viernes, 22 de enero de 2010

¿Problema de conservación?

Cuando compramos una botella de vino, nunca podemos estar seguros de como ha sido transportada y cuidada desde que salió de la bodega. Si compramos en tiendas especializadas y de confianza, podemos esperar que haya sido debidamente mimada, almacenada de forma correcta, y que llegue a nosotros en óptimo estado. Pero cuando compramos en otros sitios, el vino normalmente está almacenado en vertical durante mucho tiempo, expuesto a cambios continuos de iluminación y temperatura, y sometido al escrutinio de muchas manos. Todo esto hace que aumenten las posibilidades de encontrarnos con una sorpresa desagradable. No si esto es lo que pasó anoche, pero algo de esto debe haber habido.
Me dispuse a descorchar una botella de Valdelosfrailes Vendimia Seleccionada 2003 (DO Cigales, Tinto con crianza, 100% Tinta del País, Bodega Valdelosfrailes), un vino que nos había llamado mucho la atención en una cata de vinos de la región del Duero a la que asistimos en Junio. El descorche fue una odisea, nunca me había pasado. El corcho estaba como pegado al cuello con pegamento, no había forma de sacarlo con los sacacorchos de hélice (no tengo de láminas, pero creo que me haré con uno). Acabó rompiéndose, y aún el trozo que tuve que empujar hacia abajo se resistió. Decanté y filtré el vino, y me dispuse a beberlo ya muy mosqueado, y pensando qué abriría en su lugar. Por suerte, no parecía demasiado afectado, pero no era lo que había probado.
Lucía un granate apagado, de capa media-baja, con ribetes atejados. Los aromas eran agradables y elegantes, con ahumados, balsámicos (eucalipto) y quizá tinta china, estando las frutas negras en licor muy al fondo (tras unas 12 horas abierto, se notan algo más). En boca surgió la decepción, el ataque era agradable, sedoso, con un tanino suave, pero con un retronasal desagradable y un final de persistencia media que no invitaba a beber más.
En fin, no se si hubo problemas de mala conservación o pura mala suerte, pero fue una pequeña desilusión.

6 comentarios:

  1. Esas cosas pasan. Hasta ahora he tenido mucha suerte

    ResponderEliminar
  2. Poco a poco te das cuenta de las tiendas donde hay un mayor riesgo de que pase lo que te sucedio con esa botella. Yo ya tengo fichadas algunas, pero tampoco es infalible, si es que llegan muertas a la tienda.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Estoy muy de acuerdo con Benjamín, hay que ir "descubriendo" las tiendas una a una... yo tengo un par bien clichadas (y me fastidia, pues una de ellas es donde el vino es sumamente más económico :-().

    En tu caso vete a saber, podría tratarse de una botella rara desde su nacimiento o, incluso, cómo bien apuntas, tratarse de un problema de conservación.

    Suerte en próximas compras.

    OG

    ResponderEliminar
  4. Sibarita, yo hasta ahora también. No recuerdo haber tenido problemas con ninguna botella hasta esta.
    Saludos.

    Benjamín, el caso es que no estoy seguro de donde había comprado esta botella, aunque lo sospecho. He comprado más veces ahí (no muchas) y hasta ahora, todo bien.
    Saludos.

    Oscar, yo no estoy seguro de que fuese un problema de conservación de la botella, podría tratarse de un problema de esa botella desde su origen, pero es una explicación que se me ocurre a algo que nunca me había pasado.
    A veces estos sitios ofrecen buenos precios, pero hay que irse con ojo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Es lo peor del vino. El misterio de descorchar y probar. Siempre que tengo problemas con el corcho o con alguna botella medio cocida... que cabreo. Y claro si compras y bebes, bien, porque puedes luego reclamar. Pero si es una botella que tienes por ahí guardada desde hace tiempo,pues ale, te ....s.
    Y si es por transporte o almacenamiento ya cabrea mas. Yo personalmente guardo los tiquets del vino un tiempo prudencial y si algo sale mal, devuelvo botella sin dudarlo.
    Saludos

    Olaf

    ResponderEliminar
  6. Olaf, en este caso ya hace un tiempo que compré la botella, así que ni me planteé reclamar. Por suerte no es un vino caro (menos de 10€), si esto te pasa con uno de los caros, y a veces ocurre, el cabreo debe ser monumental.
    En estos casos, si has comprado en vino en una tienda especializada, no dudo de que se hagan cargo. Pero, ¿Creéis que en una gran superficie o en una tienda online os cambiarían la botella u os devolverían el dinero? ¿Tenéis alguna experiencia alguno?
    Saludos.

    ResponderEliminar