en una sola sesión. Ayer fueron 6 y para mí son más que suficientes para acabar dejándolo a uno agotado.

10 comentarios:

  1. Te has metido esos 6 de una vez?, ya te vale, jajajajaja.
    El remirez es un futurible ademas del Aalto.
    Desconozco el nabot y la bodega, a ver si veo algo por ahí, que vale ese vino?.
    Perdona que te corrija, Casa cisca sale como vino de mesa, no petenece a Yecla.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, Sibarita. Sale como vino de mesa y sin añada. Lo corrijo.
    El Nabot está entre 40-50€ y es el último proyecto de Roberto Ijalba. Hay algo de información aquí.
    Y si, nos metimos esa cata enterita de una sola vez. Creéme que cansa :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. 0 110 como hicimos la ultima vez en Gerona con los alemanes. Se hace y punto ;)
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Carlos, pero es que vosotros estáis enfermos, y lo sabes :)
    110???
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, se hace, y punto (el cuerpo dice basta en el nº 25 pero la enoemoción te hace seguir, y seguir, y seguir...).

    Smiorgan, ruego des más detalles sobre esa falta de equilibrio y poca gracia del Priorat 2003.

    un saludo

    OG

    ResponderEliminar
  6. Hola, Oscar. Pues la sensación era de una entrada ácida, seguida al final por una tanicidad marcada, que parecían ir cada una por su lado. Si le sumamos ese final tan mineral (como si se masticara una piedra), el conjunto era desagradable.
    Bien es cierto que hacia el final de la cata, se hizo algo más bebible, pero vaya.
    Mi experiencia en Priorats es casi nula (sólo he probado un par de ellos), así que no se si es que así debe ser ese vino, si era problema de esa botella (los colores eran muy evolucionados para un 2003, sobre todo comparando con los 2004 que había en la mesa), o simplemente es una cuestión de gusto. Pero la opinión general, menos un par de personas, es que no era agradable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Bien, una vez leida tu opinión veo un poco más claro el asunto.. creo...

    La añada 2003 fue calurosa en tooodas las zonas, y en Priorat igual o más! siempre se acaba notando ese estres en las plantas y sus jugos. De momento sólo se salvan los dulces alemanes de esa "quema".

    Tampoco quiero generalizar (que ultimamente se vuelve peligroso) pero en términos medios la cosa es así, hay falta de equilibrio y sensaciones un tanto estridentes en esos vinos: mejor tomar cuando son jovencitos que guardarlos más de la cuenta (que rápido te pasas, NO GUARDAR, no vale la pena).

    Saludos

    OG

    ResponderEliminar
  8. Falta de equilibrio y sensaciones estridentes, una buena descripción de ese vino. Aceptamos, pues, el calor como posible responsable.
    Pero, y esas altas puntuaciones y recomendaciones (90-95 Parker o 5 estrellas Decanter por ejemplo)? Somos nosotros raros, o estamos ante otro ejemplo de que las puntuaciones que por ahí pululan sirven para poco?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Yo también me apunto a la corriente de que las puntuaciones valen para poco. Ultimamente prefiero vinos que ofrecen lo que pagas, sin marketing exagerado. Un ejemplo el comentado en la entrada del blog: de los vinos catados, humildemente no conozco algunas (Ramirez de Ganuza, por supuesto que sí al igual que Aalto) de las Bodegas, pero por lo que leo, son enormes vinos. Investigando sobre algunas, (Nabot de Bodegas Viña Hermosa-NABOT) veo que son de bodegueros de toda la vida, de familias profesionales del vino. Ultimamente huyo de Bodegas cobijadas al amparo del ladrillo (siempre que se puedan identificar, claro). Un saludo para todos de un asiduo lector y enhorabuena al blogger por tan magnificas entradas y sobre todo por descubrirnos nuevos vinos.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo, los Ijalba llevan haciendo vinos desde 1964. No son unos recién llegados ni unos advenedizos, y eso se nota. Me gustan casi todos sus vinos.
    Muchas gracias por la enhorabuena, casi me sonrojas :) pero yo soy sólo un aficionadillo.
    Saludos.

    ResponderEliminar