jueves, 7 de enero de 2010

En Cee

En ocasiones me equivoco, pero suelo calar bastante bien a la gente en el momento de conocerla. Además, no es infrecuente que tenga sensaciones del tipo "de este no me fío un pelo" o "esta chica merece la pena".
Hace unos días tuvimos oportunidad de conocer en persona a un tipo de los que te transmite desde el primer momento, buen rollo. Una persona que conoce su oficio, lo vive y lo disfruta, y además está encantado de compartir lo que sabe con los demás, si es que están dispuestos a escucharle. Regenta La Vitualla, una pequeña tienda en el pueblo de Cee, inicio da Costa de Morte, a escasos kilómetros de Fisterra, lugar que nunca me canso de visitar.
Su castillo es pequeño en tamaño, pero tan buen gusto se nota por todos los rincones, y tanta calidad hay en sus estanterías, que es altamente peligroso acercarse por allí si se buscan cositas buenas y se tienen los oídos abiertos a las buenas recomendaciones. Desde enormes vinos de la Ribeira Sacra, a Borgoñas de clase, pasando por poco conocidos Ribeiros de autor, Riberas archifamosos y otras joyas enológicas. Mirando los vinos, mejor no girarse, so pena de darnos de bruces con las conservas artesanas, los destilados, los chocolates y el resto de tentaciones.
Es una delicia escucharle hablar de bodegueros, productores, degustaciones, entresijos, dimes y diretes del mundo del vino. Es un placer compartir con él, preguntarle, oírle, seguir sus consejos y aprender.
Gracias a sus recomendaciones y generosidad, salimos de allí cargados con 5 botellas de los que no dudo ni por un instante que sean excelentes vinos, amén de chocolate artesano, y muchas ganas reprimidas de hacernos con toda la tienda.
Gracias también a sus recomendaciones, acabamos la jornada reponiendo fuerzas en un delicioso restaurante de Fisterra, O Fragón. Comida gallega de mercado, dice la tarjeta, y de gran calidad, añado yo. Una crema de almendras con berberechos muy original y rica, un pulpo a la plancha con sus cachelos y su aliño delicioso, un pelín duro por ponerle una pega, y de principales, un exquisito lenguado y un fantástico rodaballo salvaje, ambos a la plancha, derrochando sabor. Fin de fiesta con chocolate en dos texturas y un queso con membrillo artesanal que aún estoy saboreando. Todo fue apropiadamente remojado con un fantástico Quinta do Buble 2008 (DO Monterrei, blanco joven 100% Godello, Adegas Quinta do Buble) recomendado por el maître. Amarillo pálido, brillante, con reflejos verdosos; aromas frescos y claros a fruta blanca, cítricos suaves y un punto de pizarra; suave, fresco y muy frutal en boca, invitando a beber otra copa enseguida.

La única pega de la jornada fue su brevedad, debida a las fantásticas carreteras gallegas y al regular tiempo.
Te has metido en un lío, José Luis, porque no te será fácil librarte de nosotros. Volveremos con más tiempo y tendremos esa comida para cuatro que ha quedado pendiente.

8 comentarios:

  1. Vaya con Cee y la Vitualla, hace mucho estuve por esas tierras gallegas, pero no sabía ni siquiera de la existencia de los blogs, mucho menos de la vitualla de Jose Luis. Se antoja una visita.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Menudo cicerone te has echado si señor. Una pregunta, como fué de precio la comida?, pq suena muy bien todo.

    ResponderEliminar
  4. Benjamín, si la casualidad o las vacaciones te acercan a Galicia, no dudes en acercarte por La Vitualla. Lo disfrutarás.

    Sibarita, la comida estuvo muy bien. Gastamos unos 100 euros (2 personas). Teniendo en cuenta que los entrantes fueron una ración de cada a compartir, sin ser carísimo, tampoco es barato. Pero la calidad es alta alta.

    Saludos a los dos.

    ResponderEliminar
  5. Que chulo Smiorgan... apuntada queda la tienda y el nombre de José Luís en mi agenda de "cosas pendientes".
    Como me gusta que el maitre del restaurante aconsejara un Monterrei y no un Rias Baixas... yo apuesto más por la godello que no por la ya demasiado (des?)conocida albariño, cosas de paladares o gustos.

    Enhorabuena por el rodaballo también, me haces babear, canalla.

    OG

    ResponderEliminar
  6. Oscar, debo reconocer que la sugerencia del maitre fue un poco dirigida, ya que le planteé dudas entre un Lapola y el Quinta do Buble, pero su recomendación fue totalmente acertada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Ostras, como me alegro de que finalmente pudieseis ir a O Fragón. El precio esta en la linea habitual, teniendo en cuenta que fueron dos pescados y que os disteis el homenaje completo (con vino y todo, aunque este creo que de precio ajustado). ... Entre este Quinta do Buble y un Lapola..... buffff, dificilísima elección ¿pueden ser los dos? jejejeje

    Gracias a vosotros por la visita... siempre es un placer conocer gente autentica y sana.... Un abrazo y quedamos pendientes de la próxima visita... (espero que la "tormenta" haya pasado para entonces)

    ResponderEliminar
  8. Hombre, JL, si se va a un sitio, se va con todas las consecuencias, jeje.
    El Quinta do Buble si que está bastante comedido de precio, y está muy muy rico. Ay, la Godello, que se nos mete por los sentidiños...
    Saludos y no dudes que habrá próxima visita.

    ResponderEliminar