sábado, 10 de diciembre de 2011

Cata Diciembre 2011 (I)

Ayer se celebró la primera de una serie catas especiales de Navidad en el nuevo local de mi enoteca de cabecera. Más de 50 vinos, entre espumosos, blancos, rosados y tintos de todo pelaje; amén de una degustación de los Jamones Martínez de la D.O. Dehesa de Extremadura.
Vaya por delante que yo no tenía un gran día y mis sentidos estaban un tanto apagados, y aparte de ser muy selectivo con lo que cataba y limitarme sólo a cosas que me sonaban interesantes, pocos vinos lograron despertar mi interés, y me di cuenta de que sólo los vinos más intensos y potentes llamaron mi atención.
Empecé por los blancos, la mayoría gallegos lo cual siempre me resulta interesante, con estos resultados:
- Terra do Gargalo Blanco 2010 (DO Monterrei, blanco joven, Treixadura, Godello y Dona Blanca; Bodegas Gargalo): amarillo pajizo claro con ribete dorado pálido y verdoso. Herbáceo, hierbas aromáticas, algo de fruta blanca. En boca seco, fresco, amargoso, herbáceo. No está mal, interesante.
- Namorío 2010 (DO Rías Baixas, blanco joven 100% Albariño, Valdamor): amarillo pálido con reflejos verdosos. Poca intensidad en nariz, con fruta blanca y tropical. En boca es seco, ligero, fresco, algo hueco. No me dijo nada.
- Pazo de Barrantes 2010 (DO Rías Baixas, blanco con 5 meses sobre lías 100% Albariño, Pazo de Barrantes): amarillo pálido con reflejos acerados. En nariz destaca la fruta blanca y tropical con dejes de fruta de hueso y recuerdo de las lías. En boca es ligero, fresco, seco, amargoso y con recuerdo herbáceo. Nada impresionante pero se bebe.
- Capellanía 2006 (DOCa Rioja, blanco con crianza 100% Viura, Marqués de Murrieta): amarillo dorado con reflejos dorados, muy bonito. Aromas de buena intensidad dominados por la crianza, yodados, frutos secos, tostados, con un fondo floral. En boca es seco, algo graso, bastante lleno, amargoso, con buena acidez y un final largo. Un vino complejo y curioso, que no gustará a todo el mundo, pero muy interesante.
De los pocos rosados tranquilos me decanté por el Parató Rosado 2010 (DO Penedés, rosado 100% Pinot Noir, Parató): color rosa frambuesa muy bonito. Nariz de buena intensidad, con frambuesa, cerezas y fondo herbáceo. En boca es fresco, ligero, algo dulzón, muy frutal. Un rosado muy rico.
De los espumosos, en esta ocasión no me decidí a catar ningún cava, y me dediqué sólo al champagne. Intenté huir de Moët & Chandon, pero acabé probando el rosé.
- Champagne G.H. Martel & Co. Brut 1º Cru (AOC Champagne, 40 % Chardonnay, 60 % Pinot Noir, G.H. Martel): Amarillo pálido con reflejos dorados. En nariz, avellanas, tostados y notas sutiles de fruta roja que delatan la preponderancia de la uva tinta.  En boca es fresco, seco, con carbónico bien integrado y un mínimo tanino final. Muy rico.
- Champagne Lanson Black Label Brut (AOC Champagne, 35% Chardonnay, 50% Pinot Noir, 15% Pinot Meunier, Lanson): amarillo pálido con reflejos dorados, burbuja un tanto irregular. Buena intensidad aromática, con tostados claros, frutos secos, y algo de fruta roja. En boca tiene una entrada seca, agradable, con recuerdos de frutos secos, apareciendo luego un dulzor extraño. Buen final. No está mal, pero me gustó más el Martel.
- Champagne Moët & Chandon Rosé Imperial (AOC Champagne, Pinot Meunier y Chardonnay; Moët & Chandon): color rosa asalmonado. En nariz es poco expresivo, sobre todo fruta roja dulzona. En boca es frutal, algo dulzón. A mí no me entusiasmó, pero supongo que tendrá su público. Salvo su marketing brutal, no acabo de ver por qué la gente bebe este champagne.
Pasamos a los tintos, donde hubo representación de casi toda la geografía, con señores muy mayores, jóvenes avanzados y venerables ancianos. La verdad es que no me entusiasmaron muchas cosas, aunque ya dije que no tenía el día fino.
- Castillo de Haro Reserva Selección 2004 (DOCa Rioja, tinto con crianza, Santiago Ijalba): color granate apagado con ribete atejado. En nariz, cueros, tinta china, fruta caramelizada. En boca es un vino de intensidad media, seco, algo falto de cuerpo. No me entusiasmó.
- Faustino I Gran Reserva 1995 (DOCa Rioja, tinto con crianza, 85% Tempranillo, 10% Graciano, 5% Mazuelo, Faustino): Color caoba con ribetes caoba. Nariz dulzona, dominada por los terciarios, con notas de cueros y como de acetona. En boca, ligero, casi sin cuerpo, dulzón. Fue grande, pero ya está al final de su ocaso.
- Gran Fontal Reserva Selección 2001 (DO La Mancha, tinto con crianza 100% Tempranillo, Fontana): Rubí apagado con ribete rubí. Notas animales poco agradables, balsámico, petróleo. En boca ligero, algo vacío, amargoso, descompensado. No me gustó.
- Viña Real Gran Reserva 1997 (DOCa Rioja, tinto con crianza, 80% Tempranillo, Garnacha, Mazuelo y Graciano; CVNE): color caoba claro con ribete teja. Aromas de reducción, animales, cueros, ahumados y notas balsámicas. En boca es ligero, suave, con un tanino muy dulce aún presente. En franco declive, pero aún agradable.
- Secua Cabernet-Syrah 2002 (VT castilla, tinto con crianza, Cabernet Sauvignon, Syrah; Finca La Estacada): picota muy oscuro y capa muy alta, con ribete rubí. Nariz de buena intensidad, fruta negra, pimienta, vainilla y una nota punzante poco agradable (verdor de la Cabernet?). En boca es goloso, frutal, con buen tanino. En conjunto agradable sin ser memorable.
- Ladrón de Lunas 2004 (DO Utiel-Requena, tinto con crianza, 50% Bobal, 25% Tempranillo, 25% Cabernet Sauvignon; Ladrón de Lunas): Color rubí apagdo con ribete rubí granatoso. En nariz se muestra especiado, balsámico, con maderas y fruta negra madura al fondo. En boca es goloso, frutal, de cuerpo medio, tanino presente y final algo secante. No me importaría probarlo con más calma, y creo que iría bien con comida.
- Mira Salinas 2007 (DO Alicante, tinto con crianza 30% Monastrell, 30% Cabernet Sauvignon, 30% Garnacha Tintorera, 10% Petit Verdot; Sierra Salinas): picota muy cubierto con riebete violáceo que denota que aún es muy joven. En nariz es frutal, goloso, con notas de vainilla y especiado. En boca es frutal, goloso, con buen cuerpo, floral, herbáceo, buen tanino y final secante. Muy rico y agradable. Me gustan mucho los vinos de esta bodega.
Viendo la longitud que empieza a tener este post, dejaré para una futura publicación los cuatro vinos "top" de la degustación.

4 comentarios:

  1. Muy interesante la verdad. Ah y estoy contigo en lo de Moet, es la tipica botella que el 99% bebe por la etiqueta.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ankabri.
    La verdad es que yo no tenía un día muy lúcido y esos vinos tan mayores no me entusiasmaron. Pero esas catas donde puedes probar tantas cosas si que suelen ser interesantes.
    Lo de Moët, pues han sabido estar hasta en la sopa, y el que no sabe, o el que cree que con eso farda, pues compra Moët.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Smiorgan:

    Un buen comienzo de fiestas, pero no sé si te pase lo mismo que a mí... en este tipo de mega-degustaciones, al final la nariz y la lengua ya no te responden. En cuanto a Moët & Chandon difiero, pienso que es el vino espumoso ideal para que se lo echen a la cara los ganadores de F1 :-) bueno, para algo sirve.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Benjamín, si que las narices y las bocas se cansan, si.
    Buena aplicación para el Moët :)
    Saludos.

    ResponderEliminar