sábado, 21 de noviembre de 2009

Encuentros con el Vino

Del 16 al 29 de Noviembre, Bodega Selección junto con varios restaurantes de la provincia, organizan las Jornadas Gastronómicas de Encuentros con el Vino. Una serie de menúes maridados con varios vinos, buscando la armonía y el buen conjunto final.
Ayer hemos asistido a la que espero no sea la última de nuestras visitas a estas jornadas, en concreto al Restaurante Dársena, que nos ofrecía un menú a priori sencillo, maridado con unos vinos conocidos y apetecibles.
De entrada unos Berberechos y mejillones vapor al laurel, que se presentaba como un plato sin misterios y simplón, pero que resultó ser un entrante delicioso. Berberechos riquísimos y mejillones más que buenos, con un rico caldo al laurel. Como compañía, Manzanilla Papirusa (DO Jerez- Manzanilla, 100% Palomino Fino, Emilio Lustau). Amarillo pálido brillante, reflejos acerados. Intensos aromas a brisa marina, salinos, con un toque de frutos secos. Paso por boca seco, fino, punzante. Deliciosa manzanilla, que acompañó de maravilla a los bivalvos.
Segundo entrante, Coqueta de pulpitos en salsa con un toque picante. Una pequeña porción de coca, cubierta por unos ricos pulpitos en salsa americana picantona, sencillo pero muy bueno. El maridaje fue con Cava Casteller Brut Nature (DO Cava, Macabeo, Xarel-lo, Parellada; Covides). Amarillo pálido, reflejos amarillo limón y acerados. Aromas a manzana verde y frutos secos. En boca tiene un carbónico muy bien integrado, es suave y frutal. Gustó mucho y conjuntó bastante bien con el plato.
Primer plato serio, Bacalao frito con tallarines de sepia sobre fondo marinero. Buen bacalao frito, con unas virutas de sepia y un suquet marinero, todo muy agradable. El vino fue un Flor de Divinus 2006 (DO Pago Guijoso, 100% Chardonnay, fermentado en barrica, Sánchez Muliterno). Uno de los vinos estrella de la noche, y una decepción. Amarillo dorado, reflejos dorados. Nariz muy apetitosa, intensa, con melocotón, vainillas, lácteos, que invitaba a probar. En boca, descompensado, con un peso enorme de la madera, que había eliminado casi toda la acidez y hacía el vino bastante pesado. Una pena, porque el Divinus que había probado en otra ocasión, me había encantado.
Siguió el que se convirtió en el plato estrella de la noche, Degustación de arroz con setas de invierno aromatizado con romero. Sencillamente delicioso. Meloso, intenso aroma a romero, setas en su punto. Riquísimo, y demostrando por qué el Dársena es uno de los mejores sitios para comer arroz en Alicante. Acompañó al arroz un Erre Punto 2008 (DOCa Rioja, 100% Tempranillo, maceración carbónica, Fernando Remírez de Ganuza). Un poco de miedo le tenía a este vino por experiencias anteriores, pero esta vez estuvo muy bien. Rojo cereza oscuro, ribetes violáceos muy vivos. Como siempre, aromas intensos y deliciosos, hasta juguetones, de fresas, natas, chicle. Una nariz que hace sonreír. En boca me esperaba el final verde y amargoso de estos vinos, pero se ve que el llevar un año embotellado le ha sentado muy bien, lo ha ablandado y ha pasado por boca con una buena acidez, pero suave y agradable. Sin complicaciones, y estuvo muy bien con el exquisito arroz.
El plato principal fue un Magret de pato con pan de higo a la pimienta de Sechúan. Correcto, con una bonita armonía de colores en su presentación. Remojado con un Marqués de Legarda Reserva 2004 (DOCa Rioja, Tempranillo, Graciano, Mazuelo; Bodegas de la Real Divisa). Un Rioja clásico, rojo granate apagado, capa baja, ribete marronáceo. Nariz dominada por la madera (ahumados, toque balsámico) con un fondo tenue de fruta madura. En boca sedoso, suave, con la madera siempre en primer plano. Un vino correcto pero que no impresiona.
El postre fue el segundo momento álgido de la noche. Strudel de manzana con helado de canela. Nada más probar, cejas levantadas y cara de sorpresa. Delicioso. El maridaje fue con un Bahía de Denia Moscatel VND (DO Alicante, 100% Moscatel de Alejandría, Bodegas Xaló). Amarillo pálido con algún reflejo verdoso, brillante. Muy aromático (frutas blancas, toques florales) como corresponde a la Moscatel. En boca goloso, suave y muy rico.
En resumen, una muy buena cena, mejor de lo que inicialmente esperábamos, y un maridaje muy bien elegido, donde destacaría la manzanilla con los berberechos y mejillones, el cava con los pulpitos (lo que más me sorprendió) y el maceración carbónica con el delicioso arroz.

8 comentarios:

  1. Hola yo también estube el Viernes pero por la mañana, la verdad me parece una iniciativa de los más interesante, cada plato con un vino diferente es algo expectacular, mañana pienso ir al menú del mesón de la costa ya te comentaré pero la verdad pinta bien, en cuanto a los maridajes me parecen muy acertados de momento, el blanco Divinus me gustó pero igual yo no hilo tan fino.
    ya veremos en Torrevieja.

    ResponderEliminar
  2. Si que es interesante, Anónimo. Y los maridajes han estado muy bien.
    El Divinus me encantó la anterior vez que lo probé, en una cata de blancos de Bodega Selección, pero ayer este Flor lo noté descompensado, aunque también puede haber sido cosa mía.
    Ya me contarás de Torrevieja, yo estoy decidiendo si voy a Brel o a la Masía en Elche.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ya veo que como yo no te pierdes una timba.
    Al erre punto le tenía ganas, lo probé en una cata informal y la verdad es que no me dijo nada, me olía a golosina. Unos dias mas tarde fuí a otra y lo pusieron. Así con mas tiempo para dedicarle me gustó mas, me parece un vino con muchas posibilidades y bastante "serio" para ser un M.C

    ResponderEliminar
  4. Jeje, se hace lo que se puede, Sibarita. La verdad es que estos Encuentros con el Vino están muy bien. A ver a que otro restaurante puedo ir este año.
    El R. es, como todos los MC, un vino lleno de aromas deliciosos, pero que en boca cansa rápido. No recuerdo quien me sugería dejarlos hasta finales del segundo año, lo cual los mejoraba bastante, y eso parece que le ha pasado a éste.
    No son vinos que me vuelvan loco, pero en este caso ha maridado muy bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué mal te tratas! se antoja, se antoja.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Benjamín, hay que aprovechar las cosillas que surgen. Tu tampoco te cuidas mal, eh?
    Mañana me voy a probar el menú y los vinos de otro de los restaurantes participantes. Ya lo contaré.
    Saludos.

    ResponderEliminar