domingo, 25 de octubre de 2015

Experimentos en casa: quesos, blanco y generoso.

Ya sé que mucha gente no da importancia, o incluso menosprecia la cuestión del maridaje o "emparejamiento" entre vinos y comidas. A mí personalmente sí que me gusta buscar la mejor conjunción, y aunque suelo ser bastante clásico en lo que a elecciones se refiere, en ocasiones me apetece probar y experimentar cosas. Creo que un buen entendimiento entre los platos servidos y el vino potencia sabores, realza sensaciones y aumenta el disfrute, que a fin de cuentas es de lo que se trata.
Teniendo por casa algunos quesos, decidí preguntar al que llamo mi sanedrín vinícola en Twitter su opinión sobre los vinos que mejor irían con ellos, y la opinión mayoritaria giró en torno a blancos con cierto paso por madera y vinos del marco de Jerez que no fuesen las elaboraciones más básicas como finos o manzanillas. Así pues, y teniendo en cuenta que la tabla de quesos iba a estar formada por queso de cabra semicurado, queso de oveja curado, mature Cheddar y Gruyere, me fui a por un par de vinos de los que me habían sugerido para ver cuál de ellos hacía mejor los honores a los lácteos.
Me habían propuesto un blanco con madera, y aunque quise ir a por Capellanía, un blanco que me gusta mucho, no lo pude encontrar en los dos sitios a los que fui, por lo que me traje a casa un Azpilicueta Blanco 2014 (DOCa Rioja, blanco con 3 meses de crianza, 100% Viura, Bodegas Azpilicueta). Resultó ser un vino blanco no muy complejo ni intenso, de color amarillo pálido con reflejos acerados; nariz fresca, con fruta blanca y flores blancas en primer plano y alguna nota cítrica, y que en boca se mostró frutal, con buena acidez y leves recuerdos del paso por la barrica. Un vino sencillo y fácil de beber.
Siguiendo las sugerencias jerezanas, me traje a casa un Oloroso Alburejo (DO Jerez-Xérès-Sherry, generoso 100% Palomino, Bodegas Pilar Aranda). Me encontré con un vino de color caoba de bapa media baja, con una nariz menos intensa de lo que me esperaba, donde destacaban los aromas a maderas y avellanas sobre un fondo yodado, y que en boca se mostró seco, con recuerdo de frutos secos y ebanistería, intenso y potente.
Pasando ya al tema que nos ocupa, la reunión con los distintos quesos mostró diferencias significativas. El blanco riojano se llevó muy bien con el queso de cabra semicurado, realzándose sensaciones gustativas y táctiles, y bastante bien con el queso de oveja, con el Cheddar la cosa no fue tan agradable, ya que se marcaba mucho amargor en el vino, y con el Gruyere la verdad es que no destacaría nada. En cuanto al oloroso, es cierto que no se llevaba mal con ningún queso, pero su potencia sápida era tal que casi borraba de la boca cualquier recuerdo del queso degustado inmediatamente antes; quizá con el mejor con el Gruyere.
Me gusta hacer estos experimentos de maridaje en casa, y en este caso si tuviese que elegir uno de los dos vinos para estos quesos me quedaría con el blanco, aunque como también me sugirieron en la red social mencionada, un blanco más potente, tipo el Capellanía que originalmente buscaba, hubiese completado mucho más el conjunto.

6 comentarios:

  1. Hola Smiorgan,
    no dejes por ahí perdido el probar, por ejemplo, con Botaina o con AB ;-)

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.

      Tomo nota (AB??). Pero creo que la cosa me va a ir mejor con blancos ;-)

      Saludos.

      Eliminar
    2. Al Amontillado AB le tengo más cariño que a unos zapatos viejos. Me parece un "tapado" en el asunto de la RCP.

      Saludos,

      Jose

      Eliminar
  2. Hola Elias, cuánto tiempo sin verte.....hace unos días con mi grupo de cata maridamos unos quesos con "Selbach-Oster" 2003 Riesling y con un Oloroso de Hidalgo y un Oloroso cream "Morenita" nos saltaban las lágrimas...con eso ya te digo todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos.

      Si que hace tiempo ya. Voy poco por Bodega Selección ultimamente, tengo que ponerme las pilas.

      Veo que te sigues cuidando mal. Yo ya te digo que este oloroso se llevaba muy por delante los quesos. Igual con otros más potentes iría mejor.

      Saludos y a ver si nos vemos pronto.

      Eliminar
    2. Yo también llevo mucho tiempo sin ir, siempre pone los mismos vinos y ya me he cansado. Estoy yendo desde hace un año casi todos los viernes a Tiza y Flor, somos un grupo de 12 y Pedro hace unas catas muy interesantes, muchas a ciegas y siempre buscando uvas raras y eligiendo lo mejorcito y mas representativo de cada país y de nuestras DO.
      Pero bueno tendremos que ir un día a ver si nos sorprende Esteban.
      Un saludo

      Eliminar