domingo, 21 de agosto de 2011

Un Americano en las Rías Baixas

Conocí  a Todd Blomberg hace varios años, cuando presentaba sus vinos en una enoteca de Alicante. Reconozco que algunos prejuicios salieron a flote, entre ellos, ¿qué hace un americano pretendiendo enseñar a los gallegos a hacer albariño? o ¿qué es toda esta historia de la biodinámica y la ecología en los vinos? Ya tenemos aquí a otro que se sube al carro de lo "verde" y lo "ecológico" para ver si así vende algo. Poco a poco he ido aprendiendo sobre lo que este hombre nos contó aquel día, y eso, y por encima de todo, la personalidad y calidad de sus vinos, me han hecho verlo de otra manera.
Todd Blomberg es un estadounidense de San Francisco, que lleva 10 años en España, enamorado de Galicia (o más bien, de una galeguiña melosa, como reconoce). Bioquímico de profesión, aterriza en Galicia y al poco tiempo empieza a trabajar en la  bodega Zárate, cambiando muchas de las cosas que allí se hacían y respetando la esencia de lo tradicional que debía ser  respetado. Con el tiempo, logra mediante sociedad, tomar las riendas de uno de los nombres emblemáticos en la DO Rías Baixas, Benito Santos.

Benito Santos ya elabora vino en los años 60, siendo la primera bodega invitada a presentar sus vinos en la Fiesta del Albariño de Cambados en 1965. En 1979 se certifica la bodega y se crea la primera marca, Viña Xoan, y en 1986 se inscribe en la DO Rías Baixas.
La bodega Benito Santos está situada en Vilanova de Arousa, a unos 500 metros del mar. Tienen actualmente unas 9 Ha de viñedo propio, incluyendo los conocidos Igrexario de Saiar e Igrexario de Bemil y el original Viñedo de Xoan, que tiene más de 85 años, aunque ha sido replantado casi totalmente. Las viñas tienen edades variadas, yendo desde viñedos jóvenes hasta algunos relativamente mayores, de más de 60 años, y podemos identificar desde la variedad original de Albariño, de racimo pequeño y granos menudos, hasta las más actuales, de bayas más grandes y racimos de mayor tamaño. El viñedo de Xoan sigue en el tradicional emparrado, pero en Saiar y Bemil se usan guyot purgaras y barras.
Blomberg empieza a elaborar sus vinos "utilizando toda la parafernalia enológica que en ese momento estaba disponible" y ahora, cuando los prueba "me doy cuenta de que eran asquerosos". Actualmente se inspira mucho en la biodinámica, pero "adaptada a esta región". Así, varios de los viñedos de Benito Santos, están certificados como agricultura ecológica, se  abonan con algas y conchas de marisco y apenas se usan tratamientos inorgánicos. Si se siguen muy de cerca los ciclos y ritmos lunares.
Preparándose ya para la vendimia, nos cuenta que, si bien hay muchísima uva ("alguna gente no sabe que va a hacer con tanta uva"), habrá que irse con ojo con la calidad, ya que ha aparecido oidio y botritis, que espera que no vaya a más con el viento seco que está soplando estos días. Todd basa la personalidad y longevidad de sus vinos en la acidez. "Hay que vendimiar buscando acidez, no grado; la acidez, es lo que va a permitir envejecer a estos vinos".
Todd nos explica que, utilizando barricas de roble viejas, pone a fermentar muestras de los distintos viñedos, y según  arranque y evolucione la fermentación, decide la vendimia. Asimismo, en estas barricas prepara los pies de cuba, para sembrar los depósitos de fermentación exclusivamente con levaduras indígenas del viñedo ("no tiene sentido utilizar levadura seleccionada, y hacer todo acabe oliendo y sabiendo igual, y haciendo que el albariño huela a Sauvignon Blanc"). La fermentación tiene lugar en acero inoxidable con control de temperatura, y posteriormente, tanto la preparación de las lías finas como la crianza con las mismas tiene lugar también en depósitos de acero. Se utilizan distintos métodos (congelación del depósito con CO2, inyección de nitrógeno) con el fin de proteger el vino y así reducir el uso de sulfuroso hasta la tercera parte de lo que usan otras bodegas. Nos explica que, con estos métodos, una adecuada crianza con lías, una buena acidez, y sobre todo "moviendo el vino lo menos posible", el vino se protege y se necesita mucha menos adición de azufre.

