sábado, 6 de febrero de 2010

Natural o no natural

En mi opinión, asistimos a dos formas de entender la creación del vino. Algunos defienden la vuelta a los orígenes, viticultura tradicional, enología sin artificios, e intentar obtener de esta forma la personalidad de la uva, el terroir y el productor. Otros defienden el uso racional de lo que la evolución de la técnica nos ofrece para intentar expresar sus ideas a través de sus vinos.
Es una mejor que la otra? Yo no lo se. No me gustan, ni nunca me han gustado, los alarmismos, las falsas amenazas de que si como tal cosa me moriré o me saldrán orejas de cerdo. Tampoco me gusta que me mientan diciéndome que algo es absolutamente inocuo cuando no lo es.
Actualmente, prefiero quedarme con la idea de que la producción biodinámica y natural lo que busca es un ideal, una forma de vida y un mayor respeto a la naturaleza en forma de viñedo o paisaje, y al consumidor. Pero no quiero que me intenten vender miedos y peligros injustificados.
Aún así, aplaudo a quienes se cojen sus tijeras de podar y sus abonos naturales, y se embarcan en la lucha.

8 comentarios:

  1. Smiorgan:

    Definitivamente pienso que eso de lo natural esta muy de moda en Europa, aquí en América sobre todo del Río grande para abajo ni nos enteramos. Aunque sé que muchos productores franceses han hecho de esta práctica tanto lo natural como lo biodinámico, una herramienta de mercadotecnia. Así que yo todavía no despierto a ese mundo de vinos naturales.Pero tampoco tengo prisa :-)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. El miedo es ese, Benjamín, que sea una pura herramienta de mercadotecnia, y no haya nada detrás.
    Yo de momento busco vinos que me gusten, lo demás ya irá viniendo.
    Saludos y buen viaje a Londres, te gustará.

    ResponderEliminar
  3. No creo que sea poco, el respetar la naturaleza y al consumidor.
    Cogeremos las tijeras y podaremos, con la ilusión de que se vea todo más claro y armonioso.
    Vins sans sufre.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Smiorgan.

    Londres no me gustará, ya me gusta, es una de mis ciudades favoritas. Fui hace 20 años, así que debe haber muchos cambios, entre otros el Eurotúnel, que cuando fui no estaba terminado, sino mal recuerdo fue hasta 1994 cuando lo abrieron.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola, Bentley. Que alegría verte de nuevo por aquí.
    Por supuesto que no es poco, y animo a todo el que lo hace por convencimiento e ideales, a que siga y tenga suerte. Supongo que, como en casi todo, los falsos irán quedando en el camino.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Benjamín, yo he estado dos veces, la última en Agosto del año pasado, y me gusta mucho.
    A pesar de que los ingleses son como son (aunque la verdad este verano encontramos mucha gente agradable), Londres es una gran ciudad. Música, historia, vida por todas partes. Merece la pena conocerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado la entrada. Comparto tu razonamiento.
    El vino es vino, los adjetivos (sobretodo los excluyentes, porque si no haces vino natural, que haces, vino artificial?)muchas veces sobran. Que unos usen unas técnicas u otras, ok. Luego veremos lo que sale y si nos gusta.
    Saludos

    Olaf

    ResponderEliminar
  8. Los defensores de la producción natural, defienden el ir más allá. No se trata sólo de que te guste, sino de que te guste por ser natural. Es una opción, que aún no comparto del todo, aunque la idea va cuajando.
    Lo que comentábamos el otro día antes de una cata era cuántos habrá que, para intentar vender o justificar un producto mediocre, le ponen el adjetivo "natural".
    En cualquier caso, creo que en el vino, como en muchos otros productos alimenticios, la vuelta a los productos libres de ciertos añadidos, se extenderá cada vez más.
    Saludos, Olaf.

    ResponderEliminar