domingo, 4 de abril de 2010

Swing It!


El swing es quizá el estilo con el que más personas nos hemos iniciado en el maravilloso mundo del jazz. Pegadizo, con la posibilidad de oír varios solos de distintos músicos en cada composición y transmitiendo una alegría enorme, es muy difícil que no te guste.
Poner un disco de las big bands de Count Basie, Duke Ellington, Tommy Dorsey o Fletcher Henderson (donde se inició todo, con Louis Armstrong) es sinónimo de disfrute. Cada vez que me pongo a escuchar swing no puedo evitar que una sonrisa acabe apareciendo en mi cara.
Se ha criticado mucho al swing: que no es realmente jazz, que es un producto comercial, que se impulsó para gustar al público blanco... Yo reto a cualquiera a poner un disco de Benny Goodman y dejar los pies quietos.

2 comentarios:

  1. Un buen acompañante del swing, seria una copa de Weingut Emmerich Knoll Grüner Veltliner Ried Schütt Smaragd 2008.
    Espero que lo disfrutes.

    Bentley.

    ResponderEliminar
  2. Uf, una nueva casta de la que ni habia oído hablar. Habrá que hacer algunas averiguaciones :)
    Gracias por la recomendación, Bentley.
    Saludos.

    ResponderEliminar