Tuvimos el privilegio de probar de los depósitos, Pago de Xoan 2008, ya casi listo para embotellar (aromas intensos a manzana madura, cítricos, sutiles efluvios salinos, muy buena acidez, algo graso, lleno, largo) y Pago de Xoan 2010 (aún un bebé pletórico de acidez, muy afrutado y aún sin desarrollar la complejidad de su hermano mayor). Igrexario de Saiar 2010 es un vino más sencillo, de acidez fresca, cítrico y herbáceo, más ligero. Pago de Bemil 2009 nos sorprendió con intensos aromas a manzana y pera muy maduras, acidez viva, frescura y leve untuosidad. Probamos también un experimento de Todd, un albariño de altísima acidez ("posiblemente el vino con mayor acidez de España"), criado 24 meses en fudre de roble francés de 9º año, y que lleva ya dos  años en botella; una criatura extraña, de agradables aromas a cítricos con toques muy suaves de la crianza, que me recordó en algún momento a los recuerdos de caucho de la Riesling ya mayor ("tengo algo de Riesling en el viñedo, pero no puede usarse en los vinos de la DO"), algo graso y con una acidez aún crujiente. "La idea es dejarlo en botella unos 10 años, catándolo anualmente, a ver que pasa".
Ya hacia el final de la visita, nos enseña un capricho. Un palomar remodelado, donde está guardando su colección. Botellas de añadas especiales y escasas, y todas las añadas que pueda encontrar de Benito Santos. Una autentica gozada entrar y mirar esa colección.
La conversación finalizó girando hacia el mercado español, la exportación (de la que vive fundamentalmente Benito Santos), la idiosincrasia gallega y como impregna el mundo del vino, y como no, los blogs como herramienta de feed-back interesante y útil para los elaboradores.
En resumen, una mañana fantástica en compañía de un tipo que merece la pena conocer, que tiene mucho que enseñar y que está dispuesto a compartir con quien esté dispuesto. Gracias, Todd, volveremos a vernos.

6 comentarios:

  1. Que bien escrito, la verdad que me han entrado ganas de coger el coche e ir a buscar ese vino.
    Yo que estoy cansado de ese albariño que se embotella por embotellar, con toda esa uva que tienen, y en las que marcas muy conocidas viven de la fama y de la etiqueta, pero por lo menos queda gente como este extranjero, o como Sonia Costa con su Maio, o Rodrigo Mendez con su Leirana, y también, como no Gerardo Mendez y alguno que otro, como Marcial con su Dorado, y alguno más que no conozco, que hacen un albariño que nos recuerda que es un blanco de verdad, serio y para disfrutar.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ankabri.
    Los vinos de Forja do Salnés tengo muchas ganas de probarlos. A ver si en mi próximo viaje a Galicia me puedo pasar por la bodega.
    Los vinos de Todd merecen mucho la pena, y son distintos a muchos Rías Baixas que hay por ahí, incluso los de calidad. Cuando los pruebes me cuentas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Yo he tenido suerte dispar con el bemil, unas veces mejor que otras. El que me llamó la atención es el Xoan, por su caracter salino.
    Interesantes vinos y todd es un personaje, jejejeje

    ResponderEliminar
  4. Todos los vinos de Todd son curiosos y con mucha personalidad. Saiar es un vino más directo y sencillo, Bemil es interesante y Xoan es una caña de vino.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Todd es un payaso de feria q os vende la moto.Pero q bioquímico ni q leches, fraude, eso el lo q es este americanillo de pacotilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, creo que cuando se deja un comentario de estas características lo mínimo que se puede hacer es identificarse con algún nombre y argumentar lo que se dice.
      Obviamente yo no le he pedido a Todd que me enseñe sus títulos, cosa que no se si si has hecho tu, pero si he he estado con él, he estado en su bodega y he hablad con mucha gente que le conoce y conoce sus vinos y su forma de trabajar.
      También he probado muchos vinos de las Rías Baixas cuya calidad deja muchísimo que desear y que só venden por la contraetiqueta, y a quienes supongo que molestarán las personas que realmente luchan por la calidad y la honestidad.
      Ahora, si todos los que disfrutamos con estos vinos y esta forma de hacer estamos equivocados y estamos siendo engañados, yo al menos te agradecería que nos enseñaras por qué.
      No borro el mensaje porque no suele ser mi filosofía.
      Saludos.

      Eliminar