miércoles, 22 de noviembre de 2017

Otro Cumpleaños y Otro Cru Classé

Como viene siendo una tradición personal desde hace algunos años, parte de mi celebración de cumpleaños es dar cuenta de un cru classé de Burdeos. Este año no iba a ser menos, y decidí repetir un deuxième cru que además fue con el que empecé esta costumbre.
La historia de Château Montrose se remonta hasta hace unos 200 años, y ha estado en manos de cuatro familias. En 1815, Etienne Théodore Dumoulin plantó el viñedo y construyó las instalaciones necesarias para poner en marcha la bodega. En 1866, Mathieu Dollfus adquirió la bodega y llevó a cabo un trabajo de modernización tanto de la viticultura como de la vinificación, así como mejoras muy innovadoras para la época en las condiciones de trabajo de los empleados. En 1896, la familia Charmolüe se hace cargo de la bodega, siendo Jean-Louis Charmolüe el responsable de empezar a replantar los viñedos y acometer otras obras de modernización de la bodega en 1960. Por último, en 2006 la bodega fue vendida a Martin y Thomas Bouygues, quienes iniciaron un intenso programa de renovación culminado en 2013.
Actualmente Château Montrose tiene 95 Ha de viñedos en propiedad, plantados en laderas de grava profunda con arena y arcillas, estando unas 90 Ha en producción. El viñedo está plantado con un 60% de Cabernet Sauvignon, 32% de Merlot, 6% de Cabernet Franc y 2% de Petit Verdot, con vides que tienen en promedio cerca de los 40 años de edad. El proceso de elaboración incluye fermentación en depósitos de acero con control de temperatura, donde también tiene lugar la fermentación maloláctica, realizándose la crianza del primer vino en barricas nuevas en un 60% durante alrededor de 18 meses.
Elaboran tres vinos, el grand vin es Château Montrose, siendo su segundo vino La Dame de Montrose y produciendo un tercer vino a partir de las viñas más jóvenes llamado Saint-Estèphe de Montrose.
Como ya dije, este fue el vino elegido para inaugurar las celebraciones de mi aniversario con un cru classé bordelés. Si bien en 2010 fue la añada 2002, en esta ocasión, y acompañado por una presa ibérica estofada y un risotto de champiñones, descorchamos un Château Montrose 2007 (AOC Saint-Estèphe, deuxième cru classé, tinto con crianza, 64% Cabernet-Sauvignon, 30% Merlot, 5% Cabernet franc y 1% Petit Verdot; Château Montrose). Una añada no demasiado fácil, que obligó a un trabajo importante en el viñedo, y que dio como resultado un vino de color rojo rubí granatoso, asomando algún incipiente destello atejado, de buena capa. La nariz tiene una buena intensidad y complejidad, apareciendo en primer lugar notas de madera y viruta de lápiz, grafito, arándanos y grosellas, que fueron dando paso a cueros y ceniza. En boca tiene una buena carga frutal, cierta potencia, buena acidez y se reveló aún un tanto secante, con un largo final.
Las dos añadas de este vino que he probado han sido añadas "menores" en Burdeos. El 2002 fue elaborado aún por la familia Charmolüe, mientras que este 2007 es la segunda añada de la familia Bouygues. Me ha parecido un vino más austero, y aunque tengo la sensación que de esta botella no estaba al 100%, también creo que necesita más años (el 2002 lo bebí con 8 años y este con 10, y aquel ya estaba mucho más pulido). Tengo otra botella de esta añada para guardar unos años más, pero de momento me quedo con el 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario