lunes, 20 de septiembre de 2010

Dos Italianos y dos Sudafricanos

Las comidas de trabajo cuando estás fuera te dan la oportunidad de probar y conocer vinos que habitualmente no podemos encontrar en las cartas de vinos de los sitios que frecuentamos. El hecho de no encontrar nada medianamente conocido, nos hace aventurarnos con cosas nuevas, lo que en ocasiones nos depara gratas sorpresas.
En estos días en que he estado por Amsterdam, he podido probar un par de vinos italianos y otros dos sudafricanos, resultando uno de ellos un fantástico descubrimiento.
- Serbato (DOC Langue, blanco 100% Chardonnay, Beni di Batasiolo): amarillo pajizo brillante, nariz de buena intensidad, muy frutal, con algunas notas cremosas; en boca se mostró seco, suave y refrescante. No es un Chardonnay espectacular, pero no estaba nada mal.
- Barbera d'Alba (DOC Barbera d'Alba, tinto con crianza 100% Barbera, Beni di Batasiolo): intenso color rubí bien cubierto, con ribetes granate. A copa parada intensos aromas a cacao y vainilla, para dar paso tras agitar, a frutas negras maduras, flores y un fino especiado. En boca es lleno, con buen cuerpo, algo goloso, un tanino presente pero muy agradable y bastante largo. Un vino delicioso, un descubrimiento para mí del que espero poder hacerme con alguna botella.
- Klein Constantia Chardonnay 2008 (Sudáfrica, blanco fermentado en barrica 100% Chardonnay, Klein Constantia): amarillo dorado pálido con reflejos dorados. Deliciosa nariz mantequillas, frutos secos y notas minerales sobre un fondo frutal. En boca es denso, levemente untuoso, con una acidez justa pero sin ser en absoluto pesado, complejo y bastante largo. Un Chardonnay que gustó mucho mucho.
- Boschendal 1685 Shiraz 2008 (Sudáfrica, tinto con crianza 100% Shiraz, Boschendal): intenso color picota con reflejos rubí. Nariz donde se notaban frutas negras maduras, notas florales y especiadas. En boca se notaba algo maderizado, los recuerdos de la crianza dominaban mucho sobre la fruta. Duración media. Un Shiraz que no fue especialmente destacable.
Un tinto que no entusiasmó, un blanco agradable, otro blanco realmente interesante y agradable y un tinto delicioso y complejo del que apetecía beber una y otra copa.
De Beni di Batasiolo ya había probado un Barbaresco que también me resultó agradable.

2 comentarios:

  1. Después del Mundial de Futbol, he visto mucho vino sudafricano. Pero poco he probado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Benjamín.
    Yo probé hace poco un Sauvignon Blanc, y ahora estos dos. Hasta ahí llega mi experiencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